Extorsiones y miedo a denunciar, las claves del oscuro poder de los punteros para manejar los planes

 
EXTRACTO GRATUITO

Una pared pintada color crema, con una puerta de chapa blanca que se esconde detrás de una reja. Una vivienda más del humilde barrio Altos de San Lorenzo, en el sudeste de . Los vecinos confirman que allí funciona, o funcionaba, un comedor, aunque ningún cartel lo identifica ya como tal; solo queda una marca en la pared de lo que pudo haber sido uno. Es una casa de la calle 89 al 900 y es el lugar donde fue detenida, a mediados de octubre, Felipa Orellana Arñez, acusada de extorsionar a cooperativistas municipales para permitirles seguir trabajando bajo ese régimen. En las primeras horas de la tarde, en esa porción de Altos de San Lorenzo se ve poco movimiento, solamente algunos vecinos caminan por las calles. Nadie responde cuando se golpea la puerta de esa casa, donde los vecinos de la cuadra confirman que vive la mujer.El caso de Orellana es uno de los que se conocieron en los últimos meses en La Plata, todos con un denominador común: punteros que son denunciados por exigirles dinero a los beneficiarios de cupos en cooperativas que realizan tareas para la municipalidad local. Además de Orellana, hubo otro detenido y varias denuncias se presentaron en fiscalías locales. Algunas avanzan, como las que derivaron en las detenciones, pero en otros casos el miedo domina a las víctimas, que prefieren el silencio antes que correr el riesgo de perder un ingreso de dinero."Les cobraba a los cooperativistas para seguir trabajando en las cooperativas. Tenemos seis o siete testimonios de cooperativistas. Cuando ella declaró, manifestó no saber para qué cooperativa trabajaba", contó a LA NACION la fiscal Virginia Bravo, titular de la UFIJ N° 7 de La Plata, que investiga el caso. A Orellana la apresaron en 89, entre 26 y 27, frente al comedor Latinoamericano, según informó el diario platense El Día. Alrededor de ese comedor sin identificación que ahora parece inactivo, se ubican otros espacios similares. En pocas cuadras de recorrida por calles de Altos de San Lorenzo se consigue fácil una copa de leche de la organización MTD-Aníbal Verón y un comedor del Frente Darío Santillán, entre otros.La mujer, que ya recuperó su libertad, está acusada de extorsión en grado de tentativa. "Es un delito que admite que la persona sea citada en libertad. No compareció y se procedió a su detención", explica la fiscal, que agregó que "no existen peligros procesales", por lo que la mujer quedó libre. Orellana no integra las cooperativas municipales desde el 24 de julio de 2017, informaron fuentes municipales a este diario.En otra esquina platense, la de 7 y 91, detuvieron el 7 de noviembre a Walter Martín Helguera, titular de la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA