Fallo Certificación de Firmas

Páginas181-182
181
librería editorial Juris www.editorialjuris.com
2. FALLO CERTIFICACIÓN DE FIRMAS
Tribunal: Cámara Civil y Comercial, Sala III
Partes: Zelaya, Graciela del Valle c. Molina Arcadio s/Daños y Perjuicios
Nro. Sent: 278
Fecha: 02/06/2017
Registro: 00048889-01
Sumario
No hubo negligencia ni imprudencia en el escribano, ni inobservancia de
las reglas de su profesión, si su deber, requerido por la hoy actora, consistió
en certicar la rma de un falso vendedor de un automotor -también adul-
terado- en el formulario “08” del Registro de la Propiedad Automotor, quien
actuaba como miembro de una banda delictiva que engañaba y estafaba
con la venta de vehículos “mellizos”, valiéndose para ello de documentos de
identidad de excelente calidad, idóneos para engañar (calicación hecha
por el perito en sede penal), e identicaciones adulteradas de tales vehícu-
los, capaces no sólo de engañar al escribano aquí demandado, sino también
a otros dos funcionarios públicos con similares o idénticas funciones como
fedatarios (ocial de policía vericador de automotores y encargado del Re-
gistro Automotor). La presente acción de daños y perjuicios en contra del
escribano carece de asidero tan pronto de advierte que el hecho que la dam-
nicada denuncia (negligencia, omisión o incumplimiento del deber de dar
fe de conocimiento), en sí mismo, no constituye la “causa” de los daños que
invoca puesto que no logró demostrar que esa actuación del notario fuera
determinante o decisiva para decidir la compra del vehículo, quien tampoco
podía haber detectado una maniobra delictiva en atención al óptimo ardid
utilizado por el supuesto vendedor de una camioneta; en las circunstancias
de tiempo, modo, lugar y personas de los hechos desarrollados, para certi-
car la rma, y por ende la identidad de una persona en un Formulario 08, el
notario no podía -razonablemente- ir más allá de requerir que esa persona
le exhibiese el documento de identidad y archivar en el protocolo de la Escri-
banía una fotocopia de ese documento, que en este caso no se agregó pero
que tampoco podía cambiar decisivamente el curso de los acontecimientos,
sin que correspondiera exigírsele que además, reclamase la declaración de
dos testigos para acreditar la identidad, que brindase a las partes (vendedor
o comprador) un aconseja miento o asesoramiento legal en torno a la opera-
ción, estudio previo de títulos, indagación sobre existencia de gravámenes,
cumplimiento de deberes scales, etc., dado que, se reitera, se trataba de

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba