'La gente de Boca me hace muy feliz'

 
EXTRACTO GRATUITO

MAR DEL PLATA.- Desde que pisó esta ciudad, Carlos Tevez fue el imán para todos. Porque hacía dos partidos que no jugaba, como consecuencia de la sanción de tres jornadas que recibió por su expulsión ante Belgrano. Porque Boca volvía a armar su formación para incorporar al ídolo después de la gran tarea, sin él, frente a Quilmes. Y, sobre todo, por sus fuertes declaraciones de anteanoche, cuando detonó una bomba, al declarar que su retiro, a fin de año, "es una posibilidad".

Cuando la pelota comenzó a rodar, el Apache se hizo cargo de su rol: colgarse la mochila de conductor. Es cierto, no estuvo preciso con la pelota. y le faltó ritmo. Sin embargo, cuando tenía que aparecer, Tevez lo hizo. Clavó el 1 a 1 con un derechazo desde la medialuna del área cuando apenas comenzaba el segundo tiempo (a los 3 minutos) y estiró la punta de su botín derecho para empujar a la red un rebote corto que dejó Monetti, tras un centro de Pavón que se desvió en un defensor y descolocó la arquero, para establecer el 2 a 2. Además, fue el encargado de patear el primer penal de su equipo en la definición, con un remate cruzado, seco y rasante, que estableció el 1 a 1 parcial. En sus tres encuentros con la red, el festejo fue idéntico. Con un rostro serio, y con los dientes y el puño...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA