Para el fondo buitre NML, la Argentina 'tiene la capacidad para pagarles a todos sus acreedores'

 
EXTRACTO GRATUITO

Jay Newman, director ejecutivo de Elliott Management Corporation, dijo desde Nueva York que la persistencia de los juicios contra la Argentina es pura responsabilidad del Gobierno y no de los fondos buitre. Además, expresó que, si el kirchnerismo se sentara a negociar, aliviaría de inmediato el serio problema de la inflación mediante el ingreso de dólares del exterior.

Newman, un abogado de 60 años que antes de manejar la estrategia de deuda de NML estuvo a cargo de la oficina de mercados emergentes de las firmas de Wall Street Shearson Lehman Hutton (parte de Lehman Brothers en una etapa de su agitada historia) y de Morgan Stanley, habló en una entrevista para el libro El default más tonto de la historia argentina (Martín Kanenguiser, Editorial Planeta, 2014).

-¿Por qué lucharon tantos años en lugar de arreglar?

-Empezamos comprando deuda antes del default de 2001. Nuestro deseo era reunir a otros acreedores en la negociación de una resolución justa de nuestros bonos defaulteados. Para nuestra sorpresa, la Argentina rechazó la idea de negociar con el comité de acreedores. En 2005, la Argentina hizo una propuesta de 30 centavos por cada dólar de lo que debía, al estilo de «tómalo o déjalo», respaldada por amenazas de repudiar sus obligaciones con los acreedores. Los inversores estaban shockeados; fue una de las quitas más grandes de la historia. En el curso de una década, la mayoría de los acreedores de la Argentina quedó exhausta, pero otros miles, jubilados inclusive, se quedaron esperando por un acuerdo. Si la Argentina se junta en una mesa de negociación con nosotros, confiamos en un rápido acuerdo.

-¿Es cierto, como dice el Gobierno, que compraron bonos a un precio muy bajo y lograron una ganancia de 1600%, sin prestarle nada al país?

-Elliott empezó a invertir en bonos argentinos antes del default, cuando se negociaban casi a la par, y continuó comprando después. Pero, a la vez, esta cuestión no tiene que ver con cuánto pagamos, sino con la decisión argentina de rechazar, por trece años, sentarse a negociar una solución justa por su deuda en default.

-Ustedes tuvieron encuentros con altos funcionarios del gobierno kirchnerista. ¿Por qué no funcionó esa negociación?

-Los detalles del proceso son confidenciales, pero el gobierno argentino nunca quiso encontrarse a negociar con nosotros. Por más de una década hemos buscado lo que cualquier otro acreedor de un default soberano busca: una chance de negociar un acuerdo justo. Hemos llegado...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA