Glen Gordon Findlay: 'Apoyo la figura del operador económico autorizado'

 
EXTRACTO GRATUITO

La preocupante situación por la que atraviesa la industria marítima no se vive como crisis sólo entre los agentes marítimos locales. Es un hecho que todos los brokers están viviendo uno de los peores momentos de la historia a partir de la caída del volumen del comercio exterior y la demanda exigua en comparación con una oferta portentosa de bodega, cuyo resultado es un flete tan deprimido que los armadores están perdiendo plata y los agentes marítimos se quedan con menos trabajo. Es el pantallazo que dio en diálogo con LA NACION Glen Gordon Findlay, presidente de la Federación de Asociaciones Nacionales de Agentes Marítimos y Brokers (Fonasba, por sus siglas en inglés), que desde su sede en Londres representa los intereses de entidades como el Centro de Navegación Argentina de otros 59 países ante organismos marítimos, aduaneros y comerciales de todo el mundo.

-¿Cómo calificaría la situación actual del sector naviero y cuál es el impacto en la navegación de la reducción del comercio?

-Estamos ante una nueva crisis en el mundo. La situación depende de cada tráfico, pero en general los agentes están sufriendo mucho con la caída de los volúmenes y los excesos de oferta de los buques, sobre todo en portacontenedores. Los fletes están extremadamente bajos y los armadores pierden mucha plata a pesar de la reducción del precio del combustible. A esto se suma que hay nuevas fusiones entre las líneas, que buscan nuevas formas de sobrevivir, y esto lo sienten los agentes marítimos.

-¿Cómo puede ser que se repita esta situación?

-Es una cuestión histórica. No deja de ser una sorpresa que aparentemente los armadores incurran en los mismos errores de permitir que ciertos servicios estén sobreofertados. Pero hay que entender el contexto en que se da esto de quedarse con sobreoferta, porque hay situaciones que a veces son ingobernables, como ordenar construcciones de buques con mucho tiempo de anticipación o aprovechar algunas veces que los precios en los astilleros son atractivos.

-¿Cómo le afecta al agente las fusiones en el sector?

-En Brasil, por ejemplo, ya vemos menos agencias y menos empleados. Es lo que llega con las fusiones.

-¿Y esto va a seguir?

-Yo creo que sí. Y lo que más nos preocupa es invertir en educación en Fonasba para que estos procesos no terminen afectando la calidad de los servicios prestados,

-¿Qué otros desafíos enfrentan los agentes?

-Los problemas burocráticos con las autoridades. Es una cuestión global, que quedó reflejada...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA