La firma digital y las 'apostilles'

Autor:Labrouve, Marcela A.
 
EXTRACTO GRATUITO

La firma digital y las "apostilles"

Por Marcela A. Labrouve

1. Introducción

Generalmente, el nacimiento de una rama jurídica surge a consecuencia de los cambios sociales que se ven reflejados en las soluciones normativas con el transcurso de los años. Pero, en el caso del derecho informático no hubo ese transcurrir del tiempo, el cambio fue brusco y en poco tiempo, como consecuencia del impacto de la informática en la sociedad.

En cuanto a la comunicación se ha vislumbrado un nuevo mercado: el comercio electrónico, explotando la capacidad del contacto sin necesidad del traslado físico de cosas ni de personas; y desde el punto de vista del almacenamiento de la información podemos afirmar que hemos pasado del soporte papel al documento electrónico, como soporte que contiene la información. a) Documento electrónico

Tradicionalmente, el documento se ha entendido como un cuerpo físico que contiene información susceptible de ser percibida por los sentidos. Sin embargo, hoy nos tenemos que separar un poco de la "materialidad" del soporte para darle cabida al revolucionario documento electrónico.

En los soportes electrónicos, al igual que los cartulares, se recogen los pensamientos, locuciones o hechos del ser humano, incorporándolos en su contenido, tendiente a representar la realidad de los hechos.

Además, su contenido es también escrito, pero dicha escritura ­por sus particularidades tecnológicas­ no puede ser leída por el hombre sin la ayuda de un decodificador que normalmente es una computadora.

Que el documento sea electrónico, no obstante que su configuración o elaboración está circunscrita a métodos tecnológicos cuyo contenido pudiera concentrase o almacenarse para su resguardo en dispositivos distintos al común del papel, no desvirtúa su composición documental como tal, pues es allí en donde se concentra la posibilidad tangible de trasladar, objetivizar y lograr la inmediatez de su contenido, independientemente de las funciones prácticas de su creación y las formas de su utilización.

Técnicamente, el documento electrónico es un conjunto de impulsos eléctricos que contienen información y que recayendo en un soporte susceptible de almacenarlo (CD, disquete, disco rígido de una computadora, etc.), una vez sometidos a un proceso determinado (a través del computador), permiten su decodificación al lenguaje natural a través de una pantalla o una impresora.

* Bibliografía recomendada .

[Página 1]

Pero un documento electrónico es fácilmente alterable, además, no puede determinarse quien fue su autor, por lo tanto son documentos digitales que por sí solos no son aptos para ser utilizados en circuitos administrativos no repudiables.

Un email, por ejemplo, se divide en "paquetes" diferentes que luego se vuelven a unir cuando llegan al destinatario. En ese proceso el documento puede ser alterado.

Por esto, tenemos que hablar de la seguridad, y respecto de ello encontramos varios problemas a superar:

1) la identidad del autor de la información; 2) la integridad de la información; 3) la fiabilidad del soporte digital; 4) la inalterabilidad; 5) la perdurabilidad; 6) la privacidad, y 7) la confidencialidad de la información transmitida y almacenada. Para superar los problemas de seguridad se crearon diferentes mecanismos de autenticación.

b) Mecanismos de autenticación

Es aquel medio técnico específico que nos permite identificar con seguridad determinada cosa o persona.

Dentro de estos mecanismos de autenticación ­en el medio que nos ocupa­ encontramos como género las firmas electrónicas, que son cualquier tipo de sistema, por ejemplo, las firmas escaneadas, o los métodos biométricos (como el iris y las huellas digitales) las cuales pueden estar limitadas por ciertos parámetros; y como una especie de éstas encontramos a la firma digital, que se basa fundamentalmente en la criptografía asimétrica, como método de codificación.

Una firma digital es un bloque de caracteres que acompaña a un documento (o fichero) acreditando quién es su autor (autenticación e identificación) y que no ha existido ninguna manipulación de los datos con posterioridad a su envío (integridad).

Para firmar un documento digital, su autor utiliza su propia clave secreta (sistema de criptografía asimétrica), a la que sólo él tiene acceso, lo que impide que pueda después negar su autoría (no revocación o no repudio). De esta forma, el autor queda vinculado al documento de la firma.

Por último, la validez de dicha firma podrá ser comprobada por cualquier persona que disponga de la clave pública del autor.

En la criptografía asimétrica, la clave de encriptado se...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA