Otro gesto impactante del Papa: '¿Quién soy yo para juzgar a los gays?'

ROMA.– "Si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, http://www.lanacion.com.ar/1605441-entrevista-completa-papa-francisco-avion-vatileaks-corrupcion-iglesia-lobby-gay-argentina-jorge-bergoglio" Francisco volvió ayer a sorprender por su autenticidad y apertura. Nunca se había escuchado a un papa pronunciar así, sin vueltas, la palabra "gay", tabú en el Vaticano.Durante el vuelo que lo trajo de vuelta a Roma, el papa que quiere renovar la Iglesia dio una inusual conferencia de prensa. Sin ningún tipo de censura, dejó boquiabiertos a los 71 periodistas de medios de todo el mundo que lo acompañaban (entre ellos, LA NACION)., cumplió la promesa hecha en el viaje de ida y superó todas las expectativas. Contestó 20 preguntas no acordadas de antemano. Habló de temas que van desde pequeñas curiosidades –el misterio de qué hay dentro de su portafolio negro– hasta cuestiones candentes, como la corrupción, el supuesto "lobby gay" en el Vaticano, el escándalo del VatiLeaks y la reforma de la curia ("donde hay santos, pero también personas que provocan escándalo", dijo).Confesó que no sabe http://www.lanacion.com.ar/1605440-entrevista-papa-francisco-vatileaks-corrupcion-vaticano-gays-viaje-a-la-argentina(el banco del Vaticano, bajo sospecha de lavado de dinero) y, por otra parte, al hablar de la delicada cuestión de la prohibición de la comunión a los divorciados vueltos a casar, deslizó que podría reverse. En cuanto al papel de las mujeres en la Iglesia, dijo que debe ser activo, aunque sin acceso al sacerdocio.Sólo media hora después de despegar de Río –cuando el Airbus A330 de Alitalia ya sobrevolaba el Atlántico–, apareció en la parte trasera del avión. Y, aunque nadie se lo esperaba, allí se quedó, de pie, 1 hora y 20 minutos.El ex arzobispo de Buenos Aires, que en el viaje de ida había admitido que no se sentía cómodo con las entrevistas (algo que finalmente hizo en el avión, en forma colectiva), ni siquiera aprovechó una fuerte turbulencia para escaparse de la "jaula de los leones". Hizo gala de buen humor -más de una vez provocó carcajadas por sus salidas y ocurrencias-, transparencia, sinceridad e inteligencia. Como cuando dijo que si en Brasil jamás habló del aborto o de los matrimonios entre personas del mismo sexo fue porque ya se conoce cuál es la postura de la Iglesia al respecto y prefería centrarse en lo positivo.Preguntado sobre el explosivo "caso Ricca", el monseñor que designó en un cargo clave del IOR y que fue acusado por el semanario L'Espresso de turbias relaciones homosexuales en su pasado, Francisco volvió a sorprender al respaldarlo y, directo como nunca, habló de los gays. Dijo que no había...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba