Etnicidades cotidianas: identidad y reconciliación entre los jóvenes ruandeses

AutorLyndsay McLean Hilker
Páginas47-65
Etnicidades cotidian as: identidad y reconciliación entre los j óvenes ruandeses
47
Resumen
Este tr abajo explora , sobre la b ase de invest igaciones etn ográficas con
jóvenes ruandeses en Kigali, el papel de las categorías “étnicas” “hutu”, “tutsi”
y “twa” en los vínculos y r elaciones cotidianos. Mediante el estudio de sus na-
rrativas, prácticas e interaccion es sociales, el artículo demuestr a que –a pesar
de las actuales políticas e statales que buscan minimizar las identidades “étni -
cas”– la etnicidad continúa siendo importante en la Ruanda contemporánea. Si
bien muchos jóvenes ruandeses siguen forjando lazos interétnicos, persiste un
deseo de conocer la iden tidad étnica de las parejas y de categorizar co nstan-
temente. Al indagar sobre las complejidades, contradicciones e incertidumbres
de estos procesos de categor ización, este trabajo explora la relación entre las
categorías “conceptuales” y las personas “concretas” en la Ruanda contem -
poránea. De tal forma, surg en cuestionamientos básicos acerca de qué creen
los jóvene s ruandeses que sig nifica “hu tu”, “tutsi” y “twa ” y acerca del pape l
de las categorías, los estereotipos y las anomalías étnicas en la estructuración
de sus mundos sociales. La evidencia proporcionada sugiere que los intentos
de reconci liación actuales no abordan suficiente mente la lógica “ét nica” que
persiste en Ruanda y, en cambio, podrían estar consolidándola, lo cual aumen-
ta el rie sgo de que cualqu ier resurgimiento de violencia ten ga, una vez más,
blancos “étnicos” y que sea tan extensa y brutal como la de 1994.
Etnicidades cotidianas: identidad y reconciliación
entre los jóvenes ruandeses*
Lyndsay McLean Hilker
* Traducció n: Daniela Szen kman. Este artí culo fue extraí do de Journal of Genocide Res earch, 2009, 11 (1), Marzo,
pp. 81-100, Lindsay Male an Hilker. “Rwanda and Darfur: A Comp arative Analysis”, con el derecho no e xclusivo de
edición en español. Se agradece la cesión de los derechos.
48
Revista de Estudi os sobre Genocidio
Introducción
No estoy cien por ciento seguro
de cuál es mi etnia, aunque sé que
soy mixt o… Cuando era p equeño
pensaba que tanto mi madre como
mi padre eran tutsi. Pero fue duran-
te la guerra, c uando los interaha-
mwe vinieron a mi casa y revisaron
la tarjeta de identidad de mi padre,
cuando comprendí que no era igual
que mi madre… Tenía una t arjeta
de ident idad hutu, aunq ue cr eo
que é l también era mix to. P ero…
mis d os hermano s son tut sis. No
sé cómo, pero los dos eran inkon-
tanyi1… Así que siempre me consi-
deré a mi mismo también tutsi. (Pa-
radis, na cido en 1986 en Ruanda.
El origen, la evolución y la porosidad de
las categorías “hutu”, “tutsi” y “twa” –y si se
las puede definir como grupos “étnicos”2 o
no – fue siempre una preocupación prolon-
gada en l as discusiones col oniales y pos-
coloniales en Ruanda.3 Desde el genocidio
de 1994 estas discus iones se pola rizaron
cada vez má s, debido al lugar c entral que
ocupan en las explicaciones contrapuestas
–y las consecuentes a tribuciones di feren-
ciales de responsabilidad– de los eventos
y procesos que condujeron al genocidio de
1994.4 A pesar d e estos debates, las cate-
gorías “hutu”, “tutsi” y “twa” son a menudo
empleadas sin reflexión en las discusiones
cont empo ráne as e n Ruand a. En l ibros y
artículos recientes se atribuyen identidades
“étnicas” a distintas persona s sin cuestio-
narlo5 o se consid era que la “etnicidad” es
una vari able obvia al analizar datos de un
sondeo.6 Despué s del genoci dio de 1994
estas categorías par ecerían haberse fijado
en l as mente s de lo s estudi osos y ya no
están sujetas a l mismo nivel de cuestiona-
miento que había en el pasado.
Se sostie ne aquí que, si pretendemo s
comprender la actual importancia de estas
catego rías en la soci edad y la políti ca de
Ruanda, debemos enfocarnos en cómo las
(re)inter pretan, utilizan y experimentan l os
mismos ruandeses . El presente artículo se
basa en un trabajo d e campo etnog ráfico
lleva do a cabo en 2004 y 2005 en Kigal i,
capit al de R uanda, e ntre cuarenta y seis
jóvenes cuyas eda des iban de los 15 a los
35 años, 7 y cada uno de los cual es tenían
diferentes b agajes socia les y experi encias
pas adas. Algun os na cieron y crecie ron
en R uanda y fueron testig os dire ctos de
la gu erra civil (1990-199 4), del g enocidio
(abril-julio de 1 994) y de las repercusiones
en Ruanda o en los cam pos de refugiados
situados en Zaire (ho y llamado Repú blica
Democrá tica del Co ngo). Otros crecieron
fuera de Ruanda, e n países vec inos tales
1Inkontanyi” [“guerrero valiente”] era el nombr e que adoptó el Ejército Patriótico Ruandés (Armée Patriotique Rwan-
daise–APR) en 199 0. Ver Nigel Eltringham, Accounting for Horror: Pos t-genocide Debates in Rwan da, Pluto Press,
Londres, 2004. p. 48.
2 Los críticos discrepan en cuanto al alcance de este término para explicar las complejidades de la sociedad ruande-
sa- “hutu,” “tutsi” y “twa” comparten una única lengua, un bagaje cultural similar, el mismo territorio y las mismas re-
ligiones. Ver Mahmood Mamdani, When Victims Become Killers: Colonialism, Nativism, and the Genocide in Rwanda,
Oxford, Princeton University Press, 2002, pp. 56-59; Eltringham, Accounting for Horror, pp. 5-27.
3 Ver Jacques J. Maquet, The Premise of Inequality in Ruanda, Londres, Oxford University Press, 1961; Catherine New-
bury, The Cohesion of Oppression: Clientship and Ethnicity in Rwanda: 18 60-1960, Nueva York, Columbia University
Press, 1988; Gerard Prunier, The Rwanda Crisis: History of a Genocide 1959-1994, Londres, Hurst and Company, 1995.
4 Eltringham, Accounting for Horror. pp. 163-179
5 Por ejemplo, Phil lip Gourevitch, We wish to inform you that tomorrow w e will be killed with our f amilies: Stories from
Rwanda, Londres, Picador, 1998; Jean Hatzfeld, Dans le nu de la vie: Récits des Marais Rwandais, París, Seuil, 2000;
Jean Hatzfeld, Une saison de machettes, París, Seuil, 2003.
6 Ver, por ejemplo, artículos sobre Ruanda en Eric Stover y Harvey M. Weinstein, eds., My Neighbor, My Enemy: Jus-
tice and Community in the Aftermath of Mass Atrocity, C ambridge, Cambridge University Pr ess, 2004, pp. 162-182;
pp. 248-265.
7 La elección de este g rupo etario se corresponde con la definición actual de juventud en Ruanda. Ver Gobierno de
Ruanda, National Youth Policy, borrador, Gobierno de Ruanda, Kigali, 2005.

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR