Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala E, 11 de Octubre de 2019, expediente CIV 025312/2010/CA002 - CA001

Fecha de Resolución11 de Octubre de 2019
EmisorCamara Civil - Sala E

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA E E

X. 25312/10 “F. M. C/ Z.P.F. S/ DAÑOS Y PERJUICIOS” (J. 37).

Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a 11 días del mes de octubre de dos mil diecinueve reunidos en acuerdo los Señores Jueces de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil S. "E" para conocer en el recurso interpuesto en los autos caratulados: “F. M. C/ Z.P.F. S/ DAÑOS Y PERJUICIOS”, respecto de la sentencia corriente a fs. 736/743 el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

¿La sentencia apelada es arreglada a derecho?

Practicado el sorteo resultó que la votación debía efectuarse en el siguiente orden: S.. Jueces de Cámara Dres. DUPUIS. GALMARIN

I. RACIMO.

El Señor Juez de Cámara Doctor DUPUIS dijo:

I.M.F., C.A.R. y A.

V. R. demandaron a P.F.Z., C.M.Z. y A.U.S. la reparación de los daños y perjuicios derivados del accidente ocurrido el 18 de abril de 2008 en la autopista D. de esta Ciudad, en el que perdiera la vida el Sr. M.R. –

esposo y padre de las actoras-. Solicitaron la citación en garantía de Royal & Sun Alliance Seguros (Argentina) S.A.

El Sr. juez de primera instancia hizo lugar a la demanda condenando a A.

U. S.A. a abonar las sumas de $562.400 a favor de M.F. $92.400 a A.

V. R. y $92.400 a C.A.R., más los intereses y las costas del proceso. Asimismo, rechazó la demanda contra P.F.Z., C.M.Z. y Royal & Sun Alliance Seguros (Argentina) S.A.

El pronunciamiento fue recurrido por la parte actora y la demandada A. U.

S.A. Los actores fundaron su apelación a fs. 810/811 y la demandada lo hizo a fs.

813/822. Las contestaciones se encuentran agregadas a fs. 824/827 y 829/830.

II.- En el caso no es un hecho controvertido que el 18 de abril de 2008, aproximadamente a las 6:00, en la Autopista D. a la altura de la calle M., en momentos que M.E.R.P. se encontraba cruzando a pie la avenida D. perdió la vida al ser embestido por un vehículo marca Alfa Romeo, dominio CJK-675, conducido por P.F.Z.

La demandada A.U.S. se agravia de la responsabilidad que le endilgó el sentenciante. Sostiene que los elementos de prueba aportados al proceso acreditan la Fecha de firma: 11/10/2019 Alta en sistema: 16/10/2019 Firmado por: J.C.G.D., JUEZ DE CAMARA Firmado por: F.M.R., JUEZ DE CAMARA Firmado por: J.L.G., JUEZ DE CAMARA #13521589#246807494#20191011112007992 interrupción del nexo de causalidad por la culpa de terceros por quien no se encuentra obligada a responder, esto es, hechos delictivos provocados por terceros ajenos a la concesión.

A partir de la sentencia dictada en autos “L., V.C. c/

Grupo Concesionario Oeste S.A. s/ daños y perjuicios” (causa 479.504 del 17-9-07), esta S. varió su anterior postura jurídica y consideró de aplicación a los supuestos de accidentes acaecidos en rutas concesionadas el criterio establecido por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en la causa B-606 XXVI, “B., I.d.C.P. de c/ Buenos Aires, Provincia de y Camino del Atlántico”, del 7-11-06, en el sentido que en los siniestros producidos con posterioridad a la fecha de sanción de la ley 24.999 (1-7-

98) que incorporó el art. 40 a la ley 24.240 (que había sido vetado por el art. 6 del decreto 2089/93), el vínculo que se establece entre el concesionario de las rutas y los usuarios de ellas debía ser calificado como una relación de consumo en el derecho vigente (ver considerando 3º, primer párrafo). Y poco después, con voto del Dr.

C., en caso similar al de autos, siguió idéntico criterio, por lo que por razones de brevedad habré de transcribir sintéticamente la señalada doctrina (ver causa n°507.517 del 11/7/08).

El caso en estudio está comprendido dentro de dicha directiva a poco que se repare que el evento dañoso sucedió el 18 de abril de 2008 y las normas en cuestión fueron invocadas en el escrito inicial (ver fs. 56 vta., punto 5).

Es claro entonces que existe un deber de seguridad del prestador del servicio hacia el usuario que ha sido exhaustivamente desarrollado por el Dr. Racimo en el precedente recién citado “L.” y a cuyas consideraciones cabe remitirse para no incurrir en repeticiones innecesarias. De todas maneras, señaló el ilustrado camarista que al existir un contrato entre el prestador de servicios y el usuario bajo la protección de la relación de consumo, resulta claro ahora que existe un deber de seguridad que incumbe a aquél y que alcanza a la protección contra los riesgos que puedan afectar la salud y la seguridad del consumidor (Farina, Defensa del consumidor y del usuario, 3a. ed., Buenos Aires, pág. 24 y 181) y cuyo incumplimiento genera, en principio, una responsabilidad objetiva.

Y continuó: “Ahora bien, esta idea de garantía no significa que el concesionario se convierta en un asegurador contra todo daño que pueda recibir el usuario. No se presentan en estos casos la nitidez relativa de las obligaciones específicas Fecha de firma: 11/10/2019 Alta en sistema: 16/10/2019 Firmado por: J.C.G.D., JUEZ DE CAMARA Firmado por: F.M.R., JUEZ DE CAMARA Firmado por: J.L.G., JUEZ DE CAMARA #13521589#246807494#20191011112007992 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA E definidas en los contratos tradicionales por lo cual resulta necesario determinar -con la ayuda del concepto de previsibilidad aludido en “B.”- cuáles son las obligaciones genéricas y concretas que emanan del concesionario de la autopista respecto del usuario.

Es que solo se podrá saber si hay relación causal entre el daño y el incumplimiento del contrato si se reconocen cuáles son las obligaciones que emergen de la relación de consumo en cada caso. El deber de seguridad -expandido como categoría básica (art. 5 ley 24.240)- debe ser especificado a través del tamiz del art. 902 del Código Civil porque de otro modo se impondrían al concesionario daños que no se encuentran causalmente vinculados con el deber de seguridad que surge de su relación con el usuario y su grupo familiar o social”.

Establecido que el usuario de la concesión vial tiene un derecho fundamental a la protección de su seguridad y de su integridad física que recae sobre el concesionario, el paso lógico consiste en delimitar cuáles son las obligaciones que razonablemente se derivan de este deber de seguridad de acuerdo con el principio constitucional de la relación de consumo

.

Las obligaciones del concesionario de autopista se encuentran esencialmente regidas por el contrato de obra pública y no por la concesión de servicios públicos (ver J.C.C., “La responsabilidad de los concesionarios viales”, pub.

en LL del 1-11-06) y su objetivo primario consiste habitualmente en la construcción o reconstrucción de un trayecto de ruta para su uso por vehículos automotores y en la habilitación de esa vía para su circulación sin dificultades

.

Además de la carga de efectuar un diseño de los corredores viales que no ofrezca peligro para los usuarios, como advierte mi colega “...la concesión incluye -como se señala en el considerando 4º de B.- un conjunto de obligaciones referentes a la prestación de servicios al automovilista. El servicio central que presta la concesionaria es el control de la vía asfáltica de modo permanente con la consiguiente obligación -en miras a la seguridad del usuario- de desplegar una actividad continua para evitar daños. Ello implica una garantía legal referente al control presunto de la vía asfáltica en favor del consumidor y de su grupo familiar y social. Derivados de ese servicio esencial se encuentran actividades permanentes tales como el mantenimiento de la ruta libre de obstáculos, la reparación de la vía asfáltica para mantenerla en buenas condiciones, el servicio de vigilancia en la ruta para evitar intrusiones, el servicio de auxilio, la limpieza de malezas y de vegetación adyacente a la cinta asfáltica, el servicio Fecha de firma: 11/10/2019 Alta en sistema: 16/10/2019 Firmado por: J.C.G.D., JUEZ DE CAMARA Firmado por: F.M.R., JUEZ DE CAMARA Firmado por: J.L.G., JUEZ DE CAMARA #13521589#246807494#20191011112007992 de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR