Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - SALA V, 1 de Octubre de 2015, expediente CNT 003996/2010/CA001

Fecha de Resolución 1 de Octubre de 2015
EmisorSALA V

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA V Expte. nº CNT 3996/2010/CA1 SENTENCIA DEFINITIVA.77469 AUTOS: “GMF C/ GSSA Y OTRO S/ DESPIDO” (JUZGADO Nº 64).

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, capital federal de la República Argentina, a los 1 días del mes de OCTUBRE de 2015 se reúnen los señores jueces de la Sala V, para dictar la sentencia en esta causa, quienes se expiden en el orden de votación que fue sorteado oportunamente; y El DOCTOR OSCAR ZAS dijo:

I.V. los autos a esta alzada a propósito de los agravios que, contra la sentencia de fs. 618/621 y su aclaratoria de fs. 638, formulan ambas partes conforme los memoriales de fs. 623/629 vta. (actora) y 639 vta.

(demandada), que merecieron réplica de la contraria a fs. 641/645 vta. y 646/647.

  1. La queja de la parte actora se dirige a cuestionar, en primer lugar, los términos de la sentencia de grado que consideró que la actora se encontraba correctamente categorizada.

    La apelante sostiene que el razonamiento efectuado en el decisorio de grado resulta erróneo porque la actora realizaba funciones de coordinación dentro del sector administrativo, y que no correspondía la aplicación del CCT 507/07 porque sus tareas no eran las de vigilancia.

    Sin embargo, así planteada, no puede admitirse este punto de la queja. Efectivamente, de los términos del inicio surge que la actora denunció haberse desempeñado para la demandada como responsable y coordinadora de los servicios comercializados por la empresa, con recargo de tareas administrativas, y encuadrable en la categoría de “Vigilador principal”

    correspondiente al CCT 507/07 (v. fs. 6); consecuentemente, la pretensión de Fecha de firma: 01/10/2015 Firmado por: E.N.A.G., JUEZ DE CÁMARA Firmado por: L.M.D.'ARRUDA, SECRETARIO DE CAMARA Firmado por: O.Z., JUEZ DE CÁMARA Firmado por: G.E.M., JUEZ DE CÁMARA ser excluida de dicho CCT que recién se realiza en esta instancia (a fs.

    623/624), no fue oportunamente introducida en el inicio. Esta omisión imposibilita un juzgamiento válido sobre el punto por aplicación del principio procesal de congruencia (arts. 34 inc. 4º, 163 inc. 6º y 164 CPCCN) de indudable raigambre constitucional (art. 18 CN), y porque además excede la competencia jurisdiccional de este Tribunal por tratarse de un planteo no sometido al conocimiento de la instancia anterior (art. 277 CPCCN).

    De esa manera, como dije, propiciaré desestimar la queja en este aspecto.

  2. También cuestiona la accionante el rechazo del reclamo en concepto de horas extras.

    Sostuvo la actora al demandar que trabajaba de lunes a viernes de 8 a 17 y que cumplía 5 horas extras semanales (v. fs. 6 vta.). A su vez, la accionada indicó que ello lo hacía de lunes a viernes de 9 a 18 y que una vez por semana se encontraba de guardia en la oficina (v. fs. 135 vta.).

    El juez de grado concluyó que no existían elementos de juicio para acreditar la prestación de servicios de la actora en tiempo suplementario.

    La apelante sostiene que si bien la prueba testimonial resulta insuficiente, no debía omitirse que la demandada no llevaba planillas, registros o constancias documentadas del horario de trabajo y que, así, correspondería aplicar la presunción legal que emana del art. 55, L.C.T.

    Sin embargo, considero que la decisión de grado debe confirmarse toda vez que los agravios desarrollados por la actora no constituyen una crítica concreta y razonada de los fundamentos expuestos por la sentenciante relativos a la desestimación del reclamo en concepto de horas extras (conf. art. 116, L.O.).

    Fecha de firma: 01/10/2015 Firmado por: E.N.A.G., JUEZ DE CÁMARA Firmado por: L.M.D.'ARRUDA, SECRETARIO DE CAMARA Firmado por: O.Z., JUEZ DE CÁMARA Firmado por: G.E.M., JUEZ DE CÁMARA Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA V En esos términos, observo que la recurrente no se hace cargo de los argumentos expuestos por el juez a quo, omitiendo toda consideración al respecto y limitándose a invocar genéricamente que debe aplicarse la referida presunción legal ante la falta de exhibición de planillas horarias.

    En virtud de ello, propongo desestimar el planteo recursivo y confirmar el pronunciamiento de la anterior instancia.

  3. La parte actora también cuestiona la desestimación del reclamo en concepto de salarios por enfermedad (conf. art. 213, L.C.T.).

    El sentenciante de grado desestimó este aspecto del reclamo porque consideró que su procedencia estaba supeditada a la verificación de la licencia a la fecha del despido pero que no fue acreditado en autos dicho extremo. Tampoco soslayó considerar que, con posterioridad al despido, si bien la actora acreditó haber concurrido a centros asistenciales no demostró

    haber estado impedida de prestar servicios.

    En este aspecto, la recurrente sostiene que la demandada debió acreditar y respaldar que el alta médica otorgada el 7/8/09 estuvo bien otorgada; además, que a la fecha del despido la actora no continuaba con padecimientos que le impidiera prestar tareas.

    Agrega que en la prueba pericial médica se omitió establecer hasta qué fecha la actora padeció la referida enfermedad, pero que eso no resultaba impedimento para concluir por separado que, al momento del despido, la actora continuaba con la dolencia que le imposibilitaba prestar tareas.

    Concluye señalando que la actora, al hacer saber a la empresa que continuaba enferma, permite la aplicación de la doctrina y la jurisprudencia que establecen que, cuando un empleador no ejerce el control médico, no puede invocar la ausencia de enfermedad para eximirse del pago de salarios.

    Fecha de firma: 01/10/2015 Firmado por: E.N.A.G., JUEZ DE CÁMARA Firmado por: L.M.D.'ARRUDA, SECRETARIO DE CAMARA Firmado por: O.Z., JUEZ DE CÁMARA Firmado por: G.E.M., JUEZ DE CÁMARA Sin embargo, advierto que este segmento de la queja intentada tampoco cumple con los recaudos exigidos por el art. 116, L.O., porque la apelante no se hace cargo de los argumentos centrales de la sentencia cuestionada.

    Ello así, porque las críticas esbozadas carecen de relevancia a los fines pretendidos toda vez que no hay un razonamiento lógico que permita advertir en qué errores habría incurrido el juez de la instancia anterior, pues la queja sólo se limita a expresar su disconformidad con el decisorio, y la sola mención de que le correspondía a la demandada acreditar que el alta médica fue bien otorgada, no alcanza por sí sola a constituir una crítica concreta, pormenorizada y razonada a los fines de la norma procesal del art.

    116, L.O. ante los concretos argumentos que se brindaron en el decisorio apelado respecto a la falta de acreditación de la imposibilidad de prestar servicios con posterioridad al despido.

    En definitiva, y por las razones expuestas, entiendo que este aspecto de queja debe ser desestimada.

  4. También cuestiona la accionante el rechazo del reclamo indemnizatorio por daño moral ante el despido discriminatorio, porque el mismo se consumó sin causa fundada, y en forma intempestiva e inmediata al alta otorgada por el médico de la empresa.

    Así concluye que el accionar de la empleadora configuró un despido por motivos discriminatorios en total fraude a la ley laboral y la ley 23.592.

    Como señalé en lo pertinente al emitir mi voto como integrante de la Sala V de la C.N.A.T. en las causas: "Parra Vera, M. c/SanT.S.A." (sent. def. nº 68.536, del 14/06/2006), “Arecco, Maximiliano c/Praxair Argentina S.A.” (sent. def. nº 69.131, del 21/12/2006), “Q.Q., Néctar c/Compañía Argentina de la Fecha de firma: 01/10/2015 Firmado por: E.N.A.G., JUEZ DE CÁMARA Firmado por: L.M.D.'ARRUDA, SECRETARIO DE CAMARA Firmado por: O.Z., JUEZ DE CÁMARA Firmado por: G.E.M., JUEZ DE CÁMARA Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA V Indumentaria S.A.” (sent. def. nº 70.349, del 20/12/2007) y “B., R.H. c/Jumbo Retail Argentina S.A.” (sent. def. nº 70.913, del 20/08/2008):

    Uno de los problemas que presentan los actos de discriminación emanados de particulares se encuentra en la dificultad probatoria. Por ello, y teniendo en cuenta que el derecho a la no discriminación arbitraria, no sólo está tutelado por normas de jerarquía constitucional y supralegal, sino que -como intentaré fundamentar más adelante- ha ingresado en el dominio del jus cogens, cuando el trabajador se considera injustamente discriminado, debe producirse un desplazamiento de las reglas tradicionales de distribución de la carga de la prueba.

    Es decir, esta específica mecánica probatoria responde a las exigencias de tutela de los derechos fundamentales del trabajador y a las serias dificultades de la prueba del hecho discriminatorio o lesivo del derecho fundamental.

    La Comisión de Expertos en Aplicación de Convenios y Recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo, al referirse al Convenio 111 sobre la Discriminación (empleo y ocupación) de 1958, ratificado por la República Argentina, señala en lo pertinente:

    ...Uno de los problemas de procedimiento más importantes que se plantean cuando una persona alega una discriminación en el empleo o la ocupación se refiere a que con frecuencia le corresponde la carga de la prueba del motivo discriminatorio subyacente al acto incriminado, lo que puede constituir un obstáculo insuperable a la reparación del perjuicio sufrido. Si bien a veces los elementos de prueba se pueden reunir sin demasiadas dificultades..., lo más frecuente es que la discriminación sea una acción o una actividad más presunta que patente, y difícil de demostrar, sobre todo en los casos de discriminación indirecta o sistemática, y tanto más Fecha de firma: 01/10/2015 Firmado por: E.N.A.G., JUEZ DE CÁMARA Firmado por: L.M.D.'ARRUDA, SECRETARIO DE CAMARA Firmado por: O.Z., JUEZ DE CÁMARA Firmado por: G.E.M., JUEZ DE CÁMARA cuanto que la información y los archivos que podrían servir de elemento de prueba están la mayor parte de las veces en manos de la persona a la que se dirige el reproche de discriminación...La exigencia de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba