Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii, 16 de Diciembre de 2020, expediente CNT 075254/2014/CA001

Fecha de Resolución:16 de Diciembre de 2020
Emisor:Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA II

SENTENCIA DEFINITIVA NRO.:

EXPEDIENTE NRO.: 75254/2014

AUTOS: GARBO, A.S. c/ GALENO ART S.A. s/ACCIDENTE -

LEY ESPECIAL

VISTO

Y CONSIDERANDO:

En la Ciudad de Buenos Aires, el 15 de diciembre de 2020, luego de deliberar en forma remota y virtual mediante los canales electrónicos disponibles, a fin de considerar los recursos deducidos en autos y para dictar sentencia definitiva en estas actuaciones, atento a lo dispuesto en el Decreto de Necesidad y Urgencia del Poder Ejecutivo Nacional Nº

297/2020 (prorrogado mediante posteriores decretos), en función de la emergencia sanitaria declarada en la República Argentina mediante Decreto Nro. 260/2020 y a lo dispuesto en las Acordadas dictadas por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, los integrantes de la S. II, practicado el sorteo pertinente, proceden a expedirse en el orden de votación y de acuerdo con los fundamentos que se exponen a continuación.

M.Á.P. dijo:

La sentencia de primera instancia hizo lugar a las pretensiones indemnizatorias deducidas con fundamento en la ley especial.

A fin de que sea revisada esa decisión por este Tribunal de A.zada, interpuso recurso de apelación la parte demandada, en los términos y con los alcances que explicita en su expresión de agravios (fs. 125/130). A su vez la demandada apela los honorarios regulados a favor de la representación letrada de la parte actora y del perito médico por considerarlos elevados (fs. 130).

  1. fundamentar el recurso, la aseguradora demandada se agravia porque el Sr. Juez a quo tomó como válidas las conclusiones de la pericia médica –

en lo que respecta al porcentaje de incapacidad psicológica considerado, producto de la enfermedad profesional que padeciera la actora– ignorando los argumentos esgrimidos por su parte al impugnar el dictamen; sostiene que se efectuó en la instancia de grado una errónea evaluación del informe pericial médico producido en la causa, que la enfermedad psíquica que padece la actora reviste naturaleza inculpable y que la actora no efectuó la denuncia correspondiente de sus dolencias en su oportunidad, por lo que no corresponde que su parte abone las prestaciones dinerarias establecidas en la ley 24.557. A su vez, se agravia por la fecha a partir de la cual se impusieron los intereses de condena y porque el Sr. Juez a quo resolvió que debía abonarse la suma de condena añadiéndosele el equivalente al 125% del monto que resultare de haberse aplicado sobre aquella en forma directa las tasas indicadas en las Actas 2601, 2630 y 2658 de esta Cámara.

Fecha de firma: 16/12/2020

Firmado por: J.S.R., SECRETARIO DE CAMARA

Firmado por: M.A.P., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: R.C.P., JUEZ DE CAMARA

Por las razones que –sucintamente– se han señalado, solicita que se modifique, en tal aspecto, la sentencia recurrida.

Sólo con el fin de adecuar el tratamiento de las cuestiones planteadas a un método expositivo que posibilite un lógico desarrollo argumental, estimo conveniente analizar los agravios expresados por el actor, en el orden que a continuación se expondrá.

Se queja la accionada porque el Sr. Juez de la anterior instancia, concluyó que la actora padece un 13% de incapacidad psicológica producto de la enfermedad profesional detectada por el perito médico psiquiatra, consistente en una RVAN fóbica grado II, sostiene que la enfermedad detectada reviste carácter inculpable por lo que no corresponde a su parte indemnizar a la trabajadora.

Sobre el punto, observo que el planteo recursivo de la parte demandada dirigido a cuestionar la conclusión del Sr. Juez de grado según la cual se acreditó en la causa la existencia de una incapacidad psíquica indemnizable producto de la enfermedad profesional denunciada –y sin que esto implique desmerecer en modo alguno la labor profesional de la letrada que suscribe la presentación–, no cumplimenta el recaudo de admisibilidad formal previsto en el art. 116 de la L.O. porque se basa en consideraciones de carácter genérico, y en la reiteración de la postura sostenida en el responde e impugnación oportuna, que no llegan a constituir una crítica concreta y razonada de las partes de la sentencia que se estiman equivocadas.

Creo conveniente recordar aquí que la expresión de agravios debe constituir una exposición jurídica que contenga el análisis serio, razonado y crítico de la sentencia recurrida, a través de argumentos tendientes a descalificar los fundamentos en los que se sustenta la solución adoptada en el decisorio, mediante la invocación de la prueba cuya valoración se considera desacertada o la puesta de manifiesto de la incorrecta interpretación del derecho declarado aplicable a la controversia (art.116 L.O). A tal fin, se debe demostrar, punto por punto, la existencia de los errores de hecho o de derecho en los que pudiera haber incurrido el juzgador y se deben indicar en forma precisa las pruebas y las normas jurídicas que el recurrente estime le asisten (cfr. esta S., in re: “Tapia, R.c., R., S.D. Nº73117, del 30/03/94, “S.M.C.c.A.M. S.A. s/despido”, S.D Nº 100.168, del 24/2/12, entre otras).

Enseña C.J.C. que la expresión de agravios,

establece el alcance concreto del recurso y fija la materia reexaminable por el ad quem en las cuestiones de hecho y de derecho sometidas a la decisión del juez de primera instancia que sean cuestionadas (conf. arg. art. 271 Y 277 CPCCN). Su blanco es la sentencia respecto de la cual debe formularse una crítica frontal, concreta y argumentada tratando de demostrar los errores que se atribuyen al a quo en el ámbito en que se hayan cometido.

En tal sentido, dicho tratadista enfatiza que, de la misma manera que la sentencia, la expresión de agravios que ha de controvertirla debe observar a su turno los principios de Fecha de firma: 16/12/2020

Firmado por: J.S.R., SECRETARIO DE CAMARA

Firmado por: M.A.P., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: R.C.P., JUEZ DE CAMARA

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA II

plenitud y congruencia (conf. C.C.J. Código Procesal Civil y Comercial de la Nación –anotado y comentado– Abeledo-Perrot, Bs. As. 1975, T.I., págs. 445 y stes.).

Si bien la insuficiencia formal apuntada bastaría para desestimar –sin más– la procedencia del recurso, a fin de no privar a la recurrente del acceso a esta instancia de revisión y para dar el más amplio campo de operatividad posible a la garantía constitucional al derecho de defensa en juicio, analizaré –seguidamente– el contenido de su presentación.

Los términos del recurso imponen señalar que el Sr. Juez a quo tuvo en cuenta para resolver que: “…Las testimoniales producidas en la causa acreditan las tareas realizadas por la actora, así como también, el trato hostil que mantenían sus superiores con la actora. En efecto, el testigo C.E.E. (fs.

104/105) compañero de trabajo de la accionante, refiere que: “Conoce a la actora, es compañero de trabajo desde marzo de 2004 hasta que se desvinculó, aproximadamente en 2014 fue cuando empezó con los problemas psiquiátricos, la actora nunca se desvinculó

de la empresa. El diciente es delegado general de la empresa de Clínica Basilea… La actora empezó a partir de Julio de 2014 con licencia médica, por psiquiatría, trastornos psiquiátricos, estaba por enfermedad inculpable, la empresa empezó a desconfiar de los certificados médicos que presentaba, la empezaron a mandar a controles médicos, el médico laboral la quiso reintegrar al trabajo, pero la actora siguió ejerciendo su derecho por el certificado que le daba su psiquiatra, la empresa dejó de pagarle el sueldo y la amenazó con hacerle abandono de trabajo, carta documento mediante. A la actora en ningún momento la despidieron, ni renunció, siempre buscó el diálogo. Se termina desvinculando de la empresa, por medio de un juicio el cual ganó. La actora era recepcionista, de lunes a viernes de 8 a 16hs. Sus tareas eran netamente administrativas,

como por ejemplo entrada y salida de pacientes, historia clínica, atención de teléfono,

programación de interconsultas. El dicente cree que la actora empezó a trabajar en 1992.

La autoridad de la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba