La fuerza y el poder de la imaginación

 
EXTRACTO GRATUITO

A veces la imaginación expone brutalmente su fuerza y poderío. Como cuando un músico imagina un mundo anfibio y el día en que lo representa por primera vez en la avenida Corrientes, en Buenos Aires, el agua cae a mares, en tiempo y cantidad como para titular en los diarios. Con agua afuera y adentro del teatro entonces ?gracias a un gran telón blanco de fondo que superpone imágenes acuáticas de manera sencilla, pero eficaz?, el viernes, en el Gran Rex, Lisandro Aristimuño representó su última pieza sonora ?de eso se trata Mundo anfibio?, con entradas agotadas, el fervor del público que encontró en él una voz distinta, una búsqueda musical original en tiempos modernos y una decena de invitados acordes con el espíritu de celebración y convalidación que sobrevoló la sala.Aristimuño imagina ahora animales peligrosos y elefantes ambiciosos que se hunden en la noche y los hace canción. "Todo el mundo sale del agua y tal vez sabio es el que riega una pequeña flor", canta en "Elefantes", el tema que abre su flamante quinto álbum como si fuera una actualización ambientalista del "Ciudad de pobres corazones", de Fito Páez, y que también se encarga de levantar el telón del concierto en la noche del viernes.Acompañado por siete músicos ?Carli Arístide, en guitarra y charango; Martín Casado, en batería; Lucas Argomedo, en bajo; Rocío Aristimuño, en percusión; Leila Cherro, en chelo y voces, y María Laura Bertero y Pablo Jivotovschii, en violines?, Aristimuño se ubicó en el centro del escenario con su guitarra y su teclado multirruidos y les regaló a sus seguidores poco más de dos horas de música en constante movimiento.Impulso rockero, guiños ecologistas, ritmos folklóricos, experimentación sonora, romanticismo acústico y beats hipnóticos que persiguen el último rapto de originalidad de un artista que conmueve con canciones sin contraindicaciones, como la seguidilla inicial de "Cien pájaros" (Mundo anfibio, 2012), "Tu nombre y el mío" (de su debut Azules turquesas, de 2004) y "Azúcar del Estero" (de ese pico creativo que significó el álbum doble Las crónicas del viento, de 2009).Así también lo entienden músicos de todas las edades y géneros, que admiran su obra y que grabaron con él ?tanto Páez, Palo Pandolfo y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA