El extractivismo, la urbanización de la cuestión agraria y el subproletariado

Autor:Lucas Henrique Pinto
Cargo:CONICET- CEAR - UNQ
Páginas:157-172
RESUMEN

En el presente trabajo intentaremos problematizar cómo el lulismo (2003-2016) y sus políticas públicas focalizadas buscaron atenuar el conflicto entre clases (así como sus intereses antagónicos) y, por consecuencia, exploraremos las históricas desigualdades socioraciales y de clase dentro de la sociedad brasileña, así como el despojo de los recursos naturales del país (neoextractivismo) en un... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO
[ 157 ]
Lucas Henrique Pinto | El extractivismo, la urbanización de la cuestión agraria y el subproletariado
Dossier Minería | Artículos Convocatoria General
Lucas Henrique Pinto (Argentina)
CONICET- CEAR - UNQ
lucashpinto@gmail.com
Fecha de recepción: 18/07/2017
Fecha de aceptación: 09/09/2017
El extractivismo, la urbanización de la cuestión agraria
y el subproletariado
Dilemas de la no realización de una reforma agraria en Brasil (1964-2016)
Resumen
En el presente trabajo intentaremos problema-
izar cómo el lulismo (2003-2016) y sus políicas
públicas focalizadas buscaron atenuar el conlicto
entre clases (así como sus intereses antagónicos)
y, por consecuencia, exploraremos las históricas
desigualdades socio-raciales y de clase dentro de
la sociedad brasileña, así como el despojo de los
recursos naturales del país (neoextracivismo) en
un momento de precios extraordinarios de los
productos primarios. También, compararemos
el periodo lulista con el momento del milagro
económico de la dictadura militar (1964-1985),
describiendo la manutención estructural de un
coningente extraordinario de población sobre-
empobrecida, la cual ha sido, desde fines del pe-
riodo colonial esclavista, una marca reiterada del
proceso de desarrollo del capitalismo brasileño y
consecuencia de la no realización de la reforma
agraria en ningún momento de su historia. Final-
mente, por medio de la argumentación del texto,
desarrollaremos la lectura de cómo el gran cre-
cimiento económico del país no hizo más que
profundizar estas caracterísicas durante la dicta-
dura militar así como el reformismo débil lulista.
Palabras clave: Neodesarrollismo, Brasil, Lu-
lismo, MST, Reforma agraria, Dictadura militar.
Abstract
The present text will expose and problemaize
how the Lulismo (2003-2006) and its public
policies focused on the attenuaion of the classes
conlicts (and its antagonisics interests) impacted
on the Brazilian society. The text explores spe-
cifically the impacts related to social-racial and
classes aspects and the country’s natural resour-
ces spoliaion by a neo extracivist model at the
period of extraordinary commodiies prices.
Also, we will compare the Lulista period with the
“economical miracle” of the Brazilian military
dictatorship (1964-1985), describing the structural
maintenance of an extraordinary coningency of
over impoverished populaion, in which has been,
since the ending of slavery period, a repeiive
trait of the Brazilian capitalist development and
the consequence of the agrarian reform absence
in the Brazilian history. In the end, through the
text’s arguments, we will develop a reading of
the reasons by wich the great economical growth
of the country deepened these traits during the
Brazilian Military dictatorship period.
Keywords: Neodevelopment, Brazil, Lulismo,
MST, Agrarian reform, Military dictatorship.
Extractivism, the urbanization of the agrarian matter
and the sub-proletariat
Dilemmas of the unrealized agrarian reform in Brazil.
[ 158 ] Lucas Henrique Pinto | El extractivismo, la urbanización de la cuestión agraria y el subproletariado
RevIISE | Vol 10 Año 10 - octubre 2017 - marzo 2018. Argentina. pp. 157-172 | ISSN: 2250-5555 | www.reviise.unsj.edu.ar
Introducción
contradicciones socioambientales y distribuivas
encubiertas en la niebla triunfalista del boom de los
commodiies y del pacto de clases lulista. El oca-so
de los gobiernos de coalición encabezados por el
PT en 2016, a parir del golpe parlamentario insi-
tucional liderado por ex aliados coyunturales
de Lula, trae a lote los limites estructurales y
estructurantes del proceso del reformismo débil
(Singer, 2012) que gobernó al país por trece años.3
Gran parte de los avances sociales realizados
durante este pe-riodo corren el riesgo de retroceder
frente a las políicas asumidas por el gobierno de
Michel Temer (2016-2018),4 miembro del Parido
del Movimiento Democráico Brasileño (PMDB),
vicepresi-dente en la lista de Dilma Roussef (PT)5.
La llegada de Temer a la presidencia fue en parte
fruto directo de los límites y contradicciones del
presidencialismo de coalición, del cual el PT en ge-
neral y Lula en paricular fueron fieles impulso-
res y beneficiarios hasta 2014.
Los logros sociales ya mencionados, posibles
legados posiivos de los gobiernos peistas, están
condicionados a una compleja arquitectura que
involucra desde el despojo de los bienes naturales,
visualizado en el aumento de exportaciones
de productos primarios6 en tal periodo, hasta
3 La idea de reformismo débil, adoptada para relatar el neode-
sarrollismo peista en Brasil, viene en oposición a la idea de
reformismo fuerte de Chile en los años de 1970: el reformismo
fuerte de Salvador Allende en Chile [1970-1973] hizo en el primer
año de gobierno lo que el reformismo débil tardó diez años para
hacer en Brasil: aumentar el Salario Mínimo en casi 70%. La
discrepancia entre el reformismo fuerte y el reformismo débil es,
a saber, el grado de concentración en el iempo de los cambios
esenciales, [que] queda visible en el ejemplo [...] Para llegar el sa-
lario mínimo [a un valor que realmente supra las necesidades
económicas y alimentarias de la gente] [...], el reformismo débil
adoptado en Brasil llevará por lo menos dos décadas” (Singer,
2012:191).
4 Temer viene aplicando, desde su asunción al poder de for-
ma interina en mayo de 2016, una agenda neoliberal clásica
(su gobierno ha aprobado un corte de gastos públicos a parir
de un cambio consitucional que congela para los próximos
20 años los gastos sociales del Estado brasileño entre otras)
que su parido tenía elaborada como programa desde 2010.
5 Sucesora del proyecto lulista de gobierno, escogida personal-
mente por Lula para ser la candidata del PT en los comicios
de 2010. Electa presidenta por primera vez en 2010 y para se-
gundo periodo presidencial en 2014.
6 La coyuntura económica mundial favorable entre 2003 y 2008,
no sólo por presentar un ciclo de expansión capitalista como
por involucrar un boom de commodiies, ayudó a producir el
lulismo. No obstante, fueron las decisiones del primer mandato,
intensificadas en el segundo, que canalizaron el viento en favor
de la economía internacional para la reducción de la pobreza
y la acivación del mercado interno. Lula aprovechó la ola de
expansión mundial y optó por un camino intermediario al
neoliberalismo de la década anterior [gobierno de Cardoso, 1994-
2002] [...] y al reformismo fuerte que fuera el programa del PT
En los úlimos 10 años Brasil ha vivido momentos
de éxtasis colecivo por vislumbrar potenciales
mudanzas socioeconómicas y estructurales via-
bilizadas en la elección de un exlíder sindical,
miembro y símbolo fundacional del Parido de los
Trabajadores (PT), a la presidencia de la república
en 2002: Luíz Inácio Lula da Silva (2003-2010), así
como por el crecimiento económico vivido en el
país a parir de 2005 bajo su gobierno. El buen
momento económico pudo darse gracias a las ga-
nancias extraordinarias en la balanza comercial
de productos primarios,1 ganancias ariculadas
con el fortalecimiento del mercado interno, el au-
mento en la oferta de puestos de trabajo formal,
la ampliación del crédito popular consignado, el
crecimiento real del salario míni-mo, la políica
sostenida de transferencia de renta y el aumento en
las políicas sociales en general (salud, educación,
vivienda), asociado todo esto a una estabilidad
macroeconómica monetaria, fiscal y cambiaria de
fuerte cuño neoliberal; además de una autonomía
relaiva en políica exterior (expresión máxima
del progresismo lulista a nivel internacional) y
en detrimento de los lazos históricos y sumisión
que han marcado la políica externa brasileña en
relación a Estados Unidos. Tales hechos hicieron
pensar a analistas y sociedad en general que fi-
nalmente el sueño del país del futuro se hacía rea-
lidad, “milagrosamente”, sin conlictos de clases
latentes2, ya que la economía brasileña llegó a ser
para aquel entonces la sexta economía mundial.
Este proceso colapsó abruptamente frente al
desespero generado por la crisis económica, ad-
venida en crisis políico-social a parir de 2013
con la caída de los precios de los commodiies, la
baja en las tasas de crecimiento de China y bajo
el contexto de la realización de mega even-tos
internacionales, como la Copa Mundial de Fútbol
en 2014 y los Juegos Olímpicos en 2016, herencias
del ufanismo lulista; también contribuyeron
el paulaino desvelamiento de los límites y las
1 Entre 2002 y 2011 el índice de precio de intercambio de bienes
y servicios de América Laina se incrementó un 37%, impulsado
por un aumento en los precios de exportación de los productos que
vende la región, como la energía (303%), los alimentos (143%) y
los minerales (515%). En una década, la paricipación de la región
en el PIB global creció del 6% al 8%, a parir del dinamismo de
un sector exportador asentado en las materias primas (40% del
total de las exportaciones lainoamericanas), pero también en las
manufacturas de recursos naturales (20%) y las manufacturas de
tecnología media (20%) (Araníbar y Rodríguez, 2013: 26).
2 El programa de gobierno lulista se caracterizó por intentar
ser un proyecto nacional-popular, que no es [sea] incompaible
con los intereses del capital [...] un programa capitalista con
fuerte presencia estatal, de distribución de renta sin confronto
(Singer, 2012:123).

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA