Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii, 21 de Noviembre de 2017, expediente CNT 058658/2012/CA001

Fecha de Resolución21 de Noviembre de 2017
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA II SENTENCIA DEFINITIVA NRO.: 111518 EXPEDIENTE NRO.: 58658/2012 AUTOS: ESTELA PEREZ, G.M. c/ OASISSALUD S.R.L. Y OTROS s/DESPIDO VISTO

Y CONSIDERANDO:

En la ciudad de Buenos Aires, el 21 de Noviembre del 2017, reunidos los integrantes de la Sala II a fin de considerar los recursos deducidos en autos y para dictar sentencia definitiva en estas actuaciones, practicado el sorteo pertinente, proceden a expedirse en el orden de votación y de acuerdo con los fundamentos que se exponen a continuación.

La Dra. G.A.G. dijo:

Contra la sentencia de primera instancia, se alzan el actor (fs. 451/453) y los co-demandados Oasissalud SRL y C.N.L. (fs.

454/463). La contestación de agravios del accionante se encuentra glosada a fs. 465/469 vta. A fs. 450 el perito contador cuestiona sus honorarios, por considerarlos bajos.

El accionante objeta el rechazo de la multa prevista en el art. 132 bis de la LCT. Además se queja al asegurar que en la parte dispositiva de la sentencia de origen no se incluyeron rubros que en los considerandos se estimaron procedentes.

Los codemandados Oasissalud SRL y C.N.L. se agravian de que en el pronunciamiento de primera instancia se haya concluido que la demandada debió haber probado la existencia de un contrato de locación de servicios. A su vez critican la valoración de la prueba efectuada en origen que condujo a la Sra. Jueza a quo a concluir que entre las partes medió una relación de trabajo dependiente. Además objetan el salario del demandante receptado en el pronunciamiento de anterior grado y el reconocimiento de horas extras allí dispuesto. También impugnan la condena solidaria establecida en relación con las personas físicas codemandadas.

Asimismo cuestionan la tasa de interés fijada en origen. Por último se agravian porque aducen que las costas impuestas en el decisorio de grado superan el 25% dispuesto como tope en la ley 24.432.

Delimitados de este modo los temas traídos a conocimiento de este Tribunal, por razones de orden metodológico, analizaré, en primer lugar, las críticas de los codemandados relativas a la distribución de las cargas probatorias y a la valoración de la prueba efectuada en origen.

Adelanto que, luego de un pormenorizado análisis de las constancias de la causa, propiciaré confirmar lo resuelto en grado, a su respecto.

Fecha de firma: 21/11/2017 Alta en sistema: 07/12/2017 Firmado por: G.A.G., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.A.M., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.C.F., SECRETARIO INTERINO #19831756#193555300#20171121115513461 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA II En efecto, tal como surge del pronunciamiento apelado, los demandados reconocieron que el actor prestó servicios en beneficio de Oasissalud SRL como coordinador de enfermería, por lo que se impone el análisis del vínculo habido entre las partes a la luz de lo previsto por el art. 23 de la L.C.T. De este modo, reconocida la prestación de servicios por parte de los accionados se torna aplicable la presunción allí contenida, correspondiendo a los recurrentes demostrar que el vínculo no era laboral, pero lo cierto es que los demandados no aportaron prueba suficiente para desvirtuar la presunción antedicha.

Al respecto, reiteradamente he sostenido que para que resulte aplicable la presunción contenida en el art. 23 de la L.C.T., no es necesario que el prestador de los servicios acredite el carácter subordinado de los mismos, siendo justamente éste el contenido de la presunción establecida en la norma para cuya operatividad basta, en principio, que se acredite la prestación de servicios, por lo que los argumentos de los co-accionados relativos a que jamás reconocieron el carácter laboral de la relación, y acerca de que el demandante no acreditó diversas características tipificantes de un vínculo dependiente no logran conmover lo resuelto.

Por lo demás, no es cierto lo expuesto por los apelantes acerca de que no reconocieron el desempeño del actor como coordinador de enfermería, pues de lo expresamente invocado en los respectivos respondes surge el precitado reconocimiento (v. fs. 107 el de Oasissalud SRL, a fs. 196 el de L., y las rebeldías de Lucas y B. a fs. 146 y 212), lo que sella la suerte del planteo.

A ello cabe agregar que, tal como se explicó en origen y no fue objeto de un concreto agravio (art. 116 LO) ni siquiera “se ha alegado en la contestación de demanda que el actor se valiera de terceras personas o de una estructura empresaria propia –o ajena a la principal- para la realización de las gestiones encomendadas y que las demandadas han reconocido como propias- al menos en lo que haría al posicionamiento de la firma Oasissalud SRL en el mercado vinculado a los servicios de internación domiciliaria-” y “las tareas se llevaron a cabo por cuenta y orden de los accionados, en su beneficio y actuando el reclamante en representación de la firma…”

Tampoco logra modificar lo resuelto la libertad de formas de la locación de servicios o de obra sobre la que hacen hincapié los accionados.

En efecto, en la sentencia de grado no se les reprochó la ausencia de alguna formalidad especial al momento de la celebración del vínculo, sino que, en mérito a los propios reconocimientos de la prestación de servicios del actor precedentemente mencionada, reitero, corresponde aplicar la presunción expresamente reglada en el art. 23 de la LCT acerca de la existencia de contrato de trabajo.

A su vez, cabe memorar que el contrato de trabajo prescinde de las formas frente a la evidencia incontrastable de los hechos, por lo que Fecha de firma: 21/11/2017 Alta en sistema: 07/12/2017 Firmado por: G.A.G., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.A.M., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.C.F., SECRETARIO INTERINO #19831756#193555300#20171121115513461 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA II ninguna relevancia tienen las manifestaciones que pudieran haber realizado las partes de buena o mala fe para calificar sus relaciones, o incluso, el silencio que el dependiente pudiera haber observado durante el curso de la relación. Así, reiteradamente he sostenido que ni el lugar de trabajo, ni el cumplimiento de horarios, ni la falta de exclusividad u otra serie de elementos netamente formales, resultan determinantes de la inexistencia de una relación laboral, cuando, como en el caso, se trata de la prestación de servicios personales a favor de otro, bajo su dependencia.

En tal contexto, el solo hecho de que el accionante extendiera facturas por sus trabajos profesionales no implica que se haya logrado demostrar, siquiera mínimamente, el carácter de profesional liberal de quien prestara el servicio (con idéntico criterio ver esta S., sentencia Nº 89.421 del 8/6/2001 in re “L., P. c/ P.R., H.M. y otro s/despido”). A ello cabe agregar que la facturación de esporádicos servicios que invocan los demandados se contrapone a la propia documental adjuntada al contestar demanda (v. fs. 43/69 y 73/99), de la que se observa una notable asiduidad, por lo que cabe desestimar el planteo.

En este orden de ideas cabe destacar que los accionados no aportaron elementos probatorios que permitan desvirtuar la presunción antedicha, pese a que tenían la carga de hacerlo.

A su vez ninguno de los testigos de la causa corroboraron la versión expuesta en las contestaciones de demanda acerca de que el vínculo que unió a las partes se trató de una locación de servicios. Además los declarantes dieron cuenta del desempeño del trabajador para los accionados.

Cabe destacar que la testigo S.G. (fs. 424), quien laboró en la demandada desde febrero de 2008 a marzo de 2011, manifestó conocer al accionante “por haber trabajado juntos en la demandada”, dijo que el actor era coordinador de enfermería y que tuvo una entrevista con él “cuando comenzó y le dio los pacientes”. Mencionó las distintas tareas del demandante entre las que destacó “coordinaba la atención de enfermería y los pacientes, veía cómo se desenvolvían las enfermeras con los pacientes y la comunicación por teléfono porque a veces el paciente requería internación en el sanatorio y teníamos que informarlo”, y agregó que tenían que entregarle un informe al reclamante de manera mensual. Expuso que cuando se desvinculó el accionante continuó trabajando.

En tanto la declarante C. (fs. 426/427) expuso conocer al actor desde 2007, en la oficina de Oasissalud donde se desempeñaba el accionante. Agregó que el actor “designaba a los pacientes para hacer las prestaciones con los pacientes en su domicilio”, que al demandante le...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR