Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil , 17 de Junio de 2013, expediente 604.229

Fecha de Resolución17 de Junio de 2013

Poder Judicial de la Nación 604.229.- “F.J.C. C/ B. P. S.A. S/ DAÑOS Y PERJUICIOS”

Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 17

días del mes de junio de dos mil trece, reunidos en Acuerdo los señores jueces de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, S. “E”, para conocer en los recursos interpuestos en los autos caratulados “F.J.C. C/ B. P.S.A. S/ DAÑOS Y

PERJUICIOS” respecto de la sentencia corriente a fs. 151/155 el Tribunal estableció

la siguiente cuestión a resolver:

La sentencia apelada ¿es arreglada a derecho?

Practicado el sorteo, resultó que la votación debía efectuarse en el siguiente orden: señores jueces de Cámara Dres. Racimo y C.:

El Dr. Dupuis no interviene por haberse excusado a fs. 178.

A la cuestión planteada, el Dr. R. dijo:

J.C.F. inició demanda por indemnización de los daños y perjuicios sufridos a causa del negligente obrar del B.S.A. S.A. (actual B.P. S.A) al abrir una cuenta corriente a su nombre sin tomar las debidas precauciones. El actor explicó

que el 17 de mayo de 2003 recibió una carta documento (nro. 38950433 1 AR) en la cual se le informó que el B. S. A S.A. había dispuesto cerrar su cuenta corriente nro.

….. Indica que en razón de dicha comunicación procedió a contestar y rechazar la misma manifestando que desconocía totalmente la cuenta corriente mencionada y que aquella debió haber sido abierta mediante la utilización del documento duplicado que había extraviado, circunstancia que fue denunciada en sede policial el día 10 de julio de 2000 que adjuntó en copia.

Señala que el 10 de noviembre de 2004 fue notificado de un proceso ejecutivo iniciado en su contra por una deuda con R.S.F.L. que ascendía a la suma de $ 4.920 a causa de la falta de pago de un cheque librado el 22 de mayo de 2003

contra el B.S.A.S.A. que fue rechazado por la entidad financiera por diferir la firma del librador. Refiere que pese a las excepciones de inhabilidad de título y falta de legitimación pasiva opuestas en dicho proceso, con fecha 18 de mayo de 2006 se dictó sentencia en su contra y se mandó llevar adelante la ejecución hasta el pago íntegro del capital reclamado.

Expresa que a pesar de que a la fecha no se ha ejecutado la sentencia ello puede suceder en cualquier momento y funda la pretensión en dicha circunstancia y en las diligencias que debió efectuar y los inconvenientes que debió

afrontar a causa de la apertura de la cuenta corriente.

Poder Judicial de la Nación Corrido el traslado de la demanda el Banco se presenta a fs. 29/31

solicitando el rechazo de la pretensión instaurada con sustento en que el reconocimiento de la firma operado en el marco del proceso ejecutivo constituye cosa juzgada, por haber sido una cuestión debidamente propuesta a debate y prueba y resuelta en el marco de dicho expediente. Destaca que el actor inició la presente acción a fin de subsanar su negligencia y modificar el resultado adverso de la referida causa valiéndose de la información brindada en la contestación del oficio que allí fuera librado que indicaba no haber hallado el legajo correspondiente a la cuenta …. Finalmente considera llamativo que el aquí actor haya sido declarado negligente en la producción de la prueba pericial caligráfica de tan crucial importancia para dicho proceso.

El juez de primera instancia admitió la demanda pues encontró

responsable a la entidad bancaria por el obrar negligente de sus dependientes al no haber podido acreditar que la cuenta corriente que existía a nombre del actor haya sido solicitada por él. Especificó que ante la afirmación de J.C.F. de que nunca USO OFICIAL

tuvo una cuenta corriente a su nombre en ninguna entidad bancaria, la parte demandada no pudo demostrar lo contrario a pesar de que se encontraba en mejores condiciones de hacerlo. Asimismo rechazó el planteo de cosa juzgada formulado por el banco en relación a la resolución adoptada en el juicio ejecutivo que tramitó ante el Juzgado Nacional en lo Comercial nro. 8 Secretaría nro. 15 por entender que en dicho proceso no se estableció fehacientemente que la firma le perteneciese al aquí

actor sino que se declaró la negligencia de la prueba pericial caligráfica,

circunstancia ésta que fue relevante para que el juez tenga por admitida la acción.

Destaca que no se resolvió en dicha sentencia sobre la autenticidad de la firma ni se pronunció el juez interviniente sobre lo manifestado por F. respecto a que no tenía la cuenta bancaria contra la cual se libró el cheque y advierte que no existe una identidad de los sujetos y de los objetos que hagan admisible el planteo de cosa juzgada. La condena alcanzó a la suma de $ 22.500 que se desglosa en los rubros correspondientes a la indemnización por daño material ($ 7.000) y daño moral ($

15.500).

Contra dicho pronunciamiento interpone recurso de apelación la parte demandada que funda con la expresión de agravios de fs. 181/186 que no fue respondida por el actor.

Poder Judicial de la Nación Toda vez que la entidad bancaria recurrente se agravia respecto de la responsabilidad que le ha sido endilgada corresponde, por obvias razones de orden metodológico, examinar en primer lugar sus quejas en torno a la forma en que el juez a quo estudió el caso.

Sostiene concretamente el apelante que ha quedado demostrado que el actor omitió producir en el juicio ejecutivo impetrado en su contra la prueba ofrecida tendiente a acreditar las excepciones de inhabilidad de título y falta de legitimación opuestas por lo que se resolvió rechazarlas y continuar la ejecución. Agrega que aquél tampoco dedujo recurso de apelación contra la sentencia dictada en el referido expediente ni promovió juicio ordinario posterior o denuncia penal por la pretendida sustitución de persona y falsificación de documentación que importa la apertura de una cuenta por un tercero y aclara que en oportunidad de contestar demanda no se opuso excepción de cosa juzgada en los términos del art. 347 inc. 6° del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, sino que se sostuvo que el rechazo de las excepciones opuestas por F. en el proceso ejecutivo supone la atribución de la firma USO OFICIAL

del cheque y por ende la titularidad de la cuenta en cabeza de aquél, circunstancia ésta respecto de la cual el pronunciamiento analizado hizo cosa juzgada.

En este contexto, cabe precisar que la entidad bancaria en oportunidad de vertir sus quejas respecto al pronunciamiento dictado en primera instancia hace hincapié en los efectos que produjo el rechazo de la excepción de falta de legitimación pasiva (comprendida en...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR