Para facilitar el blanqueo aceleran el tratamiento de la ley de mercado de capitales

 
EXTRACTO GRATUITO

La discusión de la ley de ganancias, a fines del año pasado, dejó en el camino el tratamiento de otra ley clave: la de reforma del mercado de capitales. El Gobierno no descarta tratarla en sesiones extraordinarias el mes próximo, pero de todas maneras trabaja en algunas resoluciones para poder llenar vacíos legales en caso de no lograrlo. Aunque en no todos los casos es posible, y admite la posibilidad de no llegar a tiempo para aprobarla y poner en marcha uno de los instrumentos financieros que más prometían en el blanqueo: los fondos cerrados.

Y es que el proyecto de reforma que había presentado el oficialismo no sólo modificaba algunos artículos polémicos de la norma que había sido aprobada durante el kirchnerismo, sino que además incorporaba varios cambios destinados a apuntalar el blanqueo de capitales. En tal sentido, uno de los artículos más relevantes era el que buscaba clarificar la situación tributaria de los fondos cerrados, un instrumento que renació a partir de plan de exteriorización de activos, y con el cual en el mercado de capitales se esperaba poder canalizar entre 2000 millones y 2500 millones de dólares en inversiones en la economía real.

"Yo no diría que los fondos cerrados del blanqueo están muertos, pero sí que nosotros les sacamos el pie del acelerador. Dejamos de comercializarlos y ofrecerlos hasta tanto no tengamos una idea más firme de que la ley se aprueba a tiempo. Además, muchos de nuestros clientes que pensaban usarlos para blanquear, como no salía la ley, ya pagaron el impuesto del 10% en diciembre y se sacaron el tema de encima. No iban a arriesgar a marzo y después tener que pagar el 15%", confió a LA NACION el presidente de una administradora de fondos que tenía dos proyectos de gran escala en marcha, que pidió no ser identificado. En la City nadie quiere sentenciar el deceso de uno de los productos creados por el blanqueo que más ilusión generaron en el mercado.

"Desde el principio que buscamos incorporar los fondos -admitieron a LA NACION fuentes de la Secretaría de Finanzas-, lo que queríamos era ponerlos en agenda. Y eso funcionó. De alguna forma es un producto imperfecto que tiene como fin aprovechar una oportunidad. Los fondos van a ser mejores productos si salen con la nueva ley."

El problema es que si el Gobierno no logra aprobar esa ley en febrero recién podrá tratarla en marzo, cuando se inicien las sesiones ordinarias del Congreso. Para entonces, las administradoras difícilmente podrán llegar...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA