Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala J, 1 de Diciembre de 2016, expediente CIV 058177/2011/CA001

Fecha de Resolución: 1 de Diciembre de 2016
Emisor:Camara Civil - Sala J
 
EXTRACTO GRATUITO

Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA J EXPTE. N° 58.177/2.011 “GIMENEZ MARCELO DANIEL c/

GARGIULO CINTIA MONICA s/DAÑOS Y PERJUICIOS”

JUZG N° 24 Buenos Aires, a los 01 días del mes de diciembre de 2016, reunidas las Señoras Jueces de la Sala “J” de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, a fin de pronunciarse en los autos caratulados:

G.M.D. c/G.C.M. s/DAÑOS Y PERJUICIOS

La Dra. B.A.V. dijo:

1.- Contra la sentencia de primera instancia obrante a fs. 352/359 se alza el accionante y expresa los agravios de fs. 399/409 vta. que la demandada contesta a fs. 411/421.

El quejoso cuestiona en primer término la aplicación de las reglas fijadas por el nuevo Código Civil y Comercial.

Acusa de temeraria la denuncia penal que la demandada (madre de su primera hija) efectuara en su contra por “abuso sexual agravado por el vínculo”.

Aduce que la sentencia que ataca atenta contra lo dispuesto por normativa de orden público emergente de los arts. 1102 y 1103 del Código Civil, pues para la justicia represiva el hecho denunciado “no existió”, por lo que consecuentemente debería ejercer aquí la correspondiente influencia.

Aduce que en la interpretación de las pruebas la sentenciante de grado se puso de modo inocultable del lado de la madre, y da las razones por las que considera demostrada la culpabilidad de la demandada, que entiende se orientaban arteramente a separarla de su hija, sin que le bastara con efectuar la denuncia pues además se constituyó en querellante.

Por último, a todo evento reclama que las costas sean impuestas por su orden.

2.1.- La primera queja del accionante reside en el encuadre aplicado, ataca la normativa a partir de la cual la sentenciante de grado rechazó su acción indemnizatoria.

Fecha de firma: 01/12/2016 Firmado por: M.M.,Z.W.,B.V., #12892894#167352030#20161201124149933 2.2.- Sobre este tópico cabe señalar por lo pronto que el Código Civil y Comercial de la Nación aprobado por ley 26.994, contempla de manera expresa lo tocante a la “temporalidad” de la ley.

Corresponde interpretar coherentemente lo dispuesto por su art. 7° sobre la base de la irretroactividad de la ley respecto de las situaciones jurídicas ya constituidas, y el principio de efecto inmediato de la nueva ley sobre las situaciones que acontezcan, o relaciones jurídicas que se creen con posterioridad a su vigencia, así como a las consecuencias de las relaciones y situaciones jurídicas existentes.

En el caso sub examine se trata de una relación o situación jurídica que ha quedado constituida conforme a la ley anterior, y también –por tanto– las consecuencias que emanan de ella, por lo que al haber nacido al amparo de tal legislación, es en definitiva la que se aplica.

2.3.- Coincido, por tanto, con la lectura que practica el apelante en torno a la normativa que resulta de aplicación al sub examine.

No obstante, encuentro que la sentenciante de grado enmarcó la pretensión de autos en el régimen velezano (tal como reclama el apelante), pues aun cuando eventualmente echó mano a la nueva contemplación codificada, lo hizo solamente con el alcance de delinear un camino interpretativo posible del texto velezano, es decir, una lectura absolutamente pertinente –y en el que coincido– del derogado Código Civil.

Recuerdo así que la “acusación calumniosa” consiste en la falsa imputación de un delito que pone en movimiento una acción judicial, ya sea por querella o simple denuncia. Los requisitos de esta figura son la imputación de un delito de acción pública, que se formule la correspondiente denuncia ante autoridad pública -policial o judicial- y la falsedad del acto denunciado, pudiendo hablarse de denuncia calumniosa o falsa denuncia cuando además el proceso iniciado por la denuncia ha terminado por absolución o sobreseimiento (ver mis votos in re “C., A.H. c/O., A.A. s/ Ds. y Ps.”, E.. N°

74.236/2.007, del 12/11/2.015; ídem, “Calandrino, A. c/ Llanos, M. s/ Ds.

y Ps.”, E.. n° 43.272/2001, del 20/02/08; ídem, Sala D, “Tavarone, M.M. c/

...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA