Ganancias: las claves de lo que viene

 
EXTRACTO GRATUITO

Para un grupo de personas significa un alivio en la carga tributaria que pesa sobre lo que perciben por su trabajo o su jubilación, aunque es un alivio que se moderará en cuanto tengan una mejora nominal de esos ingresos. Para otro grupo implica dejar de estar al margen del impuesto para empezar a pagarlo. El decreto 394, publicado el miércoles pasado en el Boletín Oficial, formalizó los cambios que había anunciado el presidente Mauricio Macri en el esquema del impuesto a las ganancias.

La medida fue eje de controversias y expresiones de sabor a poco por parte de sindicalistas. A continuación, una guía para conocer cuáles son los efectos de los cambios, de qué manera se puede aliviar el peso del impuesto y cuáles son las reformas aún pendientes que muchos reclaman para devolverle equidad y progresividad al esquema.

QUÉ SE MODIFICÓ

El decreto incrementa las deducciones establecidas por ley y unifica sus valores para todos los trabajadores. Las deducciones son montos que se descuentan del salario neto, y el resultado de esa resta es el valor sobre el que se calcula el impuesto. Por esos, sus valores definen cuál es el comúnmente llamado mínimo no imponible, es decir, el ingreso más bajo a partir del cual se tributa.

La disposición del Poder Ejecutivo deja esas deducciones en valores tales que el menor salario alcanzado por Ganancias para quien no tiene cargas de familia para deducir (puede ser un soltero o un casado cuya cónyuge tiene ingresos y por tanto no es deducible) es de $ 245.444 anuales netos, lo que implica un promedio de $ 18.880 netos o de $ 22.747 brutos mensuales. Si se trata de alguien con dos hijos declarados a cargo, la cifra es de $ 285.222 netos al año o $ 21.940 al mes ($ 26.434 brutos); si además de los dos hijos hay deducción por cónyuge, el mínimo no imponible queda en $ 225.000 al año o $ 25.000 al mes ($ 30.120 en términos brutos).

En esos números se consideran los 12 sueldos más el aguinaldo, pero no está contemplado si la persona cobra más por otros conceptos, como el bono que eventualmente reciba de su empleador. Sobre estos ingresos también se tributa Ganancias, que es un impuesto de cálculo anual (por eso lo dispuesto por el decreto se aplica desde enero). Hasta ahora, los montos de las mencionadas deducciones eran diferentes según rangos de ingresos (eso se unifica), en tanto que por una disposición de 2013 no pagaban quienes entre enero y agosto de ese año no cobraban más de $ 15.000 en bruto como salario o...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA