El Gobierno admite que hubo una caída del salario real el año pasado

RESUMEN

Según datos del Ministerio de Trabajo, al descontar la inflación cayó 3%; creen que se habría compensado con las asignaciones familiares y los bonos de fin de año; la CGT había calculado una pérdida del 6%

 
EXTRACTO GRATUITO

El termómetro más elocuente fue el tenaz enfriamiento del consumo. A pesar de que el Gobierno se preocupa por matizar el fenómeno, de acuerdo con sus propios datos, el año pasado terminó con una licuación de los salarios de los argentinos gracias a una inflación cercana al 40% anual

Los números del Ministerio de Trabajo, que conduce Jorge Triaca, son elocuentes. Si se toma el año calendario, el aumento nominal de los salarios fue del 33% en promedio. No obstante, el incremento real de los sueldos -tomando en cuenta el impacto de la inflación pasada y la proyectada- reflejó una caída de tres puntos en términos reales.

Claro que en el Gobierno utilizan un índice deflactado de los datos oficiales de la ciudad de Buenos Aires, San Luis y Córdoba, que suele mostrar avances inflacionarios menores que el registrado únicamente en territorio porteño, donde el incremento de las tarifas de los servicios públicos pegó con más fuerza durante todo el año. Es el mismo dato que usa la Casa Rosada. Para la suba de precios proyectada utilizan, en cambio, las variaciones del Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM), que agrupa los pronósticos de diferentes consultoras privadas y bancos y es compilado y difundido mensualmente por el Banco Central.

"Es difícil generalizar sobre el tema salarios. Hubo mejoras en asignaciones familiares y en Ganancias. Hay muchas familias que no quedaron por debajo de la inflación", dijo José Anchorena, secretario de Empleo, en la reunión de todos los miércoles de fines de mes que se realiza regularmente en Trabajo y en la que se distribuyen los principales datos sobre el mercado laboral.

A los periodistas invitados se les mostraron estos números, pero no se los incluyó en el material que se entregó después a la prensa. De acuerdo con la información que manejan los funcionarios que reportan a Triaca, los cambios implementados en las asignaciones familiares incrementaron en hasta seis puntos porcentuales (algunos, en menor medida) el ingreso promedio de los asalariados que las reciben. En promedio la mejora de los ingresos producto de este beneficio fue de 3,9 puntos porcentuales. Uno de cada tres trabajadores recibió estas mejoras.

A esto se suma el incremento del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias a mediados de año. "Se devolvieron $ 50.000 millones a los trabajadores", contaron en el ministerio a LA NACION. Se espera que esto habrá mejorado aún más con la eximición (hasta un tope)...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA