Una red de financieras sospechosas emerge atrás del caso Propyme

 
EXTRACTO GRATUITO

El Gobierno afronta una disyuntiva tan sensible como incómoda. Acumula razones de peso para resguardar al juez federal Norberto Oyarbide. Pero también para mantener silenciado lo que su denunciante, Guillermo Greppi, calla. Sabe demasiado sobre la operatoria clandestina de las cuevas que financian el "lado B" de la política, las empresas y los bancos.La causa quedó en manos de Luis Rodríguez, un par de Oyarbide en los tribunales de Comodoro Py, quien evalúa citar a declarar a Enrique Drzewko, quien se presenta como "empresario" y sostiene que, como Greppi, él también afrontó un pedido de coimas de la División Investigación Federal de Organizaciones Criminales (Difoc) de la Policía Federal.Greppi y Drzewko comparten más que esos supuestos pedidos de coimas. Ambos son referentes de la City paralela, los descuentos con cheques y el dólar blue. También comparten una escala común en Mendoza y, al menos en el caso del segundo, las ramificaciones llegan hasta el "caso Skanska", a una sociedad vinculada al vicepresidente Amado Boudou y a cadetes que recorren la ciudad con mochilas repletas de millones de pesos, según reconstruyó LA NACION durante las últimas dos semanas sobre la base de testimonios judiciales, documentos oficiales y fuentes en la AFIP y en otros organismos públicos.De todas las provincias, Greppi y Drzewko escogieron Mendoza para instalar sus sociedades bursátiles. Y ambos constituyeron sus domicilios fiscales en el local A2 de Galería San Marcos, en la calle 9 de Julio 1138 de la capital provincial. Allí funcionó, hasta hace dos años, el estudio contable Domínguez, al que ambos recurrieron.La firma de Greppi se llama Propyme Bursátil, casi igual que la mutual -una financiera o cueva encubierta- que allanaron policías en Buenos Aires a pedido de Oyarbide. La de Drzewko era Investment Bursátil y en Mendoza terminó muy mal, pero el financista continuó su camino en Buenos Aires.Tanto en Mendoza como en la City, Drzewko unió fuerzas con Juan José Stemkauskas, Luis Raimundo y Víctor Hugo Raimundi. Juntos controlan tres firmas bursátiles -Mercado Único, Punto Bursátil y Miraflores-, y las sociedades Treinta y Tres, Four Suns y Pro Gambling, además de un pool de mutuales y cooperativas, como las llamadas Torreón y Montecarlo. Con un origen muy humilde, llegaron a mover más de $ 6 millones diarios.Al igual que con Greppi, la operatoria de Drzewko y Stemkauskas pronto quedó bajo la lupa de la AFIP y la Justicia en lo Penal Tributario, que ordenó varios...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA