La fragmentación del kirchnerismo porteño complica el cierre de listas

 
EXTRACTO GRATUITO

El kirchnerismo porteño ingresa en la semana de cierre de las listas electorales en la ciudad con más dudas que certezas. Lo único definido es que el candidato a jefe de gobierno surgirá de unas PASO con al menos tres participantes. Pero todavía no se sabe con seguridad quiénes van a participar en esa competencia. "El joystick lo tiene Cristina", graficó un dirigente de peso en el distrito. "Y lo va a activar a último momento", agregó.

El esquema con más posibilidades de imponerse es una primaria de tres jugadores, acompañada por una lista única para legisladores y comuneros. El primero de esos tres casilleros está reservado para uno de los dos precandidatos de La Cámpora, Juan Cabandié y Mariano Recalde; el segundo, para un aspirante de Nuevo Encuentro, Gabriela Cerruti o Carlos Heller, y el tercero, para el ex jefe de gobierno porteño Aníbal Ibarra, que inscribió su partido en el frente con la condición de que lo dejaran jugar en las PASO.

Si se confirmaran unas PASO para tres, un diseño promovido con los actores con más poder partidario en el distrito, restaría definir los dos participantes que competirán con Ibarra. No resulta sencillo. Cabandié y Recalde están ansiosos y decididos, pero evitan enfrentarse entre ellos. Esperan el veredicto de la Presidenta o de Máximo Kirchner, jefe de La Cámpora.

En Nuevo Encuentro, en cambio, la disputa interna es cada vez más fuerte. Cerruti, vista por sus eventuales competidores en las PASO como la rival por vencer, pretende que Heller se baje. Parado sobre encuestas que lo muestran como el más votado entre los kirchneristas, el diputado hizo saber que va a competir, más allá de lo que decida la legisladora. Martín Sabbatella, jefe del espacio, no logró ordenar la discusión.

Como si fuera poco, no todos los sectores están de acuerdo con esa arquitectura electoral. Los que organizan la resistencia son los precandidatos que quedarían fuera de las PASO. El diputado Roberto Feletti, el sciolista Gustavo Marangoni y el radical K Gustavo López apuestan a unas primarias más amplias, como herramienta para movilizar a la militancia y ampliar la base electoral. Mientras, en la Corriente de la Militancia, el sector que responde a Daniel Filmus, siguen esperando a Jorge Taiana, pese a que el ex canciller avisó que no piensa competir. Si no revirtiera su decisión, apoyarían a Heller.

"Se necesita movilizar el activo militante y polarizar con Macri dos modelos de gestión", dijo Feletti a LA NACION, que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA