Sentencia Definitiva de SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA, 25 de Octubre de 2000, expediente P 57420

PresidenteGhione-Laborde-Pettigiani-de Lázzari-Negri
Fecha de Resolución25 de Octubre de 2000
EmisorSUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA

Dictamen de la Procuración General:

La Sala III de la Cámara de Apelación en lo criminal y Correccional del Departamento Judicial de M. condenó a S.O.G. a catorce años y seis meses de prisión, con costas, y a E.F.E. y C.O.D. a 13 años y seis meses de prisión, con costas por hallarlos coautores responsables de robo agravado por el uso de armas y violación agravada por su comisión con el concurso de dos o más personas reiterada -cinco hechos-, todos ellos en concurso real. A.. 55, 119 inc. 3, 122 última parte y 166 inc. 2 del Código Penal (fs. 604/617).

Contra este pronunciamiento interponen sendos recursos extraordinarios de inaplicabilidad de ley los Sres. Defensores Oficiales de C.D., por una parte, y de S.G. y E.E., por la otra. (fs. 629/636 vta.).

  1. Recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley en favor de C.D.:

    Denuncia violación de los arts. 251, 252 y 253 del Código de Procedimiento Penal

    Sostiene que las declaraciones testimoniales de las víctimas R., G. y G. -sobre cuya base se acreditó la autoría responsable de su pupilo-, no hacen referencia a él como uno de los intervinientes en las violaciones.

    En este orden de ideas afirma que las testigos de cargo G. y R. dijeron en primer lugar no haber visto los rostros de sus agresores, sindicando a individuos distintos de D. como sus autores. No obstante ello, luego lo reconocieron en rueda de personas como uno de los atacantes.

    En cuanto a la testigo G., -también de cargo- sólo dijo haber visto a uno de los sujetos, que no era D., y manifestó que desconocía si el nombrado tuvo acceso carnal con las otras dos víctimas.

    Concluye que las contradicciones en que incurrieron las dos testigos y el desconocimiento puesto en evidencia por la tercera, implica que la Alzada incurrió en transgresión legal al régimen que regula la apreciación de la prueba. En definitiva solicita que, por aplicación del art. 431 del Código de Procedimiento Penal se absuelva libremente a su representado.

    Opino que el recurso no puede prosperar.

    El recurrente se desentiende de los argumentos que para fundar el mérito de la prueba testimonial brindó la Alzada. Sólo se limita a reiterar en esta instancia extraordinaria los planteos efectuados en oportunidad de expresar agravios, técnica insuficiente para este tipo de recursos. (conf. P. 38.831 del 1-8-89).

    Lo dicho sella la suerte adversa del recurso. Sin perjuicio de ello, y a fin de dar satisfacción al recurrente, he de hacer dos consideraciones.

    En primer lugar advierto, del examen de las actuaciones, que no existen las denunciadas contradicciones entre las sucesivas deposiciones de las testigos (v. fs. 1/6, 83/84, 88/94 vta. y 135/136), sino que se complementan entre sí. V.E. tiene dicho, en doctrina aplicable al caso que nos convoca que: “No constituyen contradicciones las diferencias entre las declaraciones sucesivas de un testigo que no pasan de ser las naturales dos versiones dadas luego de transcurrido un cierto lapso entre ambas que, de ninguna forma, al igual que las inferencias incorporadas a la segunda declaración vuelve desechables sus dichos.” (P. 38.552 del 20-3-90).

    En segundo lugar, señalo que el recurrente, al poner en tela de juicio la veracidad de estos testimonios, se está disconformando con la habilidad de los testigos. No habiendo promovido el incidente establecido por el art. 247 del Código de Procedimiento Penal, el planteo en esta instancia deviene intempestivo (conf. P. 40.227 del 26-12-89).

    Por lo dicho, opino que el recurso debe ser...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR