Extincion del contrato de trabajo: Despido discriminatorio. Ley 23.592; aplicabilidad en el ámbito del derecho del trabajo. Reinstalación en el cargo (SC Buenos Aires, diciembre 30-2010)

Páginas:39-54
 
EXTRACTO GRATUITO
39
JURISPRUDENCIA
EXTINCION DEL CONTRATO DE TRA-
BAJO: Despido discriminatorio. Ley
23.592; aplicabilidad en el ámbito del
derecho del trabajo. Reinstalación en
el cargo
Es aplicable la ley 23.592 al despido
discriminatorio por motivos sindicales, habili-
tando a dejarlo sin efecto declarándolo nulo y
a la reinstalación del trabajador en su puesto
de trabajo.
2. — Si la ley 23.592 no fuera aplicable
en el ámbito laboral estaría discriminando a
todos los trabajadores sólo por su condición
de tales, o por la preexistencia de una relación
jurídica entre las partes que, lejos de justicar
un trato peyorativo, funda todo diseño nor-
mativo que reconozca al trabajador, como lo
ordena la Constitución, como sujeto de tutela
preferente (Del voto de la Dra. Kogan).
3. — La ley 23.592 privilegia la prevención
y la nulicación del acto discriminatorio, pri-
vándolo totalmente de efectos, sin que pueda
oponerse a ello una solución sustentada en el
contenido mínimo de las normas particulares
dictadas en protección del trabajador, si éste
fue víctima de una conducta lesiva de su dig-
nidad (Del voto de la Dra. Kogan).
4. — El principio de progresividad, de
consagración constitucional, convalida la uti-
lización de la norma general contraria a los
actos de discriminación en el ámbito laboral,
al prever una posibilidad que el derecho del
trabajo no contempla sino sólo para casos
especialísimos, como es la declaración de in-
ecacia del acto reprochable (Del voto de la
Dra. Kogan).
5. — Todos los actos discriminatorios
que tienen como destinatario a un trabaja-
dor deben ser juzgados con arreglo al juego
armónico de la ley 23.592, de la L.C.T., del
Preámbulo y los arts. 14 bis, 16, 31, 33 y 75,
incs. 19, 22 y 23 C.N., de los tratados interna-
cionales integrados al bloque de constituciona-
lidad que preservan la igualdad ante la ley y
repudian la discriminación y de los arts. 11 y
39, incs. 2 y 3 de la Constitución provincial,
que condenan la discriminación, garantizan la
protección y el libre ejercicio de la sindicali-
zación (Del voto de la Dra. Kogan).
6. — No mediando denuncia de absurdo
que permita la revisión de la conclusión del
tribunal de que el despido del trabajador
supuso un acto discriminatorio que debe ser
calicado como arbitrario, es insuciente el
recurso extraordinario de inaplicabilidad de
ley (Del voto del Dr. Genoud).
7. — El art. 1º de la ley 23.592 no ofrece
ningún argumento razonable que permita
armar que el dispositivo legal no es aplicable
cuando el acto discriminatorio es un despido y
el damnicado un trabajador dependiente (Del
voto del Dr. Negri).
8. — El art. 47 de la ley 23.551 tutela al
trabajador activista que al momento de la
extinción del contrato realizaba gestiones ante
el sindicato, el Ministerio de Trabajo y el em-
pleador, a n de que se convocara a elecciones
para delegados de personal, tutela que, en
caso en que la práctica antisindical consista
en el despido se traduce en su reinstalación en
el puesto de trabajo (Del voto del Dr. Negri).
9. — La aplicación de la ley 23.592 frente
a un despido discriminatorio por razones
sindicales no es incompatible con el régimen
de protección contra el despido arbitrario, por
cuanto el sistema de estabilidad relativa im-
propia que reconoce al empleador una amplia
facultad de despedir con la sola obligación de
indemnizar en caso que lo hiciera sin causa o
basado en injuria, no se agrieta con ella, ya
que la no discriminación y la libertad sindical
son derechos fundamentales y su vulneración
provoca que las normas protejan más intensa-
mente al trabajador que la padece, salvaguar-
da que se traduce en la reinstalación en su
empleo como consecuencia de la rescisión que
tuvo como fundamento su actividad gremial
legítima (Del voto del Dr. Negri).
2643. — SC Buenos Aires, diciembre
30-2010. — Villalba, Franco R. c. The
Value Brands Company de Argentina s/
amparo (L. 97.804), TySS, ’11-39.
40 JURISPRUDENCIA
Referencias:
Véase pág. 17.
La doctora Kogan dijo:
1º El tribunal de grado hizo lugar a la
demanda interpuesta por Franco Rodrigo
Villalba contra The Value Brands Company
de Argentina S.C.A., y condenó a ésta a re-
incorporar al actor en su puesto de trabajo,
pagarle los salarios caídos y el daño moral
originado por el despido.
2º Contra esta decisión se alza la parte de-
mandada mediante recurso extraordinario de
inaplicabilidad de ley en el que denuncia vio-
lación de los arts. 47 de la ley 23.551; 91, 242
y 245 de la ley de contrato de trabajo; 1 de la
ley 23.592; 14, 17, 18 y 19 de la Constitución
nacional y de la doctrina legal que menciona.
En lo esencial de su crítica sostiene que:
1. El tribunal ha incurrido en exceso al inter-
pretar el art. 47 de la ley 23.551, en la medida
que esta norma no dispone alteración alguna
dentro del régimen de estabilidad relativa adop-
tada por el legislador argentino en la ley de
contrato de trabajo. En el caso —agrega— el
empleador hizo uso, ante la posición desfavorable
para con su débito laboral que había demostrado
el trabajador, de la facultad que le conere el
art. 245 de la ley 20.744 —t.o.— de denunciar
inmotivadamente el contrato de trabajo, asu-
miendo la obligación de abonar la indemnización
que dicha norma establece, con más el preaviso
omitido. Agrega que aun si el despido del actor
hubiere consistido —cosa que niega— en un acto
de conducta antisindical, en nada se alteraría el
encuadre legal de la causa dentro del régimen
previsto en el art. 245 de la ley de contrato de
trabajo.
Apunta que la nulidad del despido no está
prevista por el art. 47 de la ley 23.551, por
lo que el sentenciante se extralimitó en el
alcance que, con apoyo en normas de derecho
internacional, le dio a la norma interna apli-
cable al caso.
2. El juzgador de origen, a su ver, también
desinterpretó la norma del art. 1 de la ley
23.592, pues extrajo de su texto conclusio-
nes incompatibles con el régimen general
de estabilidad relativa consagrado por la ley
laboral. Refiere que se dio preeminencia a
la ley común por sobre la ley especíca que
regula la materia, y ésta, para el caso de
despido inmotivado, sólo prevé una sanción
indemnizatoria, regla a la cual debió recurrir
y aplicar el juzgador para dar correcta solu-
ción al tema litigioso.
Arma que la decisión adoptada en el pro-
nunciamiento de grado coloca al trabajador
Villalba en una suerte de estabilidad abso-
luta por todo el tiempo de su vida laboral,
pues aun cuando el dependiente cese en su
mandato gremial, la decisión que adopte el
empleador respecto de la continuidad del
contrato de trabajo que une a las partes será
siempre susceptible de impugnación basada
en el trato discriminatorio del que se conside-
ró víctima; consiguientemente, gozaría de una
estabilidad superior a la que se le reconoce a
los representantes sindicales.
3. Asimismo, considera que el reclamo
deducido por el actor estuvo dirigido exclusi-
vamente a lograr la nulidad del despido y su
reincorporación, sea por la vía del art. 47 de la
ley de asociaciones sindicales o por el art. 1 de
la ley 23.592; y que, al decidir como lo hizo, el
juzgador se extralimitó y se arrogó la facultad
de convalidar la designación del accionante
como delegado gremial, sin que este tema
hubiera sido parte de la petición articulada,
impidiendo que su representada ejerciera su
derecho de defensa. Peticiona que se deje sin
efecto lo dispuesto en esta materia, habida
cuenta que —en su opinión— debió ser objeto
de un debate amplio en un proceso ordinario.
Reere para ello que, al momento en que
el accionante se postuló para ocupar un cargo
representativo, no pertenecía al personal de
la demandada, debido a que fue despedido el
30-VIII-2005 y la postulación tuvo lugar el
23-IX-2005. La reincorporación del actor, por
efecto de la medida cautelar dispuesta por el
tribunal de grado —acatada por su parte— no
le permitió recuperar su calidad de trabajador
del establecimiento. Esta defensa, si bien fue
articulada por su parte, de manera alguna
signicó aceptar un debate no planteado como

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA