Freiler, una encrucijada para Justicia Legítima

 
EXTRACTO GRATUITO

La agrupación Justicia Legítima, a través de la cual Cristina Kirchner intentó colonizar el Poder Judicial, acaba de toparse con una desagradable encrucijada. El jueves pasado, el Consejo de la Magistratura resolvió examinar las pruebas que podrían conducir a la destitución del camarista federal Eduardo Freiler, uno de sus fundadores.

Freiler es una caricatura de muchos de sus colegas de Comodoro Py. Se les parece por su opulencia. Pero se distingue por su sinceridad. Declaró tener una mansión en Olivos, un departamento en Pinamar, caballos de carrera, un yate, campos, ganado y una escuadra de autos de colección.

Todo adquirido entre 2012 y 2015, con su sueldo de camarista, y después de haberse divorciado. Además, Freiler es propietario de la financiera Minning Pride, en sociedad con Carla María Lago, ex esposa del lobbista judicial Alfredo Lijo, hermano del juez federal Ariel Lijo, y también dedicado a la cría de pur sang en el haras La Generación.

El abogado Ricardo Monner Sans denunció a Freiler por su enriquecimiento y por su participación en la financiera. Ambas investigaciones presentan peculiaridades. En la primera intervino el fiscal Ramiro González, quien trabaja como docente a las órdenes de Freiler. González justificó, sin siquiera solicitar un peritaje, la riqueza de su titular de cátedra. El juez Marcelo Martínez de Giorgi le dio la razón y sobreseyó a Freiler. Un problema menos en casa: la esposa de Martínez de Giorgi, Ana María Juan, es secretaria en la Sala I de la Cámara Federal, que integra el juez absuelto.

Monner Sanz pidió que se reabra la causa ya que la absolución que dictó Martínez de Giorgi sería fraudulenta. Es una discusión de consecuencias estratégicas. ¿No cabría el mismo criterio para la rapidez vertiginosa con que Norberto Oyarbide cerró la investigación sobre el vertiginoso enriquecimiento del matrimonio Kirchner?

Freiler hizo su alegato en una entrevista con Perfil. Dijo que la cosa juzgada fraudulenta es una institución aberrante cuando perjudica al imputado. Lo mismo planteó ante la Cámara de Casación: le tocó la Sala II, integrada por la filokirchnerista Ángela Ledesma y por Alejandro Slokar, otro socio suyo en Justicia Legítima. De tanto acercarse a los "burros", el profesor Freiler se apartó de los libros: en la Argentina los antecedentes de cosas juzgadas declaradas fraudulentas se remontan al caso Isabel Perón, y la Corte Interamericana de Derechos Humanos aplicó el criterio en "Gutiérrez vs...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA