La familia Macri pone en orden sus negocios para bajar el perfil y evitarle problemas al Presidente

 
EXTRACTO GRATUITO

Cuentan los relatos biográficos del Presidente que intentó con todas las palabras a su alcance convencer a su hijo de que no tomara el camino de la política. Empresario entrenado en recorrer la angosta frontera que separa los grandes negocios de las personas a cargo del Estado, que ofician de reguladores, concesionarios e interlocutores permanentes, el padre de consideraba que la expedición en busca del poder traería consecuencias malas sobre los que hasta ese momento eran negocios prósperos.

Años después, ambos parecen haber tenido razón. Mientras Mauricio coronó su carrera con el premio más grande que se pueda ganar en la política, los negocios de la familia Macri sufren los avatares de tener ese apellido en la presidencia. No sólo porque el propio gobierno prefiere tenerla lejos de las licitaciones para evitar eventuales sospechas, sino también porque debió poner en orden viejos papeles fuera de regla que, según su criterio, poco habrían importado si los negocios familiares no estuviesen ahora bajo la lupa de la oposición. El objetivo es doble: evitarse dolores de cabeza propios y también al Presidente.

Entre el último semestre del año pasado y lo que va de 2017, el Grupo Socma, nave insignia de los negocios de la familia, presentó a la Inspección General de Justicia (IGJ) los balances de al menos seis sociedades que no tenían libros contables desde principios de la década pasada. Tan cierto es que se trata de una irregularidad menor como que por el mismo motivo fueron duramente criticadas las empresas de y , la sociedad que maneja las inversiones hoteleras de los Kirchner.

Lejos del brillo de los 90 y la década pasada, cuando los negocios de Socma giraban en torno a la automotriz Sevel o el Correo Argentino, su principal negocio en la actualidad es la venta de autos de la marca Chery. Entre todas las empresas relacionadas, en su apogeo llegó a tener unos 20.000 empleados. Hoy ronda los 50. En su capital accionario conviven hermanos, hijos y sobrinos de Mauricio Macri.

La polémica comenzó el año pasado. Una investigación de Chequeado mostró que ocho de las 12 compañías que aparecían en la declaración jurada de Mauricio Macri no habían presentado sus balances, entre empresas de Socma y otras firmas del grupo. Y la diputada Margarita Stolbizer, aliada de Sergio Massa, hizo un pedido de información a la IGJ en el que cuestionaba los incumplimientos de Macri Investment Group, Socma Farináceos, Socma Cárnicos y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA