Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala F, 29 de Abril de 2022, expediente CIV 088115/2016/CA003

Fecha de Resolución29 de Abril de 2022
EmisorCamara Civil - Sala F

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA F

F ., C E . C/ F , E G S/ DAÑOS Y PERJUICIOS

EXPTE. Nº 88115/2016

En Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a día del mes de abril de 2022, reunidos en acuerdo los Sres. Jueces de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, Sala “F” para conocer en los autos del epígrafe, respecto de las cuestiones sometidas a su decisión, a fin de determinar si es arreglada a derecho la sentencia apelada.

Practicado el sorteo correspondiente resultó el siguiente orden de votación: Sres. Jueces de Cámara Dres.

GALMARIN

  1. POSSE SAGUIER. La vocalía Nº 17 no interviene por hallarse vacante.

    A las cuestiones propuestas el Dr. G. dijo:

  2. La actora, mediante sus letrados apoderados,

    promovió esta acción de indemnización por los daños y perjuicios que invoca como producidos por el aquí demandado en el programa “Animales Sueltos”, emitido en América TV los días 12/05/2016,

    24/05/2016, 14/06/2016, 16/06/2016, 17/06/2016, 25/07/2016,

    28/07/2016, 01/08/2016 y 08/08/2016, por haber propalado diferentes insultos, comentarios hirientes, ofensivos contra la reclamante, aduciendo que llevan a ofender su honra, buen nombre e imagen. Enunció entre los mencionados comentarios que el demandado ha tratado a la actora de coimera, que el pueblo la quiere presa, que es una delincuente común, señalando que induce a la justicia a que vayan en su contra, le ha dicho cretina en su acepción de necia, que la actora recibía los bolsos de L y J (ambos ex funcionarios) y por último la trata de saqueadora; sin siquiera mencionar prueba y/o fuente que lo llevara a calificar de esa forma a la actora, y concluyó aseverando que resulta evidente la falsedad de sus dichos.

    Fecha de firma: 29/04/2022

    Firmado por: J.L.G., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: F.P.S., JUEZ DE CAMARA

    En la contestación de la demanda, F tras formular la negativa de estilo, dio su versión de los hechos, aclaró cada uno de los comentarios suyos a los que hace mención la actora en la demanda, explicando el alcance de sus dichos y señalando que se han soslayado palabras que cambian el sentido de las frases y también entidades jurídicas, con referencia a la teoría de la real malicia y a lo alegado por la reclamante acerca de que el presunto daño se configura por la sola comisión de los hechos, y sobre este punto el demandado puso de resalto que para ello tales hechos deben ser antijurídicos. Por las razones que expone en su responde a la acción solicitó el rechazo de la demanda.

    En la sentencia dictada el 23 de septiembre de 2021, el Sr. juez rechazó la demanda promovida por C F. contra E G F e impuso las costas en el orden causado.

  3. En el primer agravio titulado “Errónea interpretación del cauce del juicio”, el letrado apoderado de la actora comienza cuestionando el enfoque doctrinario aplicado a los hechos relatados en la demanda, por entender que no era aplicable al caso,

    arguyendo que el juez se pronuncia sobre cuestiones que no fueron propuestas a su consideración o malinterpreta los hechos invocados. Específicamente aduce que la situación denunciada por su mandante no debe ser analizada a la luz de la doctrina “C., aclarando que esta doctrina es aplicable para casos de difusión de informaciones inexactas o cuya exactitud no ha sido comprobada. En síntesis, este cuestionamiento está referido, por un lado, a que no se demandó al Sr. F por haber incurrido en un yerro al comunicar una noticia falsa o cuya veracidad no había corroborado, y por otro, a que lo demandado tampoco se vincula con la doctrina de la real malicia. Señala que la situación que planteó su mandante se reduce a la emisión de opiniones o juicios de valor con un claro ánimo de injuriar y un marcado tinte peyorativo, que considera impropio de la actividad profesional del demandado y contrario al amparo legal del derecho al honor.

    Fecha de firma: 29/04/2022

    Firmado por: J.L.G., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: F.P.S., JUEZ DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA F

    Si bien cuando al comienzo de su escrito inicial determina el objeto del proceso expresó que era por los daños y perjuicios ocasionados por los dichos que se propalaron en el programa televisivo “Animales Sueltos” (fs. 12) y al mencionar los hechos hace referencia a que E G F como panelista de ese programa, en forma sistemática, constante e infundada ha propalado diferentes comentarios hirientes, ofensivos, sobre la persona de la Sra. C E. F de K, “que llevaran a ofender su honra,

    buen nombre e imagen” (fs. 13 vta.), no ha de soslayarse que en ese mismo escrito al tratar el tema de la responsabilidad, luego de enunciar los dichos que considera agraviantes concluye manifestando “sin siquiera el accionado mencionar prueba y/o fuente que lo llevara a calificar de esa forma a la accionante,

    resultando evidente la FALSEDAD DE SUS DICHOS” (sic) (fs. 15 y vta. y fs. 48 vta.). Aun cuando no se considerase aplicable el caso “C.” en cuanto se refiere a la exigencia de “reporte fiel”

    interpretado como la reproducción de lo dicho por otro,

    contrariamente a lo aducido por el apelante, al menos en algunos de los hechos referidos en los comentarios que invoca del periodista demandado, la falsedad de sus dichos fue introducida por la actora en la demanda. Por otro lado, en el escrito inicial también cita jurisprudencia de la Corte Suprema atinente a la doctrina de la real malicia en cuanto provoca un agravamiento de la carga probatoria que incumbe al funcionario público, aunque referida a la inexactitud de la información difundida (fs.17 vta. y fs. 50 vta.); y un antecedente de la Sala I de esta Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, en el que se hace mención a que no exime de responsabilidad a quien se le atribuyen dichos que fueron afirmados con real malicia y sin atribuirse a fuente alguna (fs. 18 vta. y fs. 51

    vta.).

    Lo cierto es que en manera alguna es admisible la alegación de la apelante en cuando aduce que el Sr. juez se pronuncia sobre cuestiones que no fueron puestas a su Fecha de firma: 29/04/2022

    Firmado por: J.L.G., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: F.P.S., JUEZ DE CAMARA

    consideración, argumentación que llevaría a considerar que el magistrado de primera instancia se habría apartado del principio de congruencia, lo que sin duda en el caso no ha ocurrido. Es de observar que el juzgador, cuando comenzó a tratar el tema de la responsabilidad, destacó que la cuestión debatida se originó, a juicio de la actora, en las afirmaciones efectuadas por el demandado que lesionan su honor en el programa “Animales Sueltos”, y citó doctrina relacionada precisamente al concepto de honor como derecho personalísimo. Para inmediatamente determinar cuál es la cuestión central que se presenta en autos al expresar: “Uno de los problemas vivos de nuestro tiempo es la colisión que suele presentarse entre del derecho a la intimidad y el honor de las personas y la libertad de prensa. Ambos derechos consagrados por la Constitución Nacional (arts. 14 y 19) y el Pacto de San José de Costa Rica (art. 5, inc. 1 y 11)”. Este es,

    precisamente, el conflicto suscitado en el caso.

    La referencia a la cuestión relacionada con la real malicia, que la apelante arguye sobre la base de lo expresado en los párrafos 10º, 20º, 27º y 28º del considerando II concerniente a la responsabilidad, están vinculados con el criterio seguido en los precedentes de la Corte Suprema en el sentido de que sólo respecto de las informaciones falsas puede aplicarse la doctrina de la real malicia, aclarándose que esta última resulta inaplicable a los supuestos de expresión de ideas, opiniones y juicios de valor, por lo que solamente cuando se trata de la afirmación de hechos es posible sostener un deber de veracidad como el que subyace al estándar de “New York Times vs. Sullivan”, pues respecto de las ideas, opiniones, juicios de valor, juicios hipotéticos o conjeturales...no es posible predicar verdad o falsedad. Lo manifestado en el párrafo 28º del considerando II, que se refiere a la doctrina del precedente de la Corte Suprema de Estados Unidos antes citado, con respecto a que, cuando los funcionarios públicos han sido ofendidos en su honor y reclaman del medio de prensa el Fecha de firma: 29/04/2022

    Firmado por: J.L.G., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: F.P.S., JUEZ DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA F

    resarcimiento correspondiente, deben probar, no sólo que la noticia era falsa, sino además que el periodista que la publicó obró

    dolosamente o bien con desinterés acerca de si era o no verdadera,

    es decir, también alude al supuesto en el que se trate de una noticia falsa hipótesis en la que se exigiría además al funcionario que se dice afectado la prueba de que el periodista obró dolosamente o con temerario desinterés acerca de si era o no verdadera. Por lo que estrictamente no resultaría aplicable en los casos en los que no se tratara de una noticia falsa. Por ello, a los fines de definir si es aplicable al caso la doctrina de la real malicia, previamente correspondería determinar a cuáles de los dichos del demandado expresados en las distintas emisiones del programa televisivo “Animales Sueltos”, la actora le atribuyó falsedad en la demanda,

    aunque al no haber hecho distinción alguna, en principio, habría que entender se refería a todos los invocados, sin perjuicio de que la cuestión pueda ser discriminada por el tribunal. Para lo cual ha de tenerse especialmente en cuenta...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR