Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala J, 11 de Septiembre de 2017, expediente CIV 006078/2013/CA001

Fecha de Resolución11 de Septiembre de 2017
EmisorCamara Civil - Sala J

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA J Expte Nº 6078/2013 “G H L c/ M P M y otros s/ Daños y P.”J.. Nº 70 Buenos Aires, a los 11 días del mes de septiembre de 2017, reunidas las Señoras Jueces de la Sala “J” de la Excma.

Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, a fin de pronunciarse en los autos caratulados: “G H L c/ M P M y otros s/ Daños y Perjuicios”

La Dra. B.A.V. dijo:

  1. La sentencia obrante a fs. 483/493 vta admitió la demanda incoada condenando a M P M, FG. F y Advanced Medical Technology S. A.(Clínica M…) a abonar a la actora la suma de $ 255.660 con mas sus intereses y costas, haciendo extensiva la condena a Seguros Médicos S.A. en los términos del Art 118 de la ley 17418.-

    Contra el decisorio apela y expresa agravios la codemandada Advanced Medical Technology S.A. (Clínica M…) cuyas quejas lucen en el libelo obrante a fs. 519/521; y la parte actora cuya expresión de agravios obra a fs. 523/527.-

    Los co-demandados M P M y F G. F fundan sus reproches en el escrito obrante a fs. 529/556 al cual adhiere a fs. 528 Seguros Médicos S.A.-

    Corridos los pertinentes traslados de ley lucen a fs. 558/559; fs.562/565, fs. 567/574 y fs.575 los respectivos respondes de las contrarias.-

    A fs. 578 se dicta el llamado de autos para sentencia, providencia que se encuentra firme, quedando los presentes obrados en estado de dictar sentencia.-

    Fecha de firma: 11/09/2017 Alta en sistema: 12/09/2017 Firmado por: B.A.V., Z.W., JUEZ #14757484#186402458#20170905124959351

  2. Como previo y antes de entrar en el tratamiento de los agravios deducidos cabe precisar que el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación que entró en vigencia el 1 de agosto de 2015 aprobado por la ley 26.994 contempla de manera expresa lo relativo a la “temporalidad” de la ley. Es menester interpretar coherentemente lo dispuesto por su art. 7° sobre la base de la irretroactividad de la ley respecto de las situaciones jurídicas ya constituidas, y el principio de efecto inmediato de la nueva ley sobre las situaciones que acontezcan, o relaciones jurídicas que se creen con posterioridad a su vigencia, así

    como a las consecuencias de las relaciones y situaciones jurídicas existentes.-

    Las consecuencias son los efectos, -de hecho o de derecho- que reconocen como causa, una situación o relación jurídica por ende atento que en los presentes obrados la situación de que se trata, ha quedado constituida, con sus consecuencias devengadas, conforme a la ley anterior, corresponde analizar la cuestión a la luz de la misma, así como la doctrina y jurisprudencia a ella aplicable.-

  3. La presente causa se origina en el reclamo de los daños y perjuicios físicos y psíquicos ocasionados a la actora -según sus dichos- como resultado de las cirugías aumentativa de mamas con implante protésico, pexia mamaria, dermolipectomia abdominal y dermolipectomia de muslo (crural y subglútea) efectuado por los demandados, el día 10 de marzo de 2010 en el Instituto A.F..-

    Los cuestionamientos de la co demandada Advanced Medical Technology S.A.(Clínica M…) al fallo recurrido, se fundan en la atribución de responsabilidad endilgada a su parte, manifestando que los profesionales codemandados fueron contratados en forma particular y no por intermedio de la clínica, si bien reconocen que los profesionales trabajaban para Clínica M, en el presente caso Fecha de firma: 11/09/2017 Alta en sistema: 12/09/2017 Firmado por: B.A.V., Z.W., JUEZ #14757484#186402458#20170905124959351 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA J intervinieron en forma particular, siendo su parte completamente ajena a la intervención solicitada por la actora como en su realización, la cual se llevó acabo en otro establecimiento médico.-

    La parte actora por su parte cuestiona la no inclusión en el fallo apelado de los gastos terapéuticos debidamente acreditados en el expte de prueba anticipada N° 8293/11, refiere la omisión de $ 55.626 abonados a la Clínica M, en concepto de adelanto de intervención y gastos de cirugía. Asimismo funda su queja en el rechazo del rubro daño físico atento el resultado de la prueba pericial médica, como por el rechazo del rubro daño estético y el apartamiento arbitrario e injustificado de la pericia psicológica.-

    A su turno los codemandados y su aseguradora, en su extenso memorial reprochan sustancialmente el erróneo cuadro normativo bajo el cual se examinaron hechos y se valoraron las pruebas, como a su criterio de la errónea y arbitraria valoración de los peritajes médicos como de la historia clínica, aducen un apartamiento manifiesta de las reglas de la sana critica en el sentenciante de grado, cuestionan la imposición de costas, los rubros indemnizatorios y su cuantificación, como la tasa de interés fijada en el decisorio de grado.-

    Solicitando finalmente como medida para mejor proveer y ante la supuesta información pericial disímil como un tercer informe médico.-

    IV.-Responsabilidad

    1. Encuadre Jurídico Hemos sostenido que la responsabilidad profesional es aquella en la que incurren quienes ejercen determinadas profesiones liberales al faltar a los deberes especiales que su arte o ciencia les imponen. Por Fecha de firma: 11/09/2017 Alta en sistema: 12/09/2017 Firmado por: B.A.V., Z.W., JUEZ #14757484#186402458#20170905124959351 ende, para su configuración requiere de los mismos elementos comunes a la responsabilidad civil lo cual se aplica, por ende, a los supuestos de responsabilidad médica.-

      La doctrina mayoritaria –tesis a la que adhiere esta S.-

      sostiene que si bien el profesional del arte de curar brinda en general obligaciones de actividad (de medios) (Bueres, A. “Responsabilidad civil de los médicos”. Ed. A., 1979, pág. 148), y no puede ni debe comprometerse a un resultado (ley 17.132, art. 20), ello no implica que no deba aplicar su saber científico y dirigir su accionar a procurar la salud del enfermo, en el contexto que le quepa actuar y conforme la dolencia que a aquél le aqueje. Sin olvidar que debe hacerlo con la prudencia y diligencia que las circunstancias requieran, así como implementando las reglas y los criterios terapéuticos aceptados (conf.

      C.N.Civ., esta sala, 11/9/2007, Expte. Nº 19198/1997 “A., R.H. c/L., P. y otros s/ daños y perjuicios”, Idem., 28/3/08, Expte. Nº 29.446/98. “G., L.R. c/ R.M.S. y otro s/ daños y perjuicios”; Idem., id., 17/8/2010, Expte.

      Nº 106479/2005, “B., E.A. c/ Sarrabayrouse, J.I., y otros s/ daños y perjuicios entre muchos otros).-

      Este es el criterio también sostenido por la mayoría de la doctrina y la jurisprudencia: “tradicionalmente la obligación asumida por el profesional médico ha sido definida como "obligación de medios" -ello, sin perjuicio de los singulares supuestos en que puede calificarse como de resultado-, por lo cual el galeno compromete la prestación de sus servicios, con base en los conocimientos médicos, poniendo en el cumplimiento de su labor la diligencia y cuidados que la misma requiere según las circunstancias de personas, tiempo y lugar (art. 512 del C.C.), debiendo tomar las medidas que normalmente conducen a determinado resultado, pero sin garantizar éste último” (C.N. Fed. C.. y Com. Sala III, 05/10/2004, “Viñas de Fecha de firma: 11/09/2017 Alta en sistema: 12/09/2017 Firmado por: B.A.V., Z.W., JUEZ #14757484#186402458#20170905124959351 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA J.O., M. y otros c. Instituto de Serv. S.. Bancarios” “,”, L. L.

      25/4/2005 Pág. 7).-

      El distingo entre obligaciones de medios y resultados tiene trascendencia, como elemento ordenador conceptual, pero no constituye “una summa divissio”, ni que sea una varita de virtudes con poderes mágicos para resolver el universo de situaciones (A., A., L.C. “Derecho de las Obligaciones”, ap.

      1217).

      Por otra parte, la vinculación entre la obligación y la responsabilidad que atañe a las partes no siempre resulta claramente determinable. En este último sentido se ha dicho que “no puede dejar de advertirse que tal distinción obligacional muestra aspectos híbridos en cuanto a la relación médico-paciente pues, si bien es cierto que excede las posibilidades humanas prometer la salud o la curación total, también lo es que el vínculo se acuerda en la inteligencia de un resultado -que puede o no darse- pero que se incluye en las previsiones precontractuales” (C.N.Civ., S.B., 11/9/85 in re “O. de A, A.M. c/ Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires”, E. D. 116-

      281, Ídem, Sala A, 3/8/2009, Expte. Nº 102.434/00, “Cibert, N. delC. c/A., E. y otros s/ daños y perjuicios).-

      En el caso especifico de la cirugía estética, parte de la doctrina entiende que se está ante una obligación de resultado, ya que de no prometerse o asegurarse, al menos con cierto grado de certeza, un resultado feliz y realizable al paciente, la experiencia indica que éste difícilmente se sometería a ella (Conf. B.A.J., "Teoría General de la Responsabilidad Civil", pág. 407; Trigo Represas F. A.

      "Responsabilidad Civil de los profesionales" p ágs. 117/8; M.I., J. en "Responsabilidad por daños", pág.352; B., "La responsabilidad civil de los médicos", p. 367).-

      L., por su parte, sostiene que el problema se soluciona reconociendo que el paciente tiene la facultad de perseguir su Fecha de firma: 11/09/2017 Alta en sistema: 12/09/2017 Firmado por: B.A.V., Z.W., JUEZ #14757484#186402458#20170905124959351 mejoramiento estético, por lo que el ordenamiento jurídico debe garantizarle una elección racional, a través de un correcto balance entre los beneficios del mejoramiento estético y los riesgos para obtenerlos. La obligación del médico debe juzgarse conforme a la oferta realizada. No interesan las posibilidades reales del resultado sino las que se le presentaron al paciente. Es más apropiada la exigencia de una culpa estricta en la que el galeno puede demostrar su falta de culpa (Conf. L., R.L., "Responsabilidad civil de los médicos", T.I., pág. 386).-

      L., por su parte, entiende que no hay diversidad de naturaleza entre la obligación del cirujano común y la de quien...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR