'Evocación de Rafael Altamira' El significado actual de Rafael Altamira

AutorPilar Altamira
Páginas105-120
"Evocación de Rafael Altamira"
El significado actual de Rafael Altamira
PILAR ALTAMIRA
Yo no soy jurista, pero conozco bien la trayectoria de RAFAEL ALTAMIRA y su papel
en la Historia del Derecho. Hace más de treinta años asumí el compromiso de velar por
el Legado Altamira: miles de documentos, cientos de libros, fotografías, etc. Este
Legado se encuentra distribuido entre la Universidad de Oviedo, el IES Jorge Juan de
Alicante y el Archivo de la Edad de Plata de la Residencia de Estudiantes y que ha
quedado inmortalizado en un Portal de Autor RAFAEL ALTAMIRA, en la Biblioteca
Virtual Miguel de Cervantes de la Universidad de Alicante.
En líneas generales, puedo decir que influenciado desde 1886 por su maestro don
Eduardo de Hinojosa y por la cultura alemana, presentó una visión nueva y diferente a
la tradicional de la historia jurídica española, insistiendo en que se trabajara siempre
sobre una base científica que comunique el espíritu crítico, que fomente el estudio y el
análisis exhaustivo de las fuentes, la objetividad del investigador, la sistematización del
saber y la honestidad, etc. recomendaciones aplicables tanto para historiadores, como
para juristas, en especial de la Historia del Derecho.
Creo que el interés demostrado en su labor hacia el desarrollo correcto de los futuros
abogados o legisladores, bien merece el reconocimiento y una atención especial en
mantener las metas conseguidas por él y que dejó abiertas a la investigación futura, sea
en el plano científico o en el didáctico. Altamira se mantiene vigente para los juristas
porque desarrolló novedades sustanciales ya existentes en otras naciones, y sus
planteamientos conllevan amor a la ciencia y a la historia jurídica y constitucional,
haciendo de ella un elemento vivo. Altamira dejó una huella importante en el campo del
Derecho, desarrolló la Historiografía, creó escuela en el Derecho Indiano y, en general,
dejó tras de sí una línea personal, un mensaje válido y actual para sus propios discípulos
y para los ajenos. Esa línea merece continuarse.
Él dice en su Historia del Derecho Español: el derecho como propiedad humana, tiene
historia. Quiere decir que el Derecho está supeditado a la historia de la que procede
desde los primeros tiempos, como elemento civilizador, pero no sólo en su aspecto
legal, y esto impide desvincular el Derecho vigente, de la Historia. Me ha parecido
217
sumamente interesante su personal interpretación del concepto “Derecho”, no solo en la
acepción jurídica, sino el derecho como elemento civilizador, en el sentido de traer la
conciencia jurídica a los pueblos civilizados. En su pensamiento, el concepto de
LIBERTAD, es inseparable de los de FRATERNIDAD e IGUALDAD, todos ellos
amparados por el DERECHO. De ahí nace el interés de Altamira jurista en mostrar la
raíz histórica del Derecho, incluido el estudio del Derecho Romano y los hechos no
jurídicos, es decir sin dejar de valorar la íntima relación del Derecho con el espíritu de
los pueblos, con su psicología, su atmósfera social, económica, etc, que definen su
idiosincrasia. (…) Mientras no se estudien todos estos elementos, no existirá una
verdadera historia jurídica, -dijo Altamira en su libro La Enseñanza de la Historia,
página 456, -ya que todo orden jurídico reposa en datos históricos. En el fondo, lo que
Altamira rechaza es el dogmatismo de algunos, que considera idólatras de la ley y de la
realidad actual considerada como inmutable. Predicó con el ejemplo, ya que no se
decidió a publicar su obra máxima Historia de España y de la civilización española,
hasta no haber dado a conocer su estudio titulado Psicología del pueblo español.
Para él, conocer las instituciones a través de la historia es la única forma capaz de
combatir esa idolatría hacia lo legislado, demostrando que ni el legislador lo es todo, ni
todo el derecho está contenido en la ley. Tiene clara la dependencia de la ciencia
jurídica de la ciencia histórica y la gran importancia de conocer no sólo las leyes (cuya
existencia se debe de una necesidad surgida en una colectividad), sino esos otros
elementos externos que conforman la historia de los pueblos.
Aunque profana en el terreno jurídico, de la lectura de sus obras he extraído algunas de
las conclusiones y objetivos que Altamira se proponía, como: la comprobación de la
raíz histórica del Derecho, su intento de flexibilizar los criterios del jurista y la
revalorización de fuentes como las costumbres y la jurisprudencia, Sin duda a estas
someras observaciones habría que añadir su interés por la enseñanza de la Historia del
Derecho, con la intención de elevar su nivel científico, su transmisión y la aplicación de
una adecuada metodología. Me encanta una de sus frases. (…) lo primero que hace
falta para enseñar algo, es darse cuenta de lo que es y qué encierra ese algo…
Cultivar la vía de la investigación desarrollando al mismo tiempo, su propio sentido
crítico, esto era lo que este gran jurista y maestro de la historia deseaba inculcar a los
estudiantes de Derecho y a los futuros historiadores
219

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR