Sentencia de CAMARA CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL - SALA 1, 13 de Octubre de 2016, expediente CFP 007057/2016/1/CA001

Fecha de Resolución13 de Octubre de 2016
EmisorCAMARA CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL - SALA 1

Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CAMARA CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL - SALA 1 CFP 7057/2016/1/CA1 CCCF – Sala I CFP 7057/2016/1/CA1 “Legajo de apelación en autos s/ dcia. Abuso de autoridad y violación deberes de funcionario público”

Juzgado N° 12 – Secretaría N° 24 Buenos Aires, 13 de octubre de 2016.

Y VISTOS

Y CONSIDERANDO:

El Dr. J.L.B. dijo:

El Dr. C.B., apoderado de la hoy querellante Dra. C.F. de K., apeló la decisión del Dr. S.T. de desestimar –de conformidad con el criterio del fiscal- la denuncia formulada contra los miembros de la Sala II de esta Cámara, D.. M.I., H.C. y E.F..

Al decidir el juez acudió a dos razones. Por un lado, destacó que la postura del Ministerio Público Fiscal, en tanto resultaba razonable y debidamente fundada, importaba un obstáculo para el avance de la causa. A la par de ello, también coincidió con los motivos que inspiraron tal posición y que lo llevaron a resolver en el sentido indicado.

Tanto uno como otro argumento fue desafiado por el recurrente. En su presentación, el Dr. C.B. recordó las facultades autónomas del querellante para impulsar una acción penal desde sus inicios, lo que derrumbaba la primera de las razones brindadas por el juez para desestimar la denuncia.

Por otra parte, adujo el carácter prematuro de tal temperamento. A su criterio, los miembros de la Sala II de esta Cámara incurrieron en el delito de prevaricato por cuanto, al rechazar el apartamiento del Dr. C.B. de la investigación conocida Fecha de firma: 13/10/2016 Alta en sistema: 20/10/2016 Firmado por: J.L.B., JUEZ DE CAMARA Firmado por: E.R.F., JUEZ DE CAMARA Firmado(ante mi) por: I.S.Q., SECRETARIA DE CÁMARA #28556507#164399211#20161013154019647 como “dólar futuro”, desconocieron que a ese tiempo el magistrado resultaba imputado en estas mismas actuaciones. De tal modo no podían afirmar, como hicieron, que el juez no exhibía ningún otro rol en aquel proceso cuando también él era parte interesada. Y aquí el restante agravio. Al admitir que el Dr. B. continuara al frente de la causa efectuaron un aporte que permitió que prosiguiera con las maniobras ilícitas que se le atribuyen, convirtiéndose ellos mismos en partícipes de esos delitos (fs. 25/39).

Sin perjuicio de la jurisprudencia evocada por el recurrente para demostrar a esta Sala los alcances de las atribuciones reconocidas al querellante, desde hace años mi postura se ha mantenido incólume en el tema. Desde el precedente “M.S.” he sostenido que el acusador particular puede impulsar en soledad el proceso en la medida en que este Tribunal advierta que la hipótesis que defiende se exhiba razonable y, por tanto, habilite el inicio de una causa (Causa N°42.345, reg. N° 691, rta. el 28/7/09). No obstante, no es ése el contexto que se despliega frente a los agravios del apelante.

El primer aspecto del delito atribuido a los integrantes de la Sala II de esta Cámara se ubica en las palabras empleadas por los jueces para rechazar la recusación del Dr. C.B., intentada en el marco de la causa...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR