Francia despliega 15.000 militares y policías para prevenir nuevos ataques

PARÍS.- Francia al grado de "alerta extrema" por temor a una nueva ola terrorista. El gobierno movilizó 5000 policías para vigilar las sinagogas y escuelas judías, y , sitios de gran concentración, transportes públicos, salas de espectáculos y, a la vez, para proteger personalidades políticas, religiosas o culturales.

Con el personal de seguridad movilizado para ese dispositivo, en las calles francesas ya hay más soldados que en las numerosas operaciones en curso en el exterior.

La participación del ejército en las operaciones de seguridad interna demostró la preocupación del gobierno y el trauma que persiste en la sociedad después de los atentados de la semana pasada en París, que dejaron 17 muertos y más de 20 heridos.

"Debido a la amplitud de las amenazas existentes, el presidente François Hollande pidió a las fuerzas armadas que participen en el mantenimiento de la seguridad en los puntos sensibles del territorio", anunció ayer el ministro de Defensa, Jean-Yves Le Drian.

Según el primer ministro francés, Manuel Valls, se estima que hay unos 1400 terroristas franceses o residentes en el país que son candidatos potenciales o que ya se sumaron a la Jihad en Siria o Irak.

La medida del gobierno no dejará de provocar polémica. El marco legal de la República Francesa excluye el recurso al ejército para desempeñar tareas policiales. Sin embargo, según los responsables políticos, los atentados de los últimos días probaron que las capacidades militares son indispensables para apoyar a las fuerzas de seguridad.

Anteayer, para la marcha en memoria de las víctimas del semanario Charlie Hebdo en París, se usaron todos los medios aéreos de las fuerzas armadas, con excepción de los drones: satélites, aviones y helicópteros. Además, el gobierno triplicó el formato del Plan Vigipirate en la región parisiense (será de 1350 efectivos).

El gobierno también designó a un prefecto para coordinar la seguridad de las 717 escuelas e instituciones de culto judío en Francia, así como otros sitios confesionales potencialmente amenazados, como las mezquitas, blanco de más de 50 ataques antimusulmanes desde la semana pasada. Casi 5000 policías y gendarmes serán destinados a esa tarea.

Mientras, los servicios de seguridad buscan activamente a un cómplice potencial de Amedy Coulibaly, autor del asesinato de una policía de tránsito y de cuatro judíos en un supermercado kosher en las afueras de París, confirmó ayer Valls.

Según los elementos de la investigación en...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba