El excontador de los Kirchner precisó lugares donde guardaban dinero

Quince años después de haber empezado a colaborar con los negocios del entorno de la familia Kirchner,Se trata del testimonio que aportó más detalles respecto del destino final del dinero que se recaudaba con los retornos que pagaban los empresarios. Habló de "tesoros" y de millones acumulados en varios escondites. Y dio algunos detalles sorprendentes. Por ejemplo, recomendó mirar en los depósitos que se contratan en los Estados Unidos y se usan como bauleras. Dijo que habría que ver los que están a nombre de argentinos en los estados de Colorado, Florida, Nueva Jersey y California.Recordó un detalle hasta ahora desconocido. Cuando murió Néstor Kirchner, el secretario Daniel Muñoz fue el último en llegar a El Calafate. Lo hizo con un puñado de llaves y, según sus dichos, eran de los tesoros donde se guardaba el dinero.Además, brindó varios detalles de reuniones y conversaciones que tuvo con la expresidenta como, por ejemplo, a la hora de renegociar los contratos con los inquilinos de sus hoteles.En su última declaración dedicó el final a pedir perdón. Primero, a unos amigos de su padre, todos fallecidos. Después, a toda su familia, a su mujer y a sus hijos. "Y al pueblo de Río Gallegos, para quien pude haber lucido como una estrella, pero les fallé al decidir ingresar en las tierras de la oscuridad", finalizó.Fueron varios meses de negociación entre los tres abogados defensores y los fiscales y Carlos Rívolo. Luego, más de 30 horas de declaración llena de nombres, cifras, números, domicilios y detalles millonarios. Finalmente, el contador se sentó otras cinco horas frente al juez en la llamada audiencia de homologación. Ese día, recuerdan algunos de los que participaron en aquel acto procesal, hasta recitó varios CUIT de memoria.Un mes después, el juez homologó uno de los acuerdos más importantes en la causa de los cuadernos de las coimas. Jamás en la corta historia del expediente tardó tanto para incorporar a un imputado al régimen de colaborador.Bonadio se tomó todo el tiempo necesario para estudiar a fondo alguno de los hechos que detalló el contador. Miró con detalle, entre otros, un dato muy concreto: ¿qué hacía Isidro Bounine, un estrecho secretario de Cristina Kirchner, en ese círculo que intentó esconder los bienes en Estados Unidos que habían comprado Daniel Muñoz y su mujer, Carolina Pochetti?Manzanares contó que Bounine fue parte de aquella red de gestores oficiosos que se movilizaron para ocultar propiedades cuando se publicó la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba