Fascinantes variaciones sobre el mito de las sirenas

La sirena / Libro y dirección: Luis Cano / Intérprete: Monina Bonelli / Música: Ana Foutel / Escenografía y vestuario: Rodrigo González Garillo / Iluminación: Julio A López / Sala: El Extranjero, Valentín Gómez 3378 / Funciones: lunes, a las 20.30 / Duración: 50 minutos / Nuestra opinión: muy buena.

Una vez más, un antiquísimo mito cobra vida -teatral, en la ocasión, ya que una sirena ha aterrizado en un bar portuario poblado de marineros (los espectadores) y de mujeres (las espectadoras) ubicados en distintos sectores de la platea, previo consentimiento. Y no es cuestión de perdérsela, dado que la mujer pez Nina irradia la emoción desgarradora que le confiere Monina Bonelli, intérprete al parecer sin límites, capaz de cruzar el umbral de la moderación y brindarse incondicionalmente a su personaje, con un instinto infalible, apelando así al compromiso activo del público.

Si de estas criaturas fabulosas -originariamente aladas, más tarde escamadas las distintas versiones han dicho que eran doncellas o meretrices, hay que decir que la sirena que ha encallado en ese bar, sentada sobre un banquito encima de una tarima, pertenece a la segunda categoría. Y bebe para olvidar, para recordar. Se dirige alternadamente con tono desafiante a los marineros y a las mujeres en busca de su comprensión. Nina va dejando caer sus pistas de sirena caída, sufriente, curtida, casi en la última estación de su calvario.

Claro que esta sirena tatuada tiene quien le escriba y la lleve a escena: Luis Cano es el autor de un bello texto poético que desde la primera frase dicha por la protagonista -"Miren lo que trajo la marea" evoca un mundo de travesías y migraciones, de mitos y leyendas ligados al mar. Como tantísimos escritores -entre ellos, Dante, Oscar Wilde, Kafka, Lampedusa, Cano se dejó conquistar por estas cantoras, en principio hijas de las musas y del río Aqueloo, que fueron encaradas por Ulises, atado a un mástil, y por Orfeo, que les...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba