Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala I, 24 de Julio de 2020, expediente CIV 020491/2011/CA001

Fecha de Resolución24 de Julio de 2020
EmisorCamara Civil - Sala I

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA I

ACUERDO: En la Ciudad de Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los veinticuatro días del mes de julio de dos mil veinte,

reunidos de manera virtual los señores jueces de la S. I de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil de conformidad con lo dispuesto por los puntos 2, 4 y 5 de la acordada 12/2020 de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y para conocer en los recursos de apelación interpuestos contra la sentencia dictada en los autos “Ferrari G.D. y otro c/ L.M.R. y otros s/

daños y perjuicios”, expte. n° 20.491/2011, el tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver: ¿Se ajusta a derecho la sentencia apelada?

Practicado el sorteo resultó que la votación debía hacerse en el orden siguiente: Dra. P.M.G. y Dr. J.P.R..

Sobre la cuestión propuesta la Dra. G. dijo:

  1. Que contra la sentencia de fs. 283/292 que hizo lugar a la demanda entablada por G.D.F. contra M.R.L. y “Liderar Compañía General de Seguros S.A.” , y los condenó a pagar en forma concurrente la suma de $910.000, con más sus intereses y costas, se alza la parte actora quien expresó agravios el 27 de abril del corriente, pieza que no fue respondida de manera temporánea por su contraparte y la citada en garantía en virtud de los argumentos expuestos el mismo 27 de abril, que fueron contestados por el accionante en fecha 13 de mayo.

    El hecho que la motivó sucedió el día 8 de agosto de 2010 cuando G.D.F. se encontraba parado sobre la vereda de su domicilio ubicado en la calle Bolívar 5469, W., P..

    de Avellaneda, Pcia. de Buenos Aires, momento en que fue embestido por el vehículo Peugeot 306, dominio BNL 134, conducido por L.M.C., propiedad de su madre M.R.F. de firma: 24/07/2020

    Firmado por: P.M.G., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: J.P.R., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.B.P., SECRETARIA DE CAMARA

    L., que circulaba por esa arteria, provocándole las lesiones por las que reclama.

    El juez de grado luego analizar el caudal probatorio aportado consideró que no existían dudas de que el hecho efectivamente había ocurrido -contrariamente a lo sostenido por los accionados quienes afirmaron que no hubo contacto entre el rodado y la víctima-, por lo que encuadró jurídicamente la cuestión en el art. 1113 2° párrafo y condenó a la demandada y su aseguradora, de manera concurrente, declarando inoponible a la víctima el límite de cobertura invocado por la empresa.

    La parte actora se queja de los montos asignados a las partidas indemnizatorias y objeta lo relativo a los intereses. La citada en garantía cuestiona el alcance reconocido a su obligación de responder.

  2. Ante todo cabe destacar que por imperio del art. 7

    del nuevo Código, la normativa aplicable para el tratamiento de las quejas relativas al monto de las indemnizaciones resulta aquella vigente al tiempo de la ocurrencia del hecho. Ello es así porque es en esa ocasión en la que se reúnen los presupuestos de la responsabilidad civil, entre ellos los daños discutidos en esta instancia (conf. A.K. de C., “La aplicación del Código Civil y Comercial a las relaciones y situaciones jurídicas existentes”,

    ed. R.C., doctrina y jurisprudencia allí citada).

  3. Cuestiones de orden metodológico imprimen que en primer término se trate las quejas del accionante contra los montos indemnizatorios reconocidos en primera instancia para resarcir su incapacidad física ($500.000) y el daño moral ($ 380.000) por exiguos; y luego sobre el cómputo de los accesorios.

    Sus agravios -lo adelanto- no habrán de prosperar.

    Es sabido que el planteo de simples apreciaciones personales del recurrente, sin dar bases jurídicas a un distinto punto de Fecha de firma: 24/07/2020

    Firmado por: P.M.G., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: J.P.R., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.B.P., SECRETARIA DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA I

    vista, omitiendo concretar punto por punto los errores u omisiones en los que habría incurrido el a quo respecto de la apreciación y valoración de los elementos de convicción que le permitieron decidir,

    no constituye fundamento suficiente para la expresión de agravios. El memorial, para poder ser considerado como tal, debe contener la crítica concreta y razonada de las partes del fallo que el apelante considere equivocadas. En tal sentido, la carga sólo puede considerarse cumplida cuando se indican puntualmente deficiencias de la sentencia apelada, actividad que no corresponde considerar suplida con la mera postulación de afirmaciones genéricas, la remisión a escritos anteriores o la manifestación de desacuerdo con lo resuelto. Tales extremos -como lo ha decidido reiterada y pacífica doctrina de todas las S. de esta Cámara- no pueden considerarse agravios en los términos exigidos por el art. 265 y 266 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación.

    Puesta a analizar la pieza impugnatoria, se advierte claramente que los recaudos aludidos no pueden considerarse cumplidos en el caso, por lo propiciaré la deserción del recurso en estudio.

    Es que los cuestionamientos dirigidos a los montos asignados a las partidas indemnizatorias se limitan a configurar formulaciones de carácter genérico que no alcanzan para reconsiderar lo decidido por el Juez, desde que no se invoca ninguna circunstancia puntual del caso que demuestre que éstos resultan “insignificantes”

    como afirma el apelante. Se trata de una mera discrepancia con lo resuelto, ocupándose en conclusiones de índole dogmática,

    pues se circunscribe a aseverar que no se ha valorado la entidad y gravedad del daño sufrido, sin expresar concretamente en que radica el “error” del Magistrado de grado. Menciona antecedentes de nuestro Máximo Tribunal que no cita y pretende sumar los porcentajes de incapacidad física y psíquica sin aplicar el método de la capacidad Fecha de firma: 24/07/2020

    Firmado por: P.M.G., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: J.P.R., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.B.P., SECRETARIA DE CAMARA

    restante (v. CCiv, esta S., expte. nro. 27.704/2016 del 11/02/2020,

    entre muchos otros).

    La lectura de la decisión en crisis permite afirmar que se hizo mérito de las consecuencias que padece el accionante, las cuales describió la perito médica como acortamiento leve del miembro inferior izquierdo, disminución de masa muscular en el muslo, cicatriz en la rodilla, limitación funcional en la flexión, dolor,

    hipersensibilidad en la rodilla; otorgando “un 8% de incapacidad física más 2% de ponderación de la edad” (v. fs. 173). En el aspecto psíquico concluyó que padece trastorno por stress postraumático crónico con componentes fóbicos y depresivos con un grado de incapacidad del 15% relacionado con el hecho de marras.

    Cabe sin embargo explicar, atento lo expresado por el recurrente en cuanto a la falta de explicitación de las pautas de cuantificación, que para la determinación del monto de incapacidad,

    esta S. acude desde hace tiempo y en sintonía con los nuevos postulados del nuevo Código a criterios matemáticos, si bien tomando los valores que arrojan esos cálculos finales como indicativos, sin resignar las facultades que asisten al órgano judicial para adecuarlos a las circunstancias y condiciones personales del damnificado, de modo de arribar a una solución que concilie lo mejor posible los intereses en juego (ver esta S., exptes n° 33.840/2010 del 22-12-2016;

    83.779/2007 del 05-04-2017, 37.766/2013 del 19-05-2017,

    24.096/2011 del 16-05-2017; 110.032/2009 del 23-02-2017,

    40743/2010 del 02-12-2016; entre muchos otros ).

    Se pondera la edad de la víctima a la fecha del hecho dañoso y el período a computar que estaría dado en el caso por la expectativa de vida útil -75 años- (ver en este sentido S., A.E., “Evaluación del daño causado a la persona”,

    publicado en J.A. 1955,-IV, pág. 15 y sgtes.), los ingresos que la víctima obtenía y frente a la ausencia de una prueba concreta acerca Fecha de firma: 24/07/2020

    Firmado por: P.M.G., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: J.P.R., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.B.P., SECRETARIA DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA I

    de su monto, se considera útil tomar como pauta de referencia los valores que componen el salario mínimo vital y móvil (expte.

    55.244/2011 del 2 de julio de 2015, 101.411/2010 del 2 de junio del 2015, entre otros), una tasa pura de descuento del 5 % destinada a traducir en los valores a fijarse la circunstancia que antes se mencionó

    relativa a que la indemnización se fija en una prestación única y actual (cfr. I., op. y loc. cit.) y los porcentajes de incapacidad estimados por los facultativos.

    Así, si bien la edad de la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba