Sentencia Interlocutoria de SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA, 10 de Junio de 2015, expediente Rp 125519

Presidentede Lázzari-Genoud-Kogan-Soria
Fecha de Resolución10 de Junio de 2015
EmisorSUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA

Secretaría Suprema Corte Registrado bajo el N°764

P. 125.519 - “Festor, W.C. s/ Recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley en causa Nº 64.248 del Tribunal de Casación Penal, Sala I”.

///Plata, 10 de junio de 2015.-

AUTOS Y VISTOS :

La presente causa P. 125.519, caratulada: “Festor, W.C. s/ Recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley en causa Nº 64.248 del Tribunal de Casación Penal, S.I.”,

Y CONSIDERANDO :

  1. La Sala Primera del Tribunal de Casación Penal, mediante el pronunciamiento dictado el 17 de julio de 2014, rechazó el recurso de la especialidad interpuesto contra la sentencia del Tribunal en lo Criminal Nº 2 de Quilmes que condenó a W.C.F. a la pena de ocho años de prisión, accesorias legales y costas, por resultar coautor penalmente responsable del delito de robo agravado por el uso de arma de fuego (dos hechos) en concurso real con portación ilegal de arma de guerra (fs. 58/64 vta.).

  2. Frente a lo así resuelto, el señor Defensor Oficial ante aquella instancia dedujo recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley (fs. 103/112 vta.), el que fue admitido por el aludido órgano (fs. 113/116).

    Para adoptar dicho temperamento, analizó los presupuestos vinculados a la definitividad del decisorio en crisis, a la legitimación del impugnante y al plazo de interposición de la vía articulada (fs. 113 vta.).

    Luego, señaló que “...sin perjuicio de que la sentencia dictada por este Tribunal rechaza un recurso contra una condena inferior a diez años de prisión, lo cierto es que el recurrente invoca errónea revisión del fallo condenatorio con la consiguiente afectación de la garantía de imparcialidad por parte de este Tribunal; de modo que frente al tenor de los agravios invocados resulta menester sortear la limitación formal estipulada por el art. 494 del ritual” (fs. 114).

    Seguidamente, agregó que el remedio procesal interpuesto contenía en términos claros y concretos las citas de la ley sustantiva que habrían sido inobservadas o erróneamente aplicadas, con la fundamentación necesaria para bastarse a sí mismo.

    Sobre el punto, indicó que el señor Defensor había desarrollado una crítica concreta de la valoración atinente a las circunstancias acreditadas en la causa, efectuadas en aquella sede, postulando -para ello- una errónea revisión del pronunciamiento. De ahí que entendió que “[t]ales motivos permiten considerar admisible el recurso deducido, sobre la base de la doctrina de la arbitrariedad postulada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación” (fs. 114 vta.).

    Concluyó diciendo que “...el presentante -en el marco de los agravios planteados- ha invocado cuestiones de índole federal, a saber vulneración de los arts. 33 y 75 inc. 22 de la Constitución Nacional (arts. 8.1, 8.2.h de la C.A.D.H y 14.1, 14.5 del P.I.D.C.yP.) en relación a la garantía de imparcialidad, que por impero de la doctrina de la C.S.J.N. exteriorizada en los precedentes ‘Strada’, ‘C.’ y ‘Di Mascio’, ameritan sean analizados por el Alto Tribunal provincial” (fs. 115).

  3. El conducto impugnativo debe ser declarado mal concedido.

    Ello pues, aun marginando el desorden argumental llevado a cabo por la Casación para arribar a su admisibilidad, lo cierto es que omitió verificar la suficiencia y carga técnicas necesarias con que fue planteada la pretensa cuestión federal invocada por la parte y a partir de la cual resolvió la concesión del remedio impetrado.

  4. Cabe recordar que el señor Defensor Oficial fundó su presentación en la errónea revisión del fallo condenatorio con la consiguiente afectación a la garantía de imparcialidad por parte del tribunal intermedio en el ejercicio de su competencia específica (fs. 108).

    En este sentido, transcribió la materialidad ilícita acreditada por el órgano de mérito y confirmada en la instancia anterior (fs. 108/109); se ocupó de lo que dijo el resolutorio en torno a la participación de su asistido como así también de la valoración que se hizo de los testimonios de M.G. De Carlo Britos y de L.G.L. (fs. 109 vta.).

    P. 125.519

    Sostuvo, así, que “...no se hace cargo el revisor de las contradicciones apuntadas en el escrito recursivo, debiéndose asimismo tener en cuenta que consta en el acta de debate que el defensor... en su alegato de cierre‘analiza los testimonios de cargo, estableciendo lo que...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR