Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii, 27 de Marzo de 2019, expediente CNT 027921/2014/CA002

Fecha de Resolución27 de Marzo de 2019
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA II SENTENCIA DEFINITIVA Nº: 113657 SALA II Expediente Nro.: 27921/2014 (J.. Nº 51)

AUTOS: "FERNANDEZ, R.A. C/ MICRO OMNIBUS SUR S.A. Y OTRO S/ ACCIDENTE- ACCION CIVIL"

VISTO

Y CONSIDERANDO:

En la Ciudad de Buenos Aires, 27 de marzo de 2019, reunidos los integrantes de la Sala II a fin de considerar los recursos deducidos en autos y para dictar sentencia definitiva en estas actuaciones, practicado el sorteo pertinente, proceden a expedirse en el orden de votación y de acuerdo con los fundamentos que se exponen a continuación.

M.Á.P. dijo:

La sentencia de primera instancia hizo lugar a las pretensiones deducidas en el escrito inicial y condenó a las co-demandadas Micro Omnibus Sur S.A.C.

y a Aseguradora de Riesgos del Trabajo Interacción S.A.- ésta última en los límites de la póliza contratada-, a abonar al accionante el resarcimiento reclamado con fundamento en el derecho común.

A fin de que sea revisada esa decisión por este Tribunal de Alzada, interpusieron sendos recursos de apelación, la demandada Micro Omnibus Sur S.A.C. y Prevención Aseguradora de Riesgos del Trabajo S.A. en representación de la Superintendencia de Seguros de la Nación, administradora legal del Fondo de Reserva de la L.R.T., (fs. 460/476 y fs. 479/482), en los términos y con los alcances que explicitan en los escritos de expresión de agravios. La perito contadora apela los honorarios regulados en su favor por considerarlos reducidos (fs.458).

Al fundamentar el recurso la ex empleadora del actor se queja por lo que considera un equivocado análisis de las pruebas médica y testimonial. Refiere que el señor juez a quo hizo caso omiso de lo dictaminado en la pericia médica y no se apoyó en estudios científicos que revelan que el actor presenta una enfermedad degenerativa propia de la involución del ser humano. A su vez, cuestiona la valoración que hizo el magistrado a quo de la prueba testimonial pues sostiene, que carece de eficacia para tener por acreditada la relación causal entre las dolencias que padece el señor F. y las tareas efectuadas en la empresa. Asimismo, se queja por el monto de condena que fijó el señor juez a quo por estimarlo elevado, y porque condenó a la Aseguradora de Riesgos del Trabajo co-demandada, hasta el límite de la póliza contratada con la ex empleadora del accionante.

Los términos del agravio imponen memorar que, el actor denunció en la demanda que ingresó a trabajar para la empresa Micro Ómnibus Sur S.A.C., como chofer de colectivo al servicio de la línea 160, el 23/02/1994, hasta que Fecha de firma: 27/03/2019 finalizó la relación laboral por despido indirecto acaecido el 13/09/2013. Explicó que Alta en sistema: 28/03/2019 Firmado por: M.A.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: V.A.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: MARINA EDITH PISACCO, SECRETARIA INTERINA #20216786#229469675#20190327141115318 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA II desde el inicio del vínculo de trabajo conducía una unidad sin suspensión adecuada con embrague y dirección sumamente duros, que hacían agotadora sus tareas por los continuos cambios de marcha. Dijo que en pleno manejo debía cortar boletos, dar los vueltos en billetes y monedas y abrir y cerrar las puertas con palanca manual. Contó que debía recorrer 18 secciones en tres horas aproximadamente, con la tensión propia del tráfico y con el malestar que le provocaba la tensión acumulada en el cuello dado que debía girarlo brusca y permanentemente para mirar al exterior del vehículo a través de los espejos laterales, trasero y central. Dijo que la posición sentada durante toda la jornada de trabajo, en asientos vetustos y rígidos repercutía en su columna vertebral afectando sus funciones sensitivas y motoras del área cervical y lumbar. Refirió que la tensión generada por los frecuentes robos habidos en la línea lo obligaron a ausentarse intermitentemente del trabajo y a recurrir a asistencia y tratamiento médico. Señaló que como consecuencia de las tareas prestadas para la empresa demandada padece una incapacidad parcial y permanente que estima en el 42% t.o..

La empleadora demandada y la aseguradora negaron categóricamente que la incapacidad padecida tuviera como origen causal o concausal las tareas efectuadas en la empresa.

De acuerdo con los términos en los cuales quedó trabada la litis y dado que ambas accionadas negaron terminantemente que la patología padecida por el señor F. tuviera origen causal o concausal con las tareas efectuadas en la empresa demandada, correspondía al accionante acreditar que la incapacidad que padece es atribuible a un factor objetivo de responsabilidad previsto como tal en el marco del derecho común que invocó en sustento de su pretensión (cfr. art. 377 del CPCCN); pero, luego de una lectura detenida de la causa, estimo que no lo ha logrado.

En efecto, no existe elemento de juicio alguno que permita tener por acreditado que el accionante haya tenido que realizar su trabajo en unidades con defectos de amortiguación, expuesto a vibraciones excesivas, ni sometido a posturas antifuncionales determinantes de una sobrecarga funcional en la columna (como adujo a fs.6/7).

Si bien del informe médico agregado a fs.312/ 321 y aclaraciones efectuadas a fs. 328/329 y fs. 330, se desprende que la patología columnaria con limitación funcional a nivel de la columna cervical y lumbar que presenta el actor, le ocasionan una minusvalía definitiva y que las tareas que desarrolló en la empresa demandada pudieron haber tenido incidencia negativa en la configuración del estado actual, estimo que no están acreditados los presupuestos de hecho que la perito médica consideró –en abstracto- para efectuar esa afirmación.

Dicho de otro modo, el actor no probó que las tareas cumplidas para Micro Omnibus Sur Fecha de firma: 27/03/2019 S.A.C., pudieron haber tenido una incidencia Alta en sistema: 28/03/2019 Firmado por: M.A.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: V.A.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: MARINA EDITH PISACCO, SECRETARIA INTERINA #20216786#229469675#20190327141115318 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA II desfavorable en la sintomatología que deriva de la afección columnaria comprobada, por lo que no se encuentran acreditados los presupuestos de hecho que, en el marco del derecho común, permitirían establecer la existencia de relación causal adecuada entre la incapacidad que fijó la perito médica (o una parte de ella) y un factor objetivo o subjetivo de responsabilidad atribuible a la ex-empleadora.

En efecto, no se ha probado cuál habría sido el vicio o el riesgo de las “cosas” que guardaría relación causal adecuada con el desencadenamiento de la incapacidad (en forma total o parcial) como para que pudiera atribuirse a la ex-

empleadora responsabilidad en los términos del art.1.113 del Código Civil de V.S. (actualmente en los arts. 1757 y 1758 del Código Civil y Comercial de la Nación); y, tampoco hay evidencia de que la minusvalía derive de incumplimientos al deber de seguridad.

Como es sabido, para admitir que un factor exógeno como el trabajo intervino de algún modo en el proceso de causación del daño –no como mera hipótesis sino como elemento concreto de imputación de responsabilidad-, no basta suponerlo sino que es menester que se acredite su efectiva participación en ese proceso. En ese sentido, la perito médica, obviamente, no puede asegurar que las condiciones que el trabajador afirma como presunto factor patogénico, se hayan dado, concretamente, en la relación mantenida con la ex-empleadora; sino que, en la medida que resultare acreditada la existencia de tales condiciones, podría resultar aceptable –desde un punto de vista médico- establecer su relación con la hipotética incapacidad y, acaso, con algún factor de imputabilidad atribuible a esta última.

Ahora bien, las demandadas, en sus respondes, negaron expresamente que el actor haya tenido que realizar tareas que implicaran trabajar bajo las condiciones descriptas en la demanda, así como que exista relación de causalidad o concausalidad entre la dolencia y el trabajo cumplido como chofer en favor de la ex empleadora (ver fs. 75 vta./77 vta. y fs. 109 y vta.). por lo que, como he señalado, a cargo de aquél se encontraba demostrar los hechos cuya valoración es...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba