'¿En qué gastaste tanto?'

 
EXTRACTO GRATUITO

"Mi amor, estamos en el horno", dice el marido, que acaba de llegar del trabajo, mientras revisa el resumen de la tarjeta. Ella se sabe culpable: acaba de cometer un crimen en varias cuotas sin interés y escondió parte de la evidencia en una bolsa de residuos. Pero la prueba incriminatoria principal luce en sus pies. "¿Esos zapatos son nuevos?", interroga el marido. "¿Qué zapatos? Me los regaló tu vieja hace mil, qué decís", responde la mujer, ofendida por la pregunta y por el manto de sospecha que recae sobre ella.

No hay pareja que no se sienta identificada con la situación. De hecho, no bien vio esta publicidad, Analía Ravalli, que trabaja en una pyme que fabrica ropa deportiva, se ríe cada vez que la pasan. Y claro, se ve reflejada en esa escena porque reconoce que alguna vez le ocultó algún gasto personal a su marido, Gabriel Violanti, aunque él asegura que "hizo la vista gorda".

"Las mujeres somos de hacer esas cosas. Hay momentos en que no tendrías que hacer ese gasto, pero te tentaste y lo hacés igual, lo vas manejando. Si es un matrimonio de mucho años, el otro se da cuenta, pero se hace el distraído -dice Analía, de 40 años-. Lo normal es que cuando es un gasto chico, para uno, no lo consultás; si es más grande, como cambiar el auto, sí", dice ella, que como la mujer de la publicidad, tiene debilidad por los zapatos.

Aunque hay una aparente apertura, el dinero sigue siendo un tema tabú y de conflicto en la pareja. Lo aseguran los expertos, que coinciden en que el manejo de la plata en común no siempre es transparente. Y para resumir esos comportamientos acuñan un término que se ha puesto de moda: infidelidad financiera. El concepto abarca desde los actos más inocentes, como mentir y ocultar gastos personales, hasta cuestiones más serias, como tergiversar el sueldo real, separar dinero sin que el otro lo advierta, tener una cuenta bancaria no blanqueada, hacer inversiones a espaldas del compañero o contraer deudas. "¿Quién puede levantar la mano y decir que nunca pasó por la situación de comprarse algo para gratificarse o guardar un dinero sin que la pareja lo sepa? -se pregunta Cecilia Boufflet en su libro Las billeteras son de Marte, las carteras son de Venus (Planeta), que escribió junto con Marcelo Elbaum-. Es cierto que la dimensión de estos hechos es absolutamente diferente, pero tienen como denominador común el carácter de secretos y mentiras respecto del manejo del dinero en común", escribe la periodista especializada en...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA