'Soy feminista': la lucha por la equidad de género, el tema del que todos hablan

 
EXTRACTO GRATUITO

El movimiento #NiUnaMenos fue, en nuestro país, un punto de inflexión. El puntapié que destapó una olla que venía acumulando un hervor de años, de décadas, de siglos. Hoy, expresiones como "feminismo", "patriarcado" e "igualdad de género" están en boca de todos. Ya nadie puede mirar para otro lado. Es, definitivamente, "el tema" en agenda.

La polémica sobre quién se considera o no feminista está dando que hablar en el mundo del espectáculo, pero también en otros ámbitos cotidianos. Enrique Stola, psiquiatra y feminista, señala que se está produciendo el mayor cambio cultural de los últimos años: "Esto nos obliga tanto a los hombres que tenemos privilegios en esta sociedad como a las mujeres colonizadas por el machismo y el patriarcado a replantear absolutamente todos los vínculos".

Y es que al reclamo de la multitud que se volcó en 2015 a las calles para decirles "basta" a los femicidios, la trata y la explotación sexual se le sumaron el primer paro internacional de mujeres del pasado 8 de marzo (que este año va a repetirse) y, en el último tiempo, las denuncias de acoso que explotaron en Hollywood y en el mundo entero con hashtags como #MeToo y #TimesUp.

Mientras tanto, la voz de quienes luchan por la equidad de género y por ponerles fin y de una buena vez a todos los tipos de violencia contra las mujeres (como la simbólica o la económica) sigue ganando espacio en los medios de comunicación.

El resultado está a la vista: un terremoto que está haciendo tambalear la estructura de una cultura machista fuertemente arraigada; un replanteamiento de conductas naturalizadas (y muchas veces, invisibilizadas) hasta no hace mucho tiempo; una revisión de roles y estereotipos que plantean desde la crianza igualitaria y compartida de los hijos hasta la distribución de las tareas en el hogar o la igualdad en el ámbito laboral.

Según los especialistas, aunque algunos avances se están dando a pasos agigantados y existe una conciencia colectiva de que hay cuestiones que "ya no van más", queda todavía un largo camino por recorrer. Coinciden en que en esta lucha por la igualdad no son solo las mujeres (o el colectivo LGTBQ, que hizo una contribución fundamental a la causa) las que deben tomar un rol protagónico: es necesario que los hombres renuncien a privilegios históricos, que el Estado se involucre de lleno mediante políticas a largo plazo y que se ponga el foco en la educación desde los primeros años de vida.

Ser o no ser

Diana Maffía, doctora en...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA