La exención de Ganancias en el aguinaldo tendrá un efecto de bolsillo de hasta $ 4357

 
EXTRACTO GRATUITO

Dejar al margen del pago de el medio aguinaldo que se cobrará a fin de año significará, para los asalariados alcanzados por la medida, un alivio de hasta $ 4357,50 en la carga impositiva. Ése es el monto que dejarán de tributar quienes, por su nivel de ingresos, pagan la alícuota máxima del impuesto.

La decisión anunciada anteayer por el coordinador del gabinete económico, Mario Quintana, y por el ministro de Trabajo, , implica que quedarán libres del impuesto hasta $ 15.000 del aguinaldo. Esa exclusión regirá para los asalariados que tengan una remuneración bruta de hasta $ 55.000 mensuales. Según dijeron fuentes de la cartera laboral, para ese tope se considerará lo cobrado en diciembre.

Así, por ejemplo, alguien con un salario mensual bruto de $ 50.000 y un medio aguinaldo de $ 25.000, tendrá una parte de este pago afectada por Ganancias: $ 15.000 quedarán eximidos y sobre $ 10.000 sí se tributará. Esa liberación parcial del tributo significará, en este caso, un alivio de $ 4357 en la carga fiscal de este año. De tratarse de una persona con deducciones por cónyuge y dos hijos a su cargo, el impuesto de todo el año pasará de $ 61.574 a $ 57.217. Si se trata de un soltero, el monto pasará de $ 89.419 a $ 85.062 anuales.

En el caso de quien tiene un salario bruto de $ 30.000 y, por tanto, un medio aguinaldo de $ 15.000, la totalidad de este último ingreso quedará exenta. En este caso, se trata de alguien no alcanzado por la alícuota máxima del impuesto y el alivio derivado de liberar el medio aguinaldo de Ganancias será de $ 3362.

Más allá de ese alivio, el reclamo de los tributaristas (al igual que el de dirigentes sindicales) es el de una readecuación de la estructura del impuesto, sobre todo en lo referido a actualizar los valores de la tabla que -en función de varios rangos de ingresos- define qué alícuota se aplicar para calcular el impuesto. Esos valores no se modifican desde el año 2000 y eso determinó la pérdida de progresividad del impuesto.

"La solución pasa por otro lado -analiza Martín Caranta, asociado del Departamento de Impuestos del estudio Lisicki, Litvin-, porque hoy el impuesto se recauda sobre una base ficticia, al no actualizarse los montos." El contador también cuestionó que la medida sólo abarque a asalariados y no a los autónomos, un grupo que tampoco fue alcanzado por varias de las medidas de alivio impositivo en los últimos años.

Por su parte, un estudio del Ieral, de Fundación Mediterránea, estimó...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA