Evolución del sistema partidario sanjuanino. Periódo 1983-2007

AutorGraciela Ceretti - Marta Navarro
CargoInstituto de Investigaciones Socioeconómicas Facultad de Ciencias Sociales Universidad Nacional de San Juan - Instituto de Investigaciones Socioeconómicas Facultad de Ciencias Sociales Universidad Nacional de San Juan
Páginas25-41
REV IISE
25
EVOLUCIÓN DEL SISTEMA PARTIDARIO SANJUANINO.
PERÍODO 1983 20 07 1
Mg. Graciela Ceretti
Mg. Marta Navarro
Instituto de Investigaciones Socioeconómicas
Facultad de Ciencias Sociales
Universidad Nacional de San Juan
iisefacso@unsj-cuim.edu.ar
RESUMEN:
El propósito del presente trabajo es dar cuent a d e los cambios experim entados por el
sistema de partidos en la Provincia de San Juan, desde la apertura democrática a l a act uali dad,
que reflejan el p aso de un sistema de partidos políticos pluralista moderado a uno de predomi-
nancia de un partid o, en este caso el Partido Justicialista. Cambios que se han traducido en l a
multiplicación (fragmentación / desagregación) y debil it amient o de l as fuerzas partidarias, es-
pecialmente las de ni vel provincial, como son los casos del Partido Bloquist a y Cruzada Renovado-
ra. Las di mensiones de análisis a tener en cuenta son: cantidad de partidos que compi ten, niveles
de permanencia / est abil idad y poder territo rial. Se procura analizar los facto res que pueden
haber operado en estas transformaciones, tales como el caráct er de las nuevas de mocracias y los
cambios suscitados en l a norm ativa, entre otros. Se trata de un estudio descriptivo comprensivo
que se apoya en fuentes secundarias (datos electorales y documentales) y apela a técnicas de
análisis cuanti y cual it ativas.
Palabras Clave: Partidos políticos - Sistema de partidos - Tipos de si stema partidario
INTRODUCCIÓN
El propósito del presente trabajo es dar cuent a d e los cambios experim entados por el
sistema de partidos en la Provincia de San Juan, desde la apertura democrática a l a act uali dad,
que reflejan el p aso de un sistema de partidos políticos pluralista moderado a uno de predomi-
nancia de un partid o, en este caso el Partido Justicialista. Estos cambi os se han traducido en l a
multiplicación (fragmentación / desagregación) y debil it amient o de l as fuerzas partidarias, es-
pecialmente las de ni vel provincial, como son los casos del Partido Bloquist a y Cruzada Renovado-
ra que, a diferencia de lo sucedido en otras provincias en las que lo típico fue el bipartidismo,
jugaron un papel rel evante en la configuración de un sistema partidario plurali sta, aunque mode-
rado d ada la escasa di stancia ideológica entre las fuerzas partidarias que lo integran. Las dim en-
siones de alisis a tener en cuent a son: cantidad de p artidos que com piten, niveles de perma-
nencia / est abilidad y poder ter rit o rial. Se procura anal izar los fact ores que pueden haber opera-
do en estas transformaciones, tales como el carácter de las nuevas democracias y los cambios
suscit ados en la normativa, entre otros. Se trata de un estudio descriptivo comprensivo que se
1Este trabajo, presentado en el VIII Congreso Nacional y I Congreso Internacional sobre Democracia realizado en Rosario,
en el año 2008, se inscribe en el marco del proyecto de investigación: “Democracia, Procesos Electorales y Sistemas de
Partido en la Provincia de San Juan, en ejecución en el Instituto de Investigaciones Socioeconómicas. Facultad de
Ciencias Sociales de la UNSJ.
REV IISE
26
apoya en fuentes secundarias (dat os elect oral es y documentales) y apela a técnicas de anál isis
cuanti y cual it ativas.
1. ALGUNAS CONSIDERACIONES TEÓRICO - CONCEPTUALES
Dentro del concepto más general de sistema potico, el sistema de partidos ha sido consi-
derado una pieza clave, en toda democraci a representat iva, para l a estabilización y continuidad
de la vida democrática. La evolución que los partidos políticos han experiment ado desde sus
orígenes a l a ac t ualid ad ha l levado a muchos anali stas a pronósticos apocalíp ticos sobre su futuro
al considerar que el los han perdido su misión de representación de identidades políticas y de
princi pal es organizadores de la vida política. Otros más mesurados reconocen que hubo resigna-
ción de ciertas funciones, pero consideran que ell os si guen constituyendo un componente im -
prescindi ble de la democracia li beral y representati va al con servar su rol procedimental de
organización de los parlament os y los gobiernos operando como recurso instrumental para l a
postulación de candidat o s a cargos elect iv os. Isidoro Cheresky, en virtud del carácter monopólico
de esta función sostiene que si bien el espacio bl ico ya no está regulado con exclusividad por
los partidos políticos, éstos son cad a vez más dispositivos elect oral es de los que se valen los
líderes o las corrientes políticas emergentes para competir y procurar conq uistar la representa-
ción (Cheresky, 2006:14).
Se entiende que las transformacione s operadas se han dado en el marco de profundos
cambios suscitados en l as últimas cadas en las dem ocracias contem poráneas, que suponen la
conversión d e una democracia de partidos a una democracia de lo b lico (Manin, 1992). En esta
met amorfosis sobresale el peso del carácter personal que adquiere la relación de representa-
ción, fenómeno asociado al debilitamient o de l a carga ideológica - programát ica y de las identi -
dades partidari as. De ahí, la importancia creci ente de la personalidad de los candidatos que pasa
a constituir uno de los fact ores esenciales de la ofert a elect oral. Bernard Manin sostiene al
respecto que los partidos continúan desempando un papel central, pero tienden a convertirse
en instrumentos al servi cio de un l íder (Manin, 1992: 30). Es la emergencia e importancia de los
liderazgos de popularidad lo que incide en el debilitam iento de la dimensión representat iva de
los partidos, que ya no concitan lazos identitarios permanentes y masivos.
Si bien, hay acuerdo en considerar que los partidos pol íticos y las relaciones que ellos
mantienen entre sí, es decir el sistem a de partidos si guen todavía c onstituyendo el element o
central de la representación democrática (Fregosi, 2001: 251).
Un partido se inscribe en un sistema de partidos, entendido éste como un modelo de
estructuras e interacciones s o menos estables entre distintas unidades partidarias. Es decir, el
sistema d e partidos refiere justamente al sistema de interacciones resultante de la competencia
y cooperación entre partidos. Diversos analistas refieren al sistema de partidos enfatizand o que:
a) un sistema de partidos es precisamente el sistema de i nter acciones que es el r esult a do de l a
comp etencia entre partidos () que guarda relación con la forma en que se emparentan los
partidos entre sí, con mo cada uno de los partidos es función (en el sentido matetico) de los
des partidos y reacciona, sea competiti vamente o de otro modo, a los demás partid os (Sart ori ,
1987: 69); b) La importancia de un parti do no result a necesariamente de su exi stencia y del
tamaño rel ativo, sino de l a función que éste tiene en un sistema de partid os concretos para la
formación de coaliciones o de mayorías” ( Nohlen, 1994: 38); c)El sistema de parti dos supone u n
modelo de estructuras e interacciones más o menos estables entre las distint as unidades partidis-
tas” (Mella Márquez, 1997: 197); d) El si stema de parti dos implica un complejo con patrones de
interacción, regl as y regularidades, que son en general observados, aunque pueden ser criticados
y están sujetos al cambio (Mainwaring y Scully, 1995: p. 3). En este sentido, son variables
fundament ales en el anál isis de un sistema de partidos: el número de partidos, la organización
interna, el grado de institucionalización, l a polarización ideológica y los vínculos con la soci edad
y las instituciones poticas.

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba