'No hay forma de controlar la venta de entradas fuera del sistema'

 
EXTRACTO GRATUITO

RÍO DE JANEIRO.- La ayuda de Interpol no hizo falta. Raymond Whelan, ejecutivo de la empresa Match, socia de la FIFA en la venta de tickets de hospitalidad (los más caros) para el Mundial, que permanecía prófugo luego de haberse fugado del Copacabana Palace, el lujoso hotel en el que dormía toda la cúpula de la FIFA, se entregó el lunes por la noche en una comisaría del centro de la Ciudad Maravillosa.Whelan era el supuesto nexo con la FIFA de la organización delictiva comandada por el franco-argelino Mohamadou Lamine Fofana, y que fue desarticulada por la policía brasileña en el marco de la operación Jules Rimet. Sobre Whelan, Fofana y otras 10 personas pesa la acusación de integrar una asociación ilícita. Entre los delitos que se les imputan figuran el cohecho, lavado de dinero y evasión de impuestos en relación a la reventa de tickets para el Mundial de Brasil, un lucrativo negocio que podía dejarles hasta 500 mil dólares de ganancia por partido.Whelan, como principal ejecutivo de Match -compañía que detenta la exclusividad para vender los exclusivos ingresos VIP tanto en el Mundial de Sudáfrica como en el de Brasil, al igual que en Rusia 2018 y Qatar 2022- realizó frecuentes viajes a las principales ciudades brasileñas desde 2010 a esta parte, por lo que su red de contactos en el país era amplísima.A la luz de la nueva detención de Whelan, quien ya había estado tras las rejas el 8 de julio, Match emitió un comunicado en el que se solidariza con su empleado: "Confiamos en que las investigaciones encaradas por las autoridades brasileñas traigan más transparencia a los hechos, aporten claridad y muestren cuán probo ha sido el trabajo de los empleados de Match". El presidente de la empresa, Jaime Byrom, ya había mostrado su indignación por la investigación, a la que había calificado de "ilegal e infundada".El 10 de julio, un juez federal brasileño había pedido la prisión preventiva de Whelan, que todavía era un huésped del Copacabana Palace. Según la policía brasileña, en cuanto el inglés supo que la justicia lo buscaba, se escapó. Por eso, Brasil pidió la ayuda de Interpol. "Si trata de irse del país, vamos a poder detenerlo. Y a partir de ahora otros países sabrán que nosotros lo estamos buscando y nos informarán", había dicho Luiz...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA