Fin del virreinato: el día en el que bianchi se fue perdedor de boca

 
EXTRACTO GRATUITO

Echaron a Carlos Bianchi de Boca. La frase suena cruel, dura, lejos de cualquier escenario imaginable en enero de 2013, cuando entre Daniel Angelici y el técnico sellaron el acuerdo para el tercer virreinato del técnico más ganador en la Ribera. La reunión de ayer a la mañana entre el presidente y Bianchi en Palermo, en la casa del dirigente, había servido para palpar sensaciones y extender el plazo de una decisión casi irreversible hasta pasado mañana, en la Bombonera, en función de la imagen y el resultado del partido con Vélez.Pero todo se esfumó horas más tarde. Angelici le manifestó al DT, una vez más, la preocupación de toda la comisión directiva por las tres derrotas en cuatro fechas y la floja performance de un plantel por el que habían invertido mucho dinero, nuevamente. Bianchi respondió que confiaba en revertir la situación y pidió por lo menos 90 minutos más. Pero la situación sufrió un giro sorpresivo: antes de que el Virrey comandara ayer la práctica vespertina en el predio de Casa Amarilla, le notificaron que había sido despedido.¿Qué sucedió? Angelici escuchó al resto de los dirigentes, algunos de los cuales le dijeron que estaban dispuestos a dejar el club si continuaba Bianchi, y confirmó por la tarde la noticia: la comisión directiva le había puesto punto final a la tercera etapa del Virrey en el club."Bianchi quería seguir. Pidió que si no obtenía un buen resultado el domingo, se iba. Pero por unanimidad la comisión directiva resolvió rescindir el contrato. Fue la decisión más dolorosa que me tocó tomar como presidente de Boca, pero el club está por encima de todos. Él estaba con fuerzas, pero yo le dije que para mí el ciclo estaba cumplido. No podíamos esperar otro plebiscito en la Bombonera. Era mejor que todo terminara hoy (por ayer)", dijo un serio Angelici. Cuando le preguntaron qué había cambiado de la mañana a la tarde, respondió: "Cambió que así como escuché a Carlos por la mañana, también lo hice con el resto de la comisión directiva".Los dirigentes se enojaron con Angelici cuando se enteraron de la conversación con Bianchi, que tenía contrato hasta diciembre de 2015. No querían que el ciclo continúe. Hacía tiempo que no estaban conformes con el rendimiento futbolístico, la cantidad de lesiones, su relación protectora hacia Juan Román Riquelme, el otro ídolo, que se marchó a...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA