Estilo Larreta: cerca de los vecinos y de la inversión privada

 
EXTRACTO GRATUITO

Contacto directo con los vecinos y obras relevantes mediante sociedades público-privadas. Si algo define la impronta que Horacio Rodríguez Larreta le dio en los primeros seis meses a su mandato, es justamente la cercanía con la problemática de los barrios y el visto bueno a la llegada de inversiones externas para el desarrollo de lugares concurridos de la ciudad.

En esa nómina se inscriben las concesiones del centro de convenciones y de la plaza Houssay, ambos en Recoleta, o la venta del predio donde hoy funciona el Tiro Federal, en Núñez. Proyectos que la oposición acusa de ser privatizaciones (ver aparte) aunque, curiosamente, en la Legislatura los votaron junto con el macrismo.

Rodríguez Larreta asumió como jefe de gobierno luego de haber sido jefe de gabinete de Mauricio Macri durante ocho años. La transición, no obstante, lo sorprendió con algunos ministerios "vaciados" de funcionarios que habían sido convocados para los equipos de la Presidencia de la Nación y de la gobernación bonaerense.

Frente a este escenario, tuvo que construir de cero áreas como Desarrollo Social, Educación, Espacio Público y Desarrollo Económico, entre otras. Directores y funcionarios de rangos medios fueron recambiados. Los equipos se terminaron de formar hace tres meses y, mientras tanto, Larreta exigió como si el engranaje de gestión estuviese aceitado. En realidad no lo estaba: hubo tensión y estrés por sobrecarga de trabajo, según confiaron varias fuentes.

Acaso el mayor hito en estos primeros seis meses del larretismo fue el traspaso de la Policía Federal a manos de la Ciudad. El Gobierno le cedió el manejo de una fuerza y, si bien en el aspecto legal se concretó hace pocos días, Larreta tuvo desde principios de año un diálogo más fluido con los federales. Por primera vez se logró que fueran parte de operativos para mover a los manteros de zonas neurálgicas de Caballito (Acoyte y Rivadavia) y de Flores (Avellaneda y Nazca).

En el plan de cercanía con los vecinos, Larreta se ocupó de aumentar las caminatas por los barrios y de armar reuniones grupales, incluso con mayor frecuencia que cuando estaba en campaña. Hoy participa de entre dos y tres charlas por semana, con una asistencia de 300 personas en promedio. Estas reuniones también las tienen que realizar los funcionarios de primera línea; hasta deben rendir cuenta de ello. Son parte, por ejemplo, de la agenda diaria del vicejefe de gobierno, Diego Santilli.

Además, Larreta contesta preguntas por...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA