Un freno a las ilusiones de River

 
EXTRACTO GRATUITO

ROSARIO.- Es prematuro colgarse el cartel de candidato cuando recién se jugaron dos fechas del torneo, pero después de varios años River empezó el semestre con la ilusión y la esperanza de volver a ocupar ese espacio destinado a los equipos que tienen aspiraciones de ser grandes protagonistas. Una preparación con resultados positivos encendió la pasión y el entusiasmo en la gente, y los éxitos empujaron al grupo a sentirse con fuerza para ir por una nueva conquista. El cambio de aire, el oxígeno que logró el club después de las elecciones, era parte de una realidad que se refleja en los rostros de los futbolistas y en las declaraciones del técnico Ramón Díaz. Subió en el debut, con Gimnasia y Esgrima La Plata, el primer peldaño de la escalera, pero con Central se estancó y dejó pasar una oportunidad para que la propuesta ambiciosa que pregona el entrenador sumara adeptos y se convirtiera en un virus entre los millonarios. El empate 1 a 1 le detuvo el impulso, más desde el juego que por el resultado, y terminó justificando lo poco que pudieron quebrarse River y los rosarinos en un desarrollo que empezó eléctrico y finalizó con baja tensión.Paciencia pidió el riojano. Para jugar, a sus dirigidos. Y para que el apuro por sacar diferencias rápidas que solicita con aliento el hincha no obnubilara a los jugadores. Se plantó River para romper con esa sequía de tres cotejos sin victorias en sus excursiones por el interior. Activo y enchufado el colombiano Teo Gutiérrez para ser el socio en la elaboración de juego de Manuel Lanzini, presagiaban una tarde con buena vibra para el equipo de Ramón. No se terminaron de acomodar en la cancha los equipos, no habían llegado a descifrarse cuáles serían las intenciones de cada uno cuando River sacó a relucir el potencial ofensivo que tiene de tres cuartos de cancha hacia adelante. Lo ayudó el rival, que de un tiro de esquina a favor dejó espacios para que los millonarios fueran punzantes. Méndez intentó anticipar a Lanzini en la mitad de la cancha, después de un pase largo de Álvarez Balanta, y el volante de Central perdió el duelo. Fue vértigo y precisión en ataque: Lanzini-Teo-Cavenaghi le dieron forma a la maniobra, que el juvenil definió con clase, colocando la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA