Explicaciones que confirman el escándalo de la licitación

 
EXTRACTO GRATUITO

adjudicó ayer a Electroingeniería, la empresa del kirchnerista Gerardo Luis Ferreyra, la construcción de las centrales hidroeléctricas Cóndor Cliff y Barrancosa, rebautizadas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic. Así, en Río Gallegos, alcanzó su clímax un proceso plagado de irregularidades, que este diario reconstruyó el lunes pasado en una columna titulada http://www.lanacion.com.ar/1612048-la-increible-licitacion-de-dos-represas-en-santa-cruz-camino-del-escandaloEl escándalo anunciado se precipitó. A los diputados y Manuel Garrido (UCR), que iniciaron una demanda penal contra los responsables de la licitación, se les sumaron anteayer los colegas (Unión por Todos), y http://buscar.lanacion.com.ar/Laura%20Alonso(Pro), para reclamar que se suspenda la asignación de las obras para evitar un eventual perjuicio al patrimonio público.Ayer, la Presidenta se hizo cargo de esas recriminaciones, alegando que las obras fueron concursadas con transparencia. Sin embargo, oficializó la existencia de un grupo de "empresarios K" y, en su defensa, sostuvo que los hombres de negocios que más ganaron en estos años ya tenían mucho dinero antes de su llegada al poder. Dio la impresión de no advertir que el vicio de los amigos del poder no radica en el cuánto, sino en el cómo. Para dejar a salvo ese aspecto, la señora de Kirchner dictaminó que "no es buena conducta empresaria" que una compañía denuncie a otra por arbitrariedades en una licitación. De todos modos, las demandas que se conocieron están dirigidas contra los funcionarios.La mayor contribución para que la entrega de las dos usinas a Electroingeniería se vuelva sospechosa se debió a . El ministro de Planificación emitió un comunicado en el que, después de calificar el artículo publicado por LA NACION como "un compendio de mentiras y fabulaciones", formula varias aclaraciones que confirman la información del diario.Antes de analizar esas confesiones de De Vido, hay que subrayar una de las principales deficiencias del emprendimiento celebrado ayer, hasta ahora no apuntada: para que la electricidad generada en Santa Cruz pueda ser consumida, el Estado deberá construir una línea que la transporte desde el río Santa Cruz hasta Bahía Blanca, por lo menos. Es un costo adicional de unos 1000 millones de dólares. Una pena: cuando, hace algunos años, el "planificador" De Vido licitó los tendidos de 500 kilovatios, no tenía previsto realizar las dos usinas.El montaje de esas redes fue casi siempre adjudicado a Ferreyra y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA