Ganancias: la historia del decreto que rompió el sistema y que es elogiado por Economía

La expresidenta Cristina Kichner y el exministro de Economía, Axel Kicillof

La obsesión por decir que se mantiene o se recupera "la proporción histórica del 10%" traspasó la barrera de la lógica básica en los últimos años. Hace más de diez años, como si se tratara de un criterio representativo de la capacidad contributiva, referentes del kirchnerismo repiten que el impuesto a las ganancias no debería alcanzar a más del 10% de los trabajadores dependientes. Eso, hasta este mes, porque el esquema que regirá a partir de los salarios de octubre dejará prácticamente al 99% de los asalariados al margen del tributo sobre los ingresos personales, uno de los mejor considerados en el mundo por su carácter progresivo (cuando está adecuadamente aplicado, cosa que no ocurre en la Argentina), y uno de los más utilizados para que los Estados obtengan recursos.

La idea de ese umbral del 10% es un hilo conductor en la breve reseña de la historia reciente del impuesto que incluye el informe del proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo al Congreso. Con un tratamiento exprés, la iniciativa logró el martes su media sanción de Diputados.

En ese escrito se valora un decreto de Cristina Kirchner, el 1242 de 2013. Esa medida y la política tributaria general de ese año y de los dos siguientes tuvieron efectos muy distorsivos. Por un lado, provocaron situaciones en las que pagaban Ganancias trabajadores que tenían salarios más bajos que los de otros empleados que, en cambio, estaban eximidos. Por otro lado, quienes tributaban tenían una carga fiscal creciente, aun con el poder de compra de los ingresos disminuyendo (algo que también está ocurriendo este año, hasta este mes). La presión fue récord en 2015, medida como el porcentaje del salario que representa el monto del impuesto.

La norma del Poder Ejecutivo, firmada por la entonces presidenta y por quien era ministro de Economía, Hernán Lorenzino (reemplazado poco después del decreto por Axel Kicillof, que mantuvo lo establecido), ancló en un período de 2013 el ingreso de referencia para saber si alguien estaba alcanzado o no por Ganancias. El criterio recién fue modificado en 2016, tras el cambio de gobierno.

Es decir, en 2014 y 2015 lo que definía si alguien tributaba no era el ingreso correspondiente al mes por el cual se descontaría el impuesto, sino el ingreso que se había percibido meses, un año, dos años o incluso más de dos años antes.

El decreto que en 2016 derogó el 1242 advirtió en sus considerandos...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR