Fuerzas Armadas, Fuerzas de Seguridad, Libertad Sindical y Trabajo Decente

Autor:Rodolfo Capón Filas
Cargo:Abogado, Universidad Nacional del Litoral
RESUMEN

A partir de los documentos internacionales de Derechos Humanos debe reconocerse a las Fuerzas Armadas y a las Fuerzas de Seguridad la libertad sindical y el derecho de negociación colectiva. Cuando Argentina ratificara el convenio 87 y el convenio 98 de la OIT ninguna ley fue sancionada excluyendo de la libertad sindical a las fuerzas armadas, a las fuerzas policiales y a las de seguridad. En la ... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO

“El océano es imbebible pero nos bebe. Su suavidad es mil veces mayor que la de la tierra. Pero sólo escuchamos el eco, no la voz del mar. Si el mar gritase, todos estaríamos sordos. Y si el mar se detuviese, todos moriríamos. Su movimiento perpetuo le da el oxígeno al mundo. Si el mar no se mueve, nos ahogamos todos. No la muerte por agua, sino por asfixia”.

FUENTES, CARLOS (2008: 11)

“Las `declaraciones, derechos y garantías´no son, como puede creerse, simples fórmulas teóricas: cada uno de los artículos y cláusulas que las contienen poseen fuerza obligatoria para los individuos, para las autoridades y para toda la Nación. Los jueces deben aplicarla en la plenitud de su sentido, sin alterar o debilitar con vagas interpretaciones o ambigüedades la expresa significación de su texto. Porque son la defensa personal, el patrimonio inalterable que hace de cada hombre, ciudadano o no, un ser libre e independiente dentro de la Nación Argentina" GONZÁLEZ, JOAQUÍN V (1935:82)

Indice

Introducción

I.Paradigma del Trabajo Decente

  1. Estructura

    B.Programa del Trabajo Decente

    C.Incidencia en la normativa argentina

    II.Análisis sistémico

    A.GPS del tema

  2. Elementos

    1. Descripción de la realidad

      a.1. Visión de la OIT

      a.2. In-discriminación

      a.3. Experiencia comparada

    2. Valoración de la realidad mediante los Derechos Humanos

    3. Menú normativo para resolver

    4. Transformación de la realidad

      Anexo I. Pacto Internacional de derechos civiles y políticos, art.22

      Bibliografía

      Introducción

      1. La protesta de los Gendarmes y Prefectos durante el 2012, si bien lograra el reclamo salarial solicitado, termina el 30.11.2012 con la cesantía del interlocutor de la medida, el gendarme RAÚL MAZA

        La CNAT Sala X en “Sindicato de Policías y Penitenciarios de la Policia de Buenos Aires c/ Ministerio de Trabajo s/ ley de asoc. sindicales” 30.04.2013 (Daniel Stortini y Enrique R.Brandolino) confirma la posición del Ministerio de Trabajo de denegar la personería gremial a la entidad sindical peticionante.

        Ambos temas traen nuevamente a consideración la problemática sindical de una importante porción del empleo público, la constituida por las Fuerzas Armadas y por las Fuerzas de Seguridad, sobre todo teniendo en cuenta que en el proyecto de su democratización la enseñanza y práctica de los Derechos Humanos es imprescindible. Esta escisión entre Teoría y Práctica es in-sostenible.

      2. El presente aporte afirma sostiene que, en el marco del Trabajo Decente, se debe:

    5. reconocer a las Fuerzas Armadas y a las Fuerzas de Seguridad la sindicalización, uno de los derechos fundamentales refieridos directamente a la dignidad humana, tema obrante en dos normas globales, con jerarquía constitucional para nuestro país:

      + el art.22 del Pacto Internacional de derechos civiles y políticos (infra, Anexo I, 21)

      + el art.8 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (infra. Anexo II, 22)

    6. derogar también el art.2 de la ley 23.544 (infra, Anexo III, 23) que les cercena la posibilidad de la negociación colectiva.

      I.Paradigma del Trabajo Decente

  3. Estructura

    1. El Director General de la OIT en su Memoria ante la Conferencia Internacional del Trabajo 1998 introduce en el lenguaje de las ciencias sociales el término trabajo decente, logrado en condiciones de libertad, equidad, seguridad y dignidad humana. Se trata de un trabajo libre, productivo y seguro, en el que se respeten los derechos laborales, se logren ingresos adecuados, dentro de un marco de protección social, diálogo social, libertad sindical, negociación colectiva y participación.

      El mejor acercamiento al concepto es dado por la conciencia popular sobre su contenido: las personas, con o sin empleo, buscan un puesto de trabajo con perspectivas futuras, que les permita equilibrar condiciones de trabajo con condiciones de vida, brindarles la posibilidad de educar a sus hijos o retirarlos del trabajo infantil.

    2. El concepto encierra varios elementos, entre ellos la igualdad de género, de la igualdad de reconocimiento y de la capacitación de las mujeres para que puedan tomar decisiones y asumir el control de su vida, las competencias personales para situarse en el mercado, la actualización tecnológica, la preservación de la salud, la necesaria y justa participación económica en las riquezas que se ha ayudado a crear.

      Desde un ángulo negativo, se trata de la ausencia de discriminación en el empleo, de tener voz en el lugar de trabajo y en la sociedad civil. Si para muchos es el camino para salir de la pobreza, para otros es la variable que les permite realizar las aspiraciones personales y manifestar solidaridad para con los demás.

      En las situaciones más duras, el trabajo decente expresa el tránsito de la mera subsistencia vegetativa a la existencia ciudadana, dejando atrás los leprosarios sociales.

      En todas partes, y para todos, el trabajo decente garantiza la dignidad humana.

    3. De la Memoria del Director General de la OIT se desprende que es una finalidad primordial disponer un trabajo decente para los hombres y las mujeres del mundo entero. Es la necesidad más difundida, compartida por individuos, familias y comunidades en todo tipo de sociedad y nivel de desarrollo. Es una reivindicación mundial con la que están confrontados los dirigentes políticos y de empresa de todo el mundo.

      El marco social del empleo ha cambiado desde 1919 en que se fundara la OIT. La evolución de los sistemas tecnológicos y de producción ha transformado la conciencia social y suscitado un nuevo modo de entender la identidad personal y los derechos humanos.

      Debido a las mayores posibilidades de elección de los consumidores y de acceso al saber, y a nuevos medios de comunicación, los individuos y las instituciones sociales no son ya meramente sujetos sino también actores en potencia de la mundialización. Las preferencias sociales influyen en el funcionamiento del mercado y repercuten en el prestigio de las empresas, para cuyo éxito es cada vez más indispensable tener buena reputación.

      El cambio no es únicamente económico y social. En el orden político, muchos países constatan hoy que están sometidos a la vez al ojo crítico de los mercados y de la opinión pública, sin el beneficio de la duda y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA