El futuro, atado a la máquina de fabricar plata

Apenas asuma, Alberto Fernández buscará cumplir con una de sus promesas de "ponerle plata en el bolsillo" a la gente. A las subas anunciadas en jubilaciones mínimas y asignaciones por hijo se les agregará un alivio para los adultos mayores y para beneficiarios de planes con préstamos de la Anses ajustados por UVA. Se estudian una extensión de plazos y una baja de tasas.Por la Anses pasará una importante parte del programa de alivio que presentará Fernández, quien mantendrá un control directo de la gestión. El organismo que conducirá Alejandro Vanoli volverá a depender del Ministerio de Trabajo, a cargo de Claudio Moroni (Macri lo había incorporado a Desarrollo Social), uno de los hombres de mayor confianza del presidente electo.Pese a que en los equipos de trabajo del Frente de Todos se había evaluado escindir el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la Anses, la multimillonaria caja que heredó el Estado tras la estatización de las AFJP, en los últimos días se decidió que se mantendrá en la órbita de Vanoli. El expresidente del BCRA tendría previsto convocar a un nombre del sector financiero para delegarle la gestión de la cartera de inversiones del FGS, una silla caliente, siempre.El alivio para los deudores de la Anses será una medida más que se sumará a la tarjeta social, que permitirá comprar productos de la canasta básica con una menor carga del IVA, y a los planes ya instalados de Precios Cuidados y Ahora 12, que los bancos mantienen a regañadientes desde hace algunas semanas. También podrían anunciarse nuevos créditos para la producción, a tasas de interés inferiores a las que se consiguen por estos días. Son casi todas medidas que, de alguna manera, en el sector privado vienen descontando desde que el Frente de Todos arrasó en las PASO. Difícilmente generen tensiones con el empresariado, que viene preparándose para muchas de ellas.Los bancos, por caso, hace semanas que comenzaron con un importante proceso de ajuste de costos. Recortaron empleos -a septiembre pasado, último dato, la banca privada tenía 1160 puestos menos con respecto a diciembre de 2018- y están buscando salir de toda promoción masiva. En una carta que llegó a todos los grandes comercios, Santander, Galicia y BBVA anunciaron que desde el 1° de este mes abandonaron las promociones de cuotas sin interés que ofrecían las empresas Prisma y First Data en nombre suyo. La idea es concentrar su presupuesto en los planes de beneficios que cada uno tiene para sus...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR