El futuro del impuesto sobre el patrimonio

 
EXTRACTO GRATUITO

El proyecto de ley del Poder Ejecutivo que el jueves tuvo dictamen de comisión en Diputados contempla -entre otros temas- un alivio del peso del impuesto a los bienes personales para los próximos años. Se busca disponer que a partir de las declaraciones referidas al patrimonio de este año (que se hacen en 2017) queden alcanzados quienes tengan bienes gravados por 800.000 pesos o más; la cifra sube a 950.000 y a 1.050.000 pesos para los dos años siguientes, respectivamente. Hasta ahora, se tributa desde la tenencia de bienes gravados cuya valuación sume $ 305.000.

Habría alícuotas decrecientes (del 0,75, 0,50 y 0,25% en cada año) y se haría una modificación no menor: se dejaría de tributar sobre el total del monto declarado y, en cambio, el porcentaje de la alícuota se calcularía sobre el excedente de las cifras mencionadas en el párrafo anterior. Más aún: el impuesto no se les cobraría a quienes hayan cumplido en forma completa con sus deberes de contribuyentes en los dos últimos años.

"Creo correcto actualizar los mínimos", opina Marcelo Capello, economista del Ieral, quien considera que no era acertada la propuesta original del Gobierno, que incluía la eliminación del impuesto para 2019 (ese punto fue modificado en el Congreso).

Tampoco el ex presidente del Banco Central Javier González Fraga veía con buenos ojos esa idea. "Tenemos una bajísima tasa de imposición sobre patrimonios, que constituye una herramienta muy eficiente para combatir la desigualdad; no entiendo por qué eliminar el impuesto a los bienes personales, aunque entiendo que deberían actualizarse las valuaciones y reducir las tasas...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA