La inflación y la falta de actualización de Ganancias hacen caer más los salarios

En el campo de juego de la economía cotidiana, los y de la carga impositiva que pesa sobre los asalariados les están ganando el partido a las paritarias. Así, en el último año hubo una caída generalizada de los ingresos cuando se los mide según su poder real de compra y cuando se considera, en el cálculo, el efecto de la falta de actualización del impuesto a las ganancias. El nivel de esa caída depende del sector y del nivel de las remuneraciones, pero en el último año varió entre el 7% y poco más del 20%, según estimaciones de economistas del Ieral.Con el sistema de dos aumentos al año dispuestos por la ley de movilidad, aprobada por orden de la Corte Suprema, tampoco los haberes previsionales logran ya compensar la inflación. Entre el primer trimestre de 2013 e igual período de este año, la masa total de ingresos jubilatorios cayó, en términos reales, un 4,1 por ciento. Si la comparación se hace de junio a junio de cada año, no hay mejores novedades: los dos ajustes que hubo (efectivizados en septiembre y marzo) acumularon un 27,3%, varios puntos por debajo de la .La masa salarial total de los trabajadores formales sufrió por su parte una caída real del 5,2% en el primer trimestre, respecto de un año atrás. Y cuando se considera el conjunto de ingresos de la población, agregando al dinero que va a sueldos y haberes previsionales el destinado a planes sociales, el efecto al primer trimestre de este año es un deterioro de 4,8% en el poder adquisitivo.Entre los empleados registrados, si se considera, por ejemplo, el salario promedio de la construcción en junio, se calcula que -aun cuando la paritaria produjo una suba nominal de 30% en el último año- la variación final implica una reducción de 7%, cifra a la que se llega tras la corrección de números por inflación, para comparar el poder de compra. Y en el comercio, el alza nominal de 27% se transforma en una baja de 9%.En ambos casos del párrafo anterior, el deterioro se da sólo por el mayor costo de acceso a bienes y servicios. En cambio, en el sueldo promedio de los bancarios, por ejemplo, se suma el impacto de Ganancias, y el resultado final tras un incremento por paritarias de 29% y para un empleado sin deducciones por cargas de familia arroja una contracción del 15 por ciento. Esto ocurre porque, dada la falta de ajuste del esquema tributario, un aumento nominal produce que la carga fiscal medida como porcentaje del salario sea más pesada.Los...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba