Sentencia de Sala I, 23 de Septiembre de 2013, expediente 48.725

Fecha de Resolución:23 de Septiembre de 2013
Emisor:Sala I
 
EXTRACTO GRATUITO

Poder Judicial de la Nación Sala I, causa nro. 48.725 “Señor Fiscal s/ mal concedido”

Juzgado N°1 – Secretaría N°2

Expte. 2.746/12

Reg. 1154

Buenos Aires, 23 de septiembre de 2013.

Y VISTOS:

Y CONSIDERANDO:

  1. Llegan las presentes actuaciones a conocimiento del Tribunal en virtud del recurso de apelación interpuesto a fs. 11/12 por el Señor Fiscal, Dr. F.D., contra el auto de fs. 9, por la cual el a quo dispuso la falta de mérito para procesar o sobreseer a C.N.V.,

    A.P.S. y J.C.O.L..

  2. El apelante solicitó que se revocara la falta de mérito y USO OFICIAL

    se dictara el procesamiento de los nombrados en orden al delito de trata de personas previsto por la ley 26.842. Sostuvo, en ese sentido, que los damnificados se encontraban en “situación de vulnerabilidad”.

  3. En virtud del principio dispositivo que impera en el régimen recursivo, son los mismos actores del proceso quienes, frente a una decisión que ha resultado adversa a sus pretensiones, deben encargarse de estimular la intervención de los órganos de revisión, los que sólo actuarán en los precisos límites trazados por la convocatoria que los ha tenido por destinatarios.

    En la instauración de los recursos a los que se alude en el artículo 438 del Código Procesal Penal de la Nación, esto se traduce en la exigencia de la específica indicación de los motivos en los que se sustenta la impugnación, lo que encuentra su ratificación en el artículo 445 de ese cuerpo normativo, según el cual los motivos del agravio posibilitan a la Alzada delimitar el marco de su conocimiento y coetáneamente determinar los puntos de la resolución que se cuestionan (conf. Código Procesal de la Nación -Ley 23.984- comentado y concordado”, L., R. (H), C., J., L. y Hortel, E., págs. 387 y ss.). De ahí, pues, la previsión contemplada en el artículo 450 del Código Procesal Penal de la Nación.

    En suma, el objetivo de la ley de rito, al demandar la individualización concreta del vicio invocado, es evitar apelaciones genéricas e indiscriminadas.

    Así, debe indicarse cuáles son los motivos de agravio que la resolución genera. Conforme enseña C.O., la motivación es “la expresión de censura que exhibe el o los vicios atribuidos a la resolución, vale decir las razones que la hacen injusta o ilegal” (Derecho Procesal Penal, T.I.,

    Ed. M.L., Córdoba, 1984, pág. 355).

    A la luz de este examen se advierte que la escueta referencia a la “situación de vulnerabilidad” de las víctimas y de la calificación legal que debería ser aplicada al...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA